REVISTA BIMESTRAL
ABRIL - MAYO 2018 I NUMERO 155
BIO & NANO TECNOLOGIA
» Comisiones
» Capacitaciones

 

Agricultura sustentable
El papel de CABUA como promotor del desarrollo y uso de los bioinsumos en Argentina

 
.
   
Lic. en Ciencias Biológicas Germán Ceizel Borella.
Coordinador del Comité Asesor de Bioinsumos Agropecuarios del Ministerio de Agroindustria
 
   


En el año 2013 el "Taller sobre la institucionalidad para el desarrollo y comercialización de Bioinsumos en Argentina. Experiencias en países de América Latina y el Caribe", llevado a cabo en Buenos Aires y organizado por la Dirección de Biotecnología del ex Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (MAGyP), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y el Servicio de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), dió inicio a una política explícita en materia de bioinsumos agropecuarios que fue sostenida en el tiempo. Una muestra de ello fue la creación del Comité Asesor en Bioinsumos de Uso Agropecuario (CABUA). Este Comité, que surge en el ámbito de la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (CONABIA), es un órgano asesor intersectorial que cumple funciones de gestión y concertación, atendiendo y formulando propuestas sobre los aspectos de relevancia para este sector.

Siendo éste un espacio para la coordinación institucional y la concertación de una agenda integral para el desarrollo de la industria, se encuentra conformado por representantes de MINAGRO, INTA, SENASA, MAyDS, IICA, CONICET y cinco universidades de Argentina. Asimismo, posee representantes de AACREA, AAPRESID, AAM, ASA, CAB, CIAFA, CASAFE, CEPAVE, FEDENAR, FAB, FUEDEI, MAPO y la recientemente creada Cámara Argentina de Bioinsumos (CABIO).

Bioinsumos

El mencionado Comité ha definido Bioinsumo Agropecuario como todo aquel producto biológico que consista o haya sido producido por microorganismos o macroorganismos, extractos o compuestos bioactivos derivados de ellos y que estén destinados a ser aplicados como insumos en la producción agropecuaria, agroalimentaria, agroindustrial, agroenergética e incluso en el saneamiento ambiental agropecuario.

 
   

Entre los bioinsumos registrados en Argentina podemos encontrar biofertilizantes, bioestimulantes y biocontroladores, entre otros. En la actualidad existen registrados más de 500 bioinsumos; un 90% de ellos biofertilizantes debido, principalmente, a la gran demanda de los productores de cultivos a gran escala como la soja.
Asimismo, los bioestimulantes y biocontroladores han ganado mercado los últimos años, principalmente, debido a que el mercado nacional e internacional exige productos ambientalmente sustentables y seguros para la salud. Sin embargo, este interés no se ve reflejado en el número de productos registrados en SENASA, cuya intervención es fundamental para garantizar su calidad e inocuidad.

En este sentido, existen al día de hoy unos 50 productos registrados dentro de estas categorías; 22 a base de bacterias benéficas (Bacillus thuringiensis y B. subtilis), 2 a base de virus entomopatógenos (virus de la granulosis de Cydia pomonella) y alrededor de 30 a base de extractos vegetales. Estos representan un 5% del total de productos registrados, en esta categoría, a nivel mundial.

Este mercado posee un valor de más de dos mil millones de U$D y se espera que llegue a once mil millones de U$D para 2025 (DunhamTrimmer LLC). En esta línea, América Latina posee la tasa de crecimiento anual compuesta más alta (18%) y se espera que para el 2025 se posicione como el tercer mercado mundial por debajo de Europa y América del Norte (DunhamTrimmer LLC). En este sentido, la Argentina posee una gran oportunidad para desarrollar su industria y posicionarse en el mercado mundial de los bioinsumos.

 
   

Al día de hoy existen algunos factores que impactan negativamente sobre su desarrollo como su escasa difusión, el elevado costo de los aranceles de registro y el uso de bioinsumos alternativos no registrados. Es importante señalar que gran parte del costo actual para el desarrollo y comercialización de un bioinsumo está asociado a su registro.

En este sentido, la presencia de bioinsumos no registrados en el mercado local va en detrimento no sólo del desarrollo de la industria, sino también de la seguridad para el agroecosistema y para el consumidor.
De acuerdo a lo expuesto anteriormente, resulta necesario generar herramientas de fomento de la producción y uso de estos productos. Por ello, generar cambios a nivel legislativo que contribuyan a la reducción de los tiempos y costos actualmente requeridos para su registro y comercialización resulta esencial. En este sentido, el trabajo del CABUA ha sido de gran relevancia, ya que funciona como ámbito de colaboración entre los Ministerios (Ciencia y Tecnología, Agroindustria, Ambiente entre otros), los reguladores (SENASA, ANMAT y SAyDS) y el sector privado brindando asesoramiento sobre los requisitos técnicos de calidad, eficacia y bioseguridad de los bioinsumos, proponiendo nuevas normas, emitiendo opinión en relación a su regulación y generando herramientas de promoción.

En este sentido, el CABUA ha apoyado el lanzamiento del "Programa de Fomento del uso de Bioinsumos Agropecuarios (PROFOBIO)" y participó de seguimiento del mismo entre el 2015 y el 2017. Este Programa benefició a más de 700 productores agropecuarios de los sectores nogalero, frutícola, hortícola, vitivinícola y forrajero. Además, brinda su apoyo para la generación de la base de datos sobre Bioinsumos en la que el IICA se encuentra trabajando actualmente. Asimismo, cabe destacar que uno de los aportes más importantes de CABUA en los últimos tiempos ha sido el proyecto para la reducción de los aranceles correspondientes al registro de bioinsumos en SENASA, cuyo resultado se puede ver plasmado en la nueva resolución de aranceles publicada el pasado 9 de febrero (Resolución 12-E/2018 del Ministerio de Agroindustria).

Actualmente, el Comité se encuentra trabajando en una propuesta para la generación de una red de Laboratorios preparados para la certificación de dichos productos ante SENASA. Además, el Comité planea presentar, en la primera mitad del año, un proyecto para incluir a los biofertilizantes en la actual ley de reducción de IVA sobre los fertilizantes químicos. Asimismo, se ha asignado a un grupo de especialistas del Comité, la tarea de asesorar y trabajar sobre el camino regulatorio para el registro de nuevos bioinsumos.

Por último, cabe destacar que durante este año se llevará a cabo, en la ciudad de Buenos Aires, la segunda edición del Seminario que dio origen al CABUA y contará con la presencia de invitados especiales de América y Europa que compartirán sus experiencias en I+D+i, regulación, promoción y comercialización de los bioinsumos a nivel mundial.

(*) Lo aquí vertido no comprometen a la institución donde se desempeña el autor.