REVISTA BIMESTRAL
DICIEMBRE 2017 - ENERO 2018 I NUMERO 152
AGRO INNOVADORES
» Comisiones
» Capacitaciones

 

La era de Darwin Terminó

 
.
   
Ing. Agustín Casalins
CO-fundador de Verde al Cubo
 
   

Ninguna generación hereda las conquistas logradas por sus antecesores, cada era está marcada por un nuevo desafío que implica un mayor grado de conciencia, respecto al pasado, y sobre lo que nos depara el futuro. Respecto a ésto, nos encontramos ante el fin del Darwinismo, en donde el ambiente era el que seleccionaba respecto a las aptitudes que pasarían a la siguiente generación. Pero que pasa, si tenemos el control genético, si podemos editar, y a su vez el ambiente, ya no es estable.

¿Cúal es el futuro de la biología ante estas nuevas leyes? ¿Y cómo afecta a quienes trabajamos relacionados a la Biología y el Agro?

Los próximos diez años, estarán marcados, por cambios que veremos pasar cientos de ellos acumulados en uno solo. Hemos pasado de ser locales y lineales a ser Globales y exponenciales, si bien lo sabemos, nuestro cerebro no está programado para realizar múltiples proyecciones exponenciales, y ni hablar del impacto en la convergencia de ellos. Qué es el humanismo en una era donde la edición de genes es tan simple, que cualquiera tendrá acceso a ella, en una era donde la tecnología, en el conjunto de la inteligencia artificial, la robótica, nanotecnología, edición genética, impresión 3D, etc.

 
   

La pregunta es: ¿qué rol tendremos?, cuando el valor económico en la sociedad no sea mas el fruto del trabajo físico- mental, ya que la tecnología tendrá su autonomía. Es que ya sabemos, ¿cuáles son los riesgos que traerá respecto a la generación del empleo, que pasará con todas las generaciones que se educan y forman de acuerdo con un modelo que no ya no existe?
Para quienes quieran predecir el futuro, ya no sirve mirar el pasado, sólo las tecnologías, y como cada día cambian un nuevo nivel de la realidad global. Las convergencias de las tecnologías traerán con si la convergencia democrática, donde la nueva soberanía es la penetración tecnológica, por usuario por tiempo y con estas nuevas condiciones nuevas reglas de ordenamiento.

Todo el sistema se formó en base a la propiedad, y en pos de ellos, en la búsqueda de la protección del propio sistema económico, pero hoy cruje por todos lados, miremos los sistemas bancarios frente a las monedas digitales y el blockchain, como proteger un sistema que migra hacia la usabilidad absoluta, todo cruje y nadie siente seguridad de como proteger su propio sistema.

¿Qué rol tendrán los innovadores del Agro?

En primer lugar, creo que los negocios más interesantes hoy de la humanidad son los problemas más grandes de la misma, ya no se trata de crear un producto, sino de resolver graves problemáticas sociales, tanto con las tecnologías existentes, como con las que nos encontrarán en el camino.
A esta velocidad, no se puede saber quién, y donde se está desarrollando una aplicación que se puedan integrar nuestros proyectos, por lo cual, el rol más importante de los profesionales es tener visión de futuros, marcar caminos y transferir conocimiento libremente. Es difícil entender, que el modelo económico basado en la escasez de un producto y su valor nominal, ante esta ecuación, cambia rotundamente hacia la exonomia económica, por la abundancia que genera la tecnología; el valor unitario del bien o uso, comienza a ser marginal y entra en una etapa de desmonetización.

 
   

Cúal será el impacto que tendrá la carne sintética, sobre la Soja, sobre la ganadería convencional y el futuro paso si las empresas como éstas, las cuales ya son varias que han mostrado avances, donde hoy reciben millones de dólares de los inversores más importantes del agro. Será que el campo tal cual como lo conocemos en menos de diez años, no tendrá nada que ver con la visual actual, quien sabe…, entre esta aplicación y el cambio climático como será la postal de nuestras tierras.

El valor ya no será superficie ni la propiedad, sólo el conocimiento. Este desafío está marcado no solamente el cambio climático que modifica nuestro habitar y el conocimiento que tenemos de él, sino uno de los problemas que la humanidad tiene y el del cual no conoce precedentes, y ésta es la velocidad con la que aumenta la población. Si bien se indica mucho que hay que producir alimentos para 10 Billones de personas para el 2050, el planeta recibe 1.5 Billones cada 10-12 años, cuando en la historia de la humanidad la población crecía 100 millones cada 100 años, y la cual a veces la misma bajaba por epidemias o guerras.

Por lo tanto, el problema no es la cantidad, sino la velocidad con la que tenemos que adaptar sistemas para generar bienes para tantas personas en tan poco tiempo, teniendo el viento en contra del cambio climático y estructuras económicas y productivas obsoletas. Tomemos el ejemplo de Indonesia, donde habitan 250 Millones de habitantes, en 1700 islas donde no hay agua, ni tierras arables, una economía ordenada y pujante, pero con desafíos más difíciles y pensemos cuántas oportunidades para los innovadores del agro hay en Asia.

Argentina se destaca por el conocimiento Agronómico, y su capacidad de interpretar la biología y participar de su evolución, desde esta fortaleza pueden surgir muchísimas oportunidades, si miramos, el sector de alimentos desde otra perspectiva cien por ciento tecnológica y en función de las necesidades reales en el mundo, no sólo desde los recursos naturales, sino desde la ciencia y la tecnología. No estamos preparados, para el desafío que viene, porque nuestra mente lineal no concibe un mundo tan integrado, y deslocalizado.

Los innovadores

Creo que más allá del desarrollo de innovaciones tecnológicas, necesitamos lideres que vean los problemas y propongan soluciones, ya que las empresas constituidas, están atadas de manos para innovar, sus estructuras y sistemas internos les reduce la movilidad y su accionar; basta comparar la cantidad de innovaciones de las marcas visibles versus las de unos pocos emprendedores. La solución la tienen los innovadores – emprendedores, en ellos está el futuro. Estamos en la era más fascinante de todo el tiempo, donde cualquier ser humano tiene más acceso e influencia y poder que cualquier Rey de la antigüedad.