REVISTA BIMESTRAL
ABRIL - MAYO 2017 I NUMERO 149
EL INTA Y LOS PROFESIONALES
» Comisiones
» Capacitaciones

NOS ACOMPAÑARON
EN ESTA EDICION

 

Información agroclimática: cuando el saber es poder

 
.
   
 
.
   

Redacción: Lic. Laura Pérez Casar,
Gestión de contenidos y redacción

Edición: Lic. Camila Pía Gandía
Jefa de Prensa

 
   

Frente a la alta variabilidad climática, el INTA pone a disposición del productor una serie de herramientas online indispensables para la toma de decisiones eficientes que ayudan a reducir la incertidumbre.

Tal como lo sostiene la popular frase "el saber es poder", la disponibilidad de información agroclimática resulta vital entre los productores a la hora de tomar decisiones eficientes. A tal fin, el Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar cuenta con una serie de herramientas online que le permiten adelantarse a los eventos climáticos y, así, reducir la incertidumbre causada por la variabilidad climática.
Para Carlos Di Bella (director del Instituto de Clima y Agua del INTA), "la variabilidad climática siempre existió aunque en los últimos años se intensificó y surgieron situaciones extremas de déficit y exceso de precipitaciones". Y agregó: "El punto es que se está viendo, a escala mundial y por un efecto global, una mayor variabilidad climática entre años".

 
   

En este sentido, destacó la importancia de contar con herramientas que nutran al productor de información agroclimática que le permitan adelantarse a los eventos climáticos y tomar decisiones eficientes que repercutan en sus actividades productivas. Además, insistió en que "los fenómenos climáticos son muy complejos cuya estimación, en términos temporales y espaciales, resulta realmente muy complicado y complejo", por lo que existe un margen significativo de error con el que se debe lidiar y convivir. En el Instituto de Clima y Agua los productores cuentan con informes semanales de clima –generados los lunes y jueves ininterrumpidamente durante los últimos casi 8 años–, del estado de los cultivos, pronósticos por regiones y mapas de grado de riesgo de enfermedades (Fusarium, por ejemplo). También están disponibles los pronósticos de caudales en ríos, el sitio geoINTA, el sistema de información y gestión agrometeorológico (SIGA) y la herramienta de seguimiento de la producción agropecuaria (SEPA) en su versión web o móvil (SEPA MOVIL). A todo ésto se suma la información provista por la Red de Radares ubicados en el INTA Anguil (La Pampa), Paraná (Entre Ríos) y Pergamino (Buenos Aires) con alcance en un radio de 240 km, que cubren 46 millones de hectáreas de la región Pampeana.

Más de 630.000 registros online

A partir de la información que las estaciones meteorológicas retransmitían al Servicio Meteorológico Nacional, a mediados del siglo XX el Instituto de Clima y Agua comenzó a construir su repositorio agroclimático. Gracias al trabajo diario de estos observatorios, ubicados en las diferentes unidades del INTA, esos registros conforman hoy el Sistema de Información y Gestión Agrometeorológico, un repositorio que puede consultarse online en el sitio "SIGA 2 INTA" y cuenta con más de 630.000 datos.
"En la medida que se conoce el comportamiento de las variables meteorológicas que afectan la producción y cómo fueron en el pasado, pueden construirse proyecciones más sólidas y anticipar su comportamiento a futuro", señaló Roberto De Ruyver, especialista del Instituto de Clima y Agua del INTA, en referencia a la importancia de esos espacios. La cantidad de registros logrados depende del año en que la unidad comenzó a funcionar: la mayoría de las estaciones emitieron los primeros reportes entre 1961 y 1968, a excepción del observatorio del INTA Castelar que inició sus actividades en 1951. "Cada observatorio proporciona un registro diario y cada registro es una línea consecutiva de números que permiten cuantificar una multiplicidad de variables", explicó.

Conocimiento libre

En la actualidad, el repositorio reúne alrededor de 630.000 registros –sumados a los que se agregan día a día– que hacen un promedio de 18.000 reportes enviados desde cada uno de los 35 observatorios agrometeorológicos que funcionan en las Estaciones Experimentales del INTA. Cada registro contiene datos sobre precipitaciones, temperatura máxima y mínima, humedad, radiación global, velocidad media del viento, dirección prevalente del viento a diferentes alturas, duración del follaje mojado y evapotranspiración potencial. Además, se especifican otras variables como heliofanía, presión atmosférica, horas de frío y temperatura del suelo. Según De Ruyver, en el reservorio los valores correspondientes a cada variable están organizados por fecha y observatorio de procedencia. En esa línea, destacó el potencial de la genealogía como una dimensión de la investigación debido a que "los datos históricos tienen un valor predictivo". El reservorio funciona en el sitio "SIGA 2 INTA" y permite la exportación de los datos en un archivo que se descarga en la computadora del usuario, así como la elaboración automática de gráficos de barras que expresan la información en virtud de un rango de tiempo definido por el usuario. "Cada productor puede bajar esos datos a través de la Web y utilizarlos en análisis estadísticos, por ejemplo", indicó el especialista.

Asimismo, señaló el descubrimiento de una cantidad de copias originales de las libretas que se enviaban al Servicio Meteorológico Nacional para informar los datos relevados en cada variable. "Esta información permite cotejar la que ya está cargada y completar aquellos períodos históricos, cuyos datos no estén disponibles por alguna razón", analizó.

Nueva aplicación para conocer más sobre el clima

SEPA Precipitaciones permite observar, en un dispositivo móvil, imágenes de la red de radares y conocer la temperatura de los topes nubosos y las lluvias acumuladas. Carlos Di Bella –director del Instituto de Clima y Agua del INTA Castelar–, dijo que "es una mejora al ya conocido SEPA Móvil, específicamente diseñada para observar la distribución espacial de variables relacionadas con las precipitaciones".
Se trata de una aplicación para dispositivos móviles que permite conocer la temperatura de los topes nubosos –a partir de las imágenes GOES recibidas en el Instituto de Clima y Agua–, las precipitaciones acumuladas –información obtenida por la red de estaciones automáticas del INTA– y visualizar las imágenes generadas por la red de radares del INTA Pergamino (Buenos Aires), Anguil (La Pampa) y Paraná (Entre Ríos).

 
   

"A partir de los datos generados por los satélites meteorológicos –como GOES–, los radares o las estaciones meteorológicas, desarrollamos un producto específico sobre precipitaciones en el que el usuario puede visualizar en un click lo que ven los satélites y los radares en ese preciso instante", especificó. El director del Instituto consideró a la aplicación como "una herramienta interesante" que le permite al productor contar con información técnica específica en tiempo real y orientar, así, sus decisiones. "SEPA Precipitaciones fue desarrollado de manera conjunta con los 50 mil usuarios de SEPA Móvil que colaboraron con sugerencias en base a sus demandas y necesidades", indicó, quien además agregó: "Este desarrollo consolida la voluntad del INTA de poner a disposición de los usuarios toda la información climática disponible".
La APP –ideada por Alfredo Campos, Patricio Oricchio y Carlos Di Bella, técnicos del Instituto de Clima de Agua– permite manejar toda la información mediante la herramienta Google Maps.