REVISTA BIMESTRAL
JUNIO - JULIO 2017 I NUMERO 150
PROTEINAS
» Comisiones
» Capacitaciones

 

 

 

Proteínas rojas ovinas,
desde la Patagonia

 
.
   
Ing. Agr. sergio pena
MN 11227 * 11 * 01
Director EEA Santa Cruz - Tierra del Fuego,
Patagonia Sur
Delegado CPIA Patagonia Austral
 
   

El mundo actual requiere proteínas rojas y nuestro país es reconocido por tradición y excelencia en el rubro carnes.
Ante los nuevos escenarios, donde se repiensa la situación del país en un marco global, este tema se destaca. El último Seminario organizado por la UBA y realizado en el Congreso de la Nación cuyo nombre fue “Del sur al mundo en 2030, pensando en forma global y a largo plazo con visión bioceánica. Agro y Bionegocios Sustentables”, puso de relieve que la potencialidad del país sigue intacta y que el rol que le cabe al sector agropecuario es central para crecer generando la inclusión mediante la producción de alimentos. Los ejemplos de Australia, Nueva Zelandia y Chile, entre otros, pusieron sobre la mesa avances en la calidad de vida de sus habitantes y el importante rol que jugó el negocio agropecuario para lograrlo. Allí aparecieron nuevamente, posibilidades de pensar en un entorno de negocio exportador que reclama nuestros productos y las carnes ovinas patagónicas son un buen ejemplo.

 
   

En la Patagonia Austral, históricamente, la ganadería ha sido un modo de vida, además de una importante fuente de riquezas, pero hoy existen condicionamientos propios de la vida en el siglo XXI que condicionan la forma de producir.
Así vemos que la producción de carne y lana se enfrentan a un cambio de paradigma, donde el cambio climático, el bienestar animal y los fenómenos meteorológicos, donde pasamos de la sequía extrema a lluvias torrenciales, hacen que productores y técnicos concluyan en que las nuevas metodologías que se empiezan a usar han llegado para quedarse.

En particular las grandes oscilaciones en la oferta forrajera hacen necesario estar muy atentos a la situación en que se encuentran los pastizales naturales, principal fuente de alimento de nuestra ganadería, para saber entender sus señales y ocuparnos de ello.
Creemos que es posible recrear la producción ovina, más allá de los costos internos y nuestra endémica falta de competitividad y para ello debemos crecer productivamente.

Herramientas: Alimentación y suplementación estratégica Esto implica el incrementa en el uso de herramientas como la alimentación y suplementación estratégica, de la que venimos hablando cada vez con mayor asiduidad.
Un nuevo vocabulario que se va haciendo carne en el sector: alimento a granel, suplemento, ganancia diaria, fibra efectiva, niveles de proteína y calidad de agua empiezan a ser familiares en las charlas y entonces se escucha la frase “… ésto llegó para quedarse…” que pronunciado por la boca de varios productores cobran un gran significado.

 
   

Hemos tenido la responsabilidad, como INTA, de entender y atender la problemática de la alimentación y suplementación de distintas categorías de animales, corderos, borregos y adultos en distintas situaciones y escenarios. Tenemos ejemplos en la zona de Deseado, San Julián, Perito Moreno, Rio Gallegos y Rio Grande. Establecimientos tales como Rupai Pacha, que abrió gentilmente su tranquera para recibirnos y agasajarnos y poder hablar del tema, junto con Los Pozos, San Cristóbal, Librun, María y empresas como Corrales de Estancia, Balanceados CRECER entre otros, hacen punta en este trabajo, donde la conjunción publico privada parece mostrar sus máximos logros.

Esta intensificación de la ganadería nos empieza a mostrar resultados y sobre todo nos deja mucho aprendizaje, ya sabemos que el “a be ce” de la alimentación con suplemento o los engordes en corrales no pueden empezarse si no se tiene conocimiento de tres temas: cantidad y calidad de agua, disponibilidad de fibra efectiva y categoría de hacienda a la que se le va a dar de comer. Esto sin olvidar el estado nutricional de la hacienda y la oferta del pastizal natural.

Laboratorios de la EEA Santa Cruz

El INTA en la EEA Santa Cruz está finalizando la ampliación de un laboratorio para apoyar esta iniciativa. Allí funcionará un “Observatorio de clima, sequía y erosión en la Patagonia Austral”, que nos brindará información sobre el clima y sus características. Hay signos de erosión en grandes áreas que presentan muy baja cobertura vegetal y suelos poco estructurados y que además son áreas con mayor restricción de forraje en el centro y noreste de la provincia de Santa Cruz. Dado que es necesario profundizar los conocimientos para pensar en un manejo sustentable, es imprescindible una acción conjunta entre el estado, los organismos técnicos y los involucrados en la industria de los productos ovinos para generar producciones sustentables, que contemplen la carga ovina, el manejo y control de las poblaciones silvestres, la conservación de los suelos y la sostenibilidad de la productividad primaria. El objetivo principal es producir conservando el recurso natural y que puedan mantenerse los servicios eco- sistémicos de estos ambientes tan frágiles.

 
   

También funcionará el “Laboratorio de Análisis de Calidad de Alimentos y Forrajes en Patagonia Sur” que es un aspecto crucial para el desarrollo de la producción animal en la región. Los análisis químicos de forrajes en la actualidad se envían a laboratorios de referencia alejados, algo que exige demasiado tiempo y representan un alto costo. El nuevo laboratorio incorpora la tecnología NIRS (Near-infrared spectroscopy) que tiene ventajas comparativas, entre las cuales se pueden mencionar:
› Permite obtener resultados en pocos minutos.
› Es una técnica no destructiva, por lo que no altera el material que se analice.

Por ello entendemos que se da un paso cualitativo importante para atender y entender los procesos que llevan a estos nuevos paradigmas productivos de los que venimos hablando.

Programas de mejoramiento, Provino, DEP´s

También apostamos a la Genética, entendiendo que es una parte central en el mejoramiento de la producción. Así el “Convenio INTA – Asociación Argentina Criadores de Corriedale” sigue sumando establecimientos participantes, cantidad de animales evaluados y cantidad de registros disponibles para cada característica evaluada en el Programa de Mejoramiento.
En este marco se generan informes con DEP´s a partir de las mediciones de profundidad de ojo de bife, espesor de grasa dorsal y circunferencia escrotal. Era difícil imaginar hasta hace poco que estos datos objetivos serían utilizados para generar la información que llegue a los productores a tiempo.

Este trabajo ha logrado que, los animales participantes del Programa, se presenten en las muestras rurales con una ficha individual con los DEP´s de las características: peso corporal (PC), peso vellón limpio (PVL), diámetro medio de fibra (DMF), número de corderos destetados (NCD), peso corporal al destete (PCD), profundidad de ojo de bife (POB) y espesor de grasa dorsal (EGD).
Y para mejorar la calidad y cantidad de corderos producidos debemos seleccionar padres que tengan datos objetivos y que aporten a nuestro objetivo y con importancia económica. Así, los Desvíos Esperados en la Progenie (DEP’s) en un programa de cría exitoso, serán los que ayuden en la búsqueda de las características que mejoren la ecuación económica: precocidad en crecimiento, tipo de carcasa, cantidad de lana, etc.

Mas producción ¿Es posible?

Estamos ante la posibilidad de mantener y por qué no?, pensar en el crecimiento de la cantidad de kilogramos de carne que se producen y que traería claramente la estabilidad y/o el crecimiento de los puestos de trabajo, que tanto se necesitan.
Nuestros profesionales atienden la problemática desde la óptica de la investigación aplicada y de la transmisión de estos conocimientos, están en los corrales, la manga y el frigorífico siguiendo un proceso fascinante desde lo técnico y lo humano ante, lo que ya dijimos, que es un “cambio de paradigma en el sector”.

Enfoque territorial del INTA

Todo lo planteado hasta aquí sucede en un territorio, donde conviven la visión “citadina”, la rural, la minería, el petróleo, los ganaderos, los servicios públicos, todos y cada uno de ellos con una mirada y con una demanda distinta. Todos cruzados por las variables económicas que hacen posible o no, alguna actividad.
En estos momentos los datos de pobreza en nuestro país duelen, aflora con mucha fuerza la idea que debemos aprovechar las posibilidades que sigue brindando nuestro sector, como generador de riqueza local. La importancia que asume en la sociedad un esquema productivo genuino tiene que ver con la participación de todos quienes tienen la posibilidad de aportar soluciones para avanzar en la inclusión legítima de nuestros compatriotas que hoy la están pasando mal. Este trabajo en territorio se realiza desde la mirada local, convalidada a nivel del Centro Regional en la mesa del Consejo Asesor del Centro Regional, donde los productores y las provincias tienen un lugar que es decisorio al momento de establecer líneas de acción.

Desde la Institución CPIA

Sabemos que la autoridad de aplicación de las normas que rigen la actividad económica no nos corresponde, pero tenemos la obligación de utilizar todas nuestras capacidades y ponernos a disposición de los gobiernos, provincial y municipal, que nos necesiten para que el desarrollo sectorial sea una realidad. Como todo evoluciona, aparecen nuevos conceptos, paradigmas, otra economía, nuevos actores que demandan atención en el territorio, así se vuelven complejas nuestras interacciones y más aún nuestras instituciones. Creo que es posible seguir aportando desde la tecnología y la gestión, con profesionalismo, para un sector que dé respuesta a la demanda de alimentos crecientes, de manera eficiente y sustentable, contribuir al desarrollo de la comunidad.