REVISTA BIMESTRAL
JUNIO - JULIO 2018 I NUMERO 156
BUENAS PRACTICAS
» Comisiones
» Capacitaciones

 

Buenas Prácticas Ganaderas
y el Bienestar Animal

 
.
   
 
.
   
Vet. Esp. Débora S. Racciatti
Coordinación de Bienestar Animal – SENASA
Cátedra de Bienestar Animal – Facultad de Cs. Veterinarias UBA


Lic. Daniela Bottino
Coordinación de Bienestar Animal – SENASA
 
   

El bienestar animal (BA) es un tema complejo y multifacético en el que intervienen aspectos científicos, éticos, económicos, culturales, sociales, religiosos y políticos, y en el que la sociedad cada vez se interesa más . En las últimas décadas se ha evidenciado un interés creciente por esta temática a nivel mundial. Los consumidores se muestran interesados por el trato que reciben los animales en general, y particularmente aquellos criados para la producción de alimentos, mientras que muchos ganaderos y productores lo consideran como una parte integrante de las características de calidad de sus productos (1). Así mismo, este ámbito de estudio tiende actualmente a integrar el debate sobre los problemas éticos de la agricultura industrial en relación con la calidad del medio ambiente y la seguridad alimentaria (2).

El BA puede definirse como el estado de un animal en relación a sus intentos por hacer frente al ambiente (3). Esto significa que las condiciones del ambiente en el que se encuentren los animales influirán directamente en su bienestar, a tres niveles (4): el funcionamiento biológico, el comportamiento y los estados afectivos (confort, placer, satisfacción, sufrimiento, dolor, frustración, etc.).

La salud animal es un componente esencial del bienestar de los animales, pero no es el único. Las buenas condiciones de bienestar de los animales exigen que se los críe en situaciones de mínimo estrés, dolor y/o temor; que se les permita satisfacer sus necesidades nutricionales, sanitarias y comportamentales; que se prevengan sus enfermedades y se les administren tratamientos veterinarios apropiados; que se los manipule y sacrifique de manera compasiva (5).

Por su parte, las Buenas Prácticas Ganaderas (BPG) se entienden como la aplicación del conocimiento disponible para la utilización sustentable de los recursos naturales básicos en la producción, de manera benévola, de productos agropecuarios alimenticios y no alimenticios inocuos y saludables, a la vez que se procure la viabilidad económica y la estabilidad social. Las BPG contribuyen sustancialmente a enfrentar con éxito las nuevas demandas de consumo y comercialización de productos pecuarios, permitiendo dar seguimiento a la calidad e inocuidad del producto en la cadena alimentaria y vigilar que los productos no contengan residuos que afecten el medio ambiente, arriesguen la salud de la población y de las personas que participan en su elaboración, y se cuide del bienestar de los animales (6).

Analizando ambos términos en profundidad, podemos ver que están profundamente relacionados. Con la implementación de las BPG no sólo ayudamos a promover el bienestar de los animales sino también del personal de campo, que se siente más cómodo y seguro en su trabajo (7). Además, estas prácticas buscan la preservación y/o el mejoramiento de la integridad del ecosistema y sus servicios.

íntimamente conectado a ambos conceptos se encuentra el actual enfoque conocido como "un solo bienestar", el cual reconoce los vínculos directos e indirectos existentes entre el bienestar humano, el bienestar animal y la integridad del ambiente. Es una herramienta para incorporar el bienestar animal de manera más eficaz e integrada en los marcos normativos y proyectos nacionales e internacionales, reforzando la comunicación y la coordinación de las acciones entre los diferentes actores.
Resalta la importancia de la colaboración interdisciplinaria para promover objetivos globales claves como la inocuidad y seguridad alimentaria, la resiliencia de las comunidades, la mejora de la productividad en el sector agrícola mediante la implementación de los altos estándares de bienestar animal y el desarrollo sostenible.

La incorporación de este nuevo concepto en los diferentes ámbitos de incumbencia puede ayudar a coordinar acciones entre los servicios veterinarios y otros servicios u organizaciones y a proteger los ecosistemas como una etapa fundamental para el bienestar global. La promoción del bienestar humano a través de la mejora de bienestar animal y de la protección del ambiente, y viceversa, representa un gran paso para lograr la implementación de las normas y políticas de bienestar animal que redunden en beneficios para todos (8).

En línea con esta visión, la Coordinación de Bienestar Animal del SENASA trabaja cotidianamente promoviendo las acciones tendientes a mejorar el bienestar de los animales de producción, implementando las BPG y, por su intermedio, colaborando con el bienestar humano y la protección del ambiente.

En este sentido, desde el año 2016 se han conformado Grupos de Trabajo para cada una de las cadenas productivas con la participación de todos los actores intervinientes de los sectores público y privado, como ser Universidades, Cámaras que nuclean a los productores, INTA, Ministerio de Agroindustria, entre otros. Este espacio de articulación y coordinación de actividades, permite avanzar de manera consensuada en proyectos normativos, actividades de capacitación y difusión, así como investigación sobre temas relacionados al BA y las BPG.

Además, se ha conformado una red de expertos a nivel nacional con el fin de participar activamente en la revisión y opinión de los documentos enviados por la Organización Mundial de Sanidad Animal, organismo de referencia que establece los estándares internacionales en esta materia.

La capacitación, la comunicación efectiva y la difusión de la información disponible son también estrategias centrales para promover la implementación de las BPG y cuidar el bienestar animal, a la vez que se obtienen beneficios en lo económico, lo social y lo ambiental.
Para lograrlo, el SENASA trabaja activamente en dos líneas principales: la formación de competencias y las campañas de comunicación y difusión. La primera se logra a través de cursos y capacitaciones presenciales y/o virtuales, orientadas a profesionales privados y de los servicios oficiales, productores y trabajadores del ámbito rural, sobre temas críticos para el bienestar de los animales y el cumplimiento de la normativa vigente en el territorio nacional. Las redes sociales y los medios de comunicación son el ámbito ideal para las actividades de comunicación y difusión, junto con la presencia estratégica en eventos que congregan a productores y consumidores. Actualmente se está trabajando para generar conciencia sobre los beneficios de la implementación de las BPG y la promoción del BA, de la mano de la noción de "un solo bienestar", bajo el slogan: bienestar animal, una ventaja para todos.

El cuidado integral del BA en cada eslabón de la cadena pecuaria - desde la producción primaria, hasta su transporte, faena y comercialización – y la implementación adecuada de las BPG, redunda en beneficios para todos los actores:
› Minimiza el estrés y el sufrimiento de los animales.
› Disminuye la mortalidad, las enfermedades y las lesiones en los animales.
› Merma las pérdidas y los gastos derivados de éstas.
› Reduce el deterioro de las canales.
› Maximiza la productividad y la rentabilidad de la actividad.
› Facilita las rutinas de trabajo diarias, disminuye los riesgos para el personal y califica el trabajo del ganadero.
› Mejora la calidad e inocuidad del producto que llega al consumidor.
› Mejora la percepción pública como consecuencia del trato digno y humanitario con los animales.
› Aumenta la competitividad frente a mercados nacionales e internacionales.

En definitiva, todos deberíamos hacernos responsables de velar por el bienestar de los animales porque todos nos beneficiamos de su cumplimiento, los animales, los humanos y el ecosistema.

(1) OIE (2018). OIE - World Organization for Animal Health. Recuperado el 04 de 05 de 2018, de http://www.oie.int/es/bienestar-animal/el-bienestar-animal-de-un-vistazo/
(2 ) Hötzel, M. J., & Pinheiro Machado Filho, L. C. (2004). Bem-estar Animal na Agricultura do Século XXI. Revista de Etologia, Vol.6, N°1, 03-15.
(3) Broom, D. (1991). Animal welfare: Concepts and measurements. Journal of Animal Science, 69, 4167-4175.
(4) Fraser, D., Weary, D. M., Pajor, E. A., & Milligan, B. N. (1997). A scientific conception of animal welfare that reflects ethical concerns. Animal welfare , 6, 187-205.
(5) OIE (2017). Código Sanitario para los Animales Terrestres. Recuperado el 04 de 05 de 2018, de http://www.oie.int/index.php?id=169&L=2&htmfile=chapitre_aw_introduction.htm
(6) Vargas-Terán, M. (2009). Buenas prácticas ganaderas. Food and Agriculture Organitation (FAO). Chile, 1-5.
(7) Aguilar, N.M., Rossner, M.V, Balbuena, O. (2012). Manual práctico de bienestar animal: recomendaciones para su implementación en el manejo de bovinos de producción. 1a ed. - Chaco: Ediciones INTA.
(8 ) Smith, C., & Velarde, A. (2016). One Welfare–a platform for improving human and animal welfare. Veterinary Record.