REVISTA BIMESTRAL
JUNIO - JULIO 2017 I NUMERO 150
PROTEINAS
» Comisiones
» Capacitaciones

 

 



Convenio por servicios profesionales
Una herramienta para fijar responsabilidades

 
   

El ejercicio de la profesión se fundamenta en la acumulación de conocimientos y capacidades especializadas, y para resolver las dificultades que se presentan se requiere formación técnica supeditada siempre a la ética profesional.

La calidad es un requisito exigido en distintos rubros y también en el ámbito del ejercicio profesional. Aunque los avances científico-tecnológicos se han incrementado notoriamente en los últimos años, a la par, se han advertido errores y nuevos riesgos los cuales pueden generar daños a la salud y altos costos económicos. Por este motivo para algunos procesos de elaboración de alimentos las autoridades sanitarias exigen, a los establecimientos que se encuentren bajo su órbita, la dirección técnica de especialistas quienes deberán ser responsables frente a eventuales incumplimientos (Artículo 4 del CAA).

Un claro ejemplo se aprecia con la resolución N° 592/15 de SENASA que tiene como finalidad incorporar la figura de Director Técnico en todos los establecimientos bajo su jurisdicción. Como se hizo mención anteriormente, el Director Técnico es responsable directo ante la autoridad sanitaria por el cumplimiento de las normas que hacen al debido funcionamiento del establecimiento en el que se desempeña. Este profesional no puede eludir su responsabilidad invocando su carácter de no propietario del establecimiento (Artículo 19 del CAA).

Ante situaciones en las que dichas responsabilidades pueden no quedar claras o difusas, la Comisión de Alimentos del CPIA, continuando con el trabajo publicado en la edición anterior, vio la necesidad de fijar las obligaciones que les competen a los profesionales para con sus contratantes. Por ello se dispuso actualizar un contrato tipo para los profesionales de las carreras de alimentos. El mismo permite establecer límites, obligaciones y responsabilidades de cada parte; así como también la duración de la relación contractual asumida y los honorarios profesionales a cobrar por la intervención profesional.

De esta manera se podrá verificar y volcar en un convenio la responsabilidad como Director Técnico, la cual se hallará determinada por la norma que rija dicha actividad y el contrato que al efecto se celebre.