REVISTA BIMESTRAL
OCTUBRE - NOVIEMBRE 2017 I NUMERO 152
ACEITES Y FIBRAS
» Comisiones
» Capacitaciones

 

Producción
de Aceite de Oliva

 
.
   
Ing. Agr. Leonardo Moral Torés
M.N. 16394*06 *01
M. Sc. en Olivicultura y Elaiotecnia.
Asesor independiente.
 
   

Argentina posee entre 80.000 y 100.000 hectáreas de olivo situándolo como el principal productor de América (Datos a determinar en el próximo censo nacional).
La producción olivícola en nuestro país se destina a dos sectores: el de la elaboración de aceitunas de mesa y el de la extracción de aceite de oliva. Ambos comparten la misma materia prima, que es absorbida aproximadamente en un 60% por la producción de aceite de oliva.
El cultivo del olivo se desarrolla en el país entre los 25º y 40º de latitud Sur. Actualmente, podemos dividir el mapa olivícola nacional en tres grandes zonas:Norte que incluye las provincias de Catamarca, Córdoba y la Rioja, Cuyo integrada por las provincias de Mendoza, San Juan y San Luís y Sur formada por el Sur de la provincia de Buenos Aires, zonas de Neuquén y Río Negro.
Siendo las provincias San Juan y La Rioja las que concentran las mayores producciones y las superficies implantadas de olivos registrando interesantes crecimiento de su cultivo en la actualidad. San Juan para destino Aceite de Oliva principalmente y en el caso de La Rioja con destino para mesa principalmente. En menor proporción le sigue Mendoza con destino Aceite de Oliva y Catamarca con destino para mesa. Hay un incipiente desarrollo del sector en el Sur de Buenos Aires, Neuquén y Río Negro.

 
   

En la actualidad, en todas las provincias donde se desarrolla la olivicultura conviven cultivos con manejo tradicional, sistema intensivo y super intensivo. La industria olivícola se encuentra en plena expansión, con una superficie importante que aún no ha entrado en producción plena, y continúa creciendo. Argentina, elabora anualmente alrededor de 32.000 toneladas de aceite de oliva, en su mayoría de calidad virgen extra. De estos números, entre 7.000 y 9.000 toneladas van al consumo interno, lo que hace que el 70% se exporte, principalmente a Brasil y Estados Unidos.
En un futuro muy cercano, Argentina tendrá aceite de oliva en cantidad y calidad suficiente como para diversificar mercados que potencien las exportaciones de este producto.

 
   

La producción nacional cuenta con dos grandes ventajas: la contraestación y la posibilidad de producir grandes cantidades de aceites vírgenes de excelente calidad. La Argentina es una de las regiones productoras de aceites de oliva más importantes del mundo y, año a año, la industria local crece con paso firme. El destino predominante de este crecimiento de la producción fueron las exportaciones, dado que el consumo interno de aceite de oliva no es significativo, si se lo compara con los de aceites de semilla. La producción se destina mayormente a exportación en un contexto en que el consumo mundial presenta una tendencia creciente y superior a la de la producción. Las exportaciones mundiales son crecientes y la participación del aceite argentino también lo es.
Si bien se registran ventas a diversos destinos, las exportaciones de aceite de oliva fraccionado se concentran en Brasil y a Estados Unidos, en el año 2016 estos países representaron 55,65% y 21,20 % respectivamente.
Las exportaciones de aceite de oliva a granel, durante el año 2016 fueron principalmente a Estados Unidos en un 50%, siguiendo a España con 39,44%.

Aceite de Oliva Virgen Extra y sus Beneficios a la Salud

La característica fundamental del aceite de oliva virgen extra es su riqueza en vitamina E (antioxidante natural) y fitosteroles. Este aceite se destaca por su elevado aporte de un tipo de grasa llamada monoinsaturada (principalmente, ácido oleico).
Estas sustancias tienen la propiedad de impedir que parte del colesterol que tomamos a través de los alimentos se absorba en el intestino, lo que es beneficioso para personas que tienen elevados los niveles del colesterol en sangre y en la prevención de enfermedades cardiovasculares.
Por su parte, el ácido oleico aumenta los niveles en sangre del llamado "colesterol bueno" (HDL-colesterol) y junto a la vitamina E, evitan la oxidación de las lipoproteínas o transportadores en sangre del colesterol (relacionadas con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. La importancia del consumo de aceite de oliva virgen extra radica en que es la principal fuente de ácidos grasos monoinsaturados y trae consigo beneficios y factores protectores para nuestra salud, entre los que cabe destacar:
› La reducción de los niveles de triglicéridos.
› Reduce el colesterol perjudicial (LDL).
› Tiene un papel preventivo y beneficioso en el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares. Los efectos se atribuyen mayoritariamente a su elevado contenido en ácido oleico y moderado de ácido linoleico. Disminuye la tendencia a producir trombosis.
› Disminuye y normaliza la presión arterial.
› Mejora el control de la diabetes.
› La mejora de la memoria visual y la fluidez verbal, puede prevenir el deterioro cognitivo relacionado con la edad y la demencia.
› El consumo habitual de aceite de oliva esta inversamente relacionado con el riesgo de padecer cáncer.
› El efecto protector del consumo de aceite de oliva virgen extra, puede ser más importante en las primeras décadas de la vida, lo que se sugiere que la ingesta del aceite de oliva virgen extra se debe iniciar antes de la pubertad y se debe mantener a lo largo de la vida.