REVISTA BIMESTRAL
DICIEMBRE 2017 - ENERO 2018 I NUMERO 152
AGRO INNOVADORES
» Comisiones
» Capacitaciones

 

Vehículo Agrícola
Experimental

 
.
   
Ing. Méc. Ezequiel Eslava Gerente de Tecnología
Ing. Ind. Santiago Eslava Gerente de Proyectos
Ing. Agr. Susana Grigera Gerente Comercial Eslava
BInnovaciones Tecnológicas SRL
 
   

El objetivo de Eslava Innovaciones Tecnológicas SRL se basa en el diseño, desarrollo, fabricación y venta de tecnologías para la agroindustria que por un lado sustituyan maquinaria y herramientas importadas y por otro lado generen soluciones hoy no disponibles para satisfacer la demanda de semilleros, empresas de investigación de fitosanitarios, de frutihortícolas, de fertilizantes e inoculantes.

Esta idea surge luego de observar que las empresas del sector muchas veces compran soluciones pensadas y desarrolladas en otras regiones que luego deben ser adaptadas para los sistemas productivos locales. Los atrasos en importación de maquinaria y su posterior adaptación incompleta impactan negativamente en la efectividad de la operación. Asimismo esta maquinaria está pensada para trabajos en gran escala, dejando de lado las operaciones a escala experimental (por su gran tamaño) y al proveedor de servicios de desarrollo (por sus altos costos y barreras de ingreso a la tecnología). En el mismo sentido, el servicio técnico suele ser deficiente.

 
   

Una de las fortalezas de este equipo emprendedor compuesto por Ezequiel y Santiago Eslava y Susana Grigera, es el conocimiento interno de la industria de producción de semillas y agroquímicos, y en este proyecto explotamos la experiencia técnica y comercial junto con nuestra capacidad creativa y emprendedora. Pergamino es el centro de la actividad ligada a la investigación agrícola, el número estimado de parcelas en trabajos de investigación de semillas y agroquímicos es aproximadamente 1 millón. Nuestra ciudad está localizada a menos de 200 km de los centros operativos de las seis mayores empresas multinacionales del Agro y de innumerables empresas de servicios ligadas a esta actividad y los polos frutihortícolas de San Pedro y Rosario, dándonos una ventaja competitiva por la localización geográfica. Diseñamos y fabricamos el vehículo autónomo experimental (VAE), cuya autonomía es de al menos 8 horas, transportable en una camioneta, que realiza en forma remota la pulverización de agroquímicos, fertilizantes o productos biológicos, siembra de parcelas experimentales o control mecánico de malezas, además de permitir el montaje de sensores diversos que necesiten ingresar a las parcelas de manera recurrente y realizar toma de datos georeferenciada.

En un futuro cercano nuestra propuesta contempla la aplicación de estos productos a partir de un diseño de recorrido por el lote o parcela (plano digitalizado) y al mismo tiempo registrando los parámetros críticos de la aplicación como:
› caudal,
› volumen de aplicación,
› trayectoria,
› velocidad,
› oscilación del punto de aplicación,
› otros de interés del cliente.

La idea busca facilitar la tarea del técnico de campo, reduciendo el riesgo de contaminación del aplicador de ensayos y del ambiente, incrementando la eficiencia técnica de un ensayo de pulverización liquida reduciendo el error experimental y a la vez fomentando las Buenas Prácticas Agrícolas.

VAE y sus herramientas de trabajo

El VAE es un vehículo autopropulsado de tracción integral (4x4) y motorización híbrida (combustión-eléctrico), cuya autonomía es mayor a 8 horas, con navegación autónoma para que realice un recorrido predeterminado a una velocidad controlada (3 a 10 km/h). Dispondrá de un sistema de cámaras de video que pueda detectar/evitar obstáculos y GPS para georreferenciar la operatoria. El VAE cuenta con una planta motriz de un motor de combustión interna acoplado a un generador eléctrico, que provee 5 HP de potencia de salida, permitiendo mover el vehículo bajo distintas condiciones de terreno, y también dejando disponible parte de esta potencia para alimentar cargas eléctricas o bien traccionar implementos de arrastre livianos.

 
   

Una característica fundamental del diseño compacto es permitir la posibilidad de ingresar completamente dentro de la caja de diversas camionetas del mercado regional (como Toyota Hilux, VW Amarok, Ford Ranger), eliminando la necesidad de trailers o condiciones de manejo inseguras. Las herramientas de trabajo que se pueden acoplar al VAE son:
a) pulverización remota de fitosanitarios, fertilizantes o productos biológicos, a partir de un plano digitalizado que registre los parámetros de aplicación (caudal, volumen de aplicación, trayectoria, velocidad, oscilación del punto de aplicación).
b) sensoramiento remoto (por ejemplo cámaras RGB o sensores de reflectancia) para evaluación de fenotipo de cultivos, de índice verde, de presencia de malezas) acoplados con un GPS para la localización georeferenciada de cada registro.
c) realizar control mecánico de malezas entre hileras de cultivos.
d) siembra neumática de ensayos experimentales.

El sistema de aplicación (a) cuenta con una barra de aplicación de 3 metros de longitud, montada detrás del vehículo con 6 boquillas aplicadoras espaciadas 50 cm, con la posibilidad de cambiar los picos o pastillas (por ejemplo cono hueco o abanico plano en función de las características del producto a aplicar o condiciones ambientales). La altura del botalón será regulable para garantizar una buena calidad de aplicación.

En el vehículo se montará un tanque de 20 litros de PVC que pueda ser intercambiado por botellas para realizar aplicaciones de varios ensayos en microparcelas. En el caso de requerir capacidad de volúmenes adicionales, se contempla la incorporación de un carro de arrastre que porte los litros adicionales de productos a aplicar. Puede tener una bomba presurizadora o un tubo de CO2 para generar presión en la barra de aplicación. El sistema de seguridad cuenta con un manómetro para regular la presión en el tanque y la barra de aplicación. Este sistema contará con una computadora que permita introducir el mapa de aleatorización del ensayo y realizar las aplicaciones en forma automática, registrando el proceso de aplicación para luego poder hacer una evaluación ex post de la aplicación.

Finalmente todo el sistema VAE y sus variantes de aplicación contarán con un sistema de registro de datos del proceso (caja negra) que guardará los parámetros principales para controlar la calidad del trabajo. En resumen, el sistema VAE es en sí mismo una plataforma por sobre la cual se podrán montar diversidad de sensores y futuras aplicaciones, siendo el SAP el primer uso con que se impulsa al mercado.