Agropost OnLine
REVISTA BIMESTRAL
AGOSTO - SEPTIEMBRE 2018 I NUMERO 157
HERRAMIENTAS PARA UN AGRO SUSTENTABLE
» Comisiones
» Capacitaciones

 

Prevencion y mitigación de efectos ambientales
en establecimientos de engorde a corral (EEC)

 
.
   
Dra. Ana Rosa García
Consultor Profesora Adjunta de la Cátedra de Química Inorgánica y Analítica de FAUBA.
 
   


En los últimos años, la producción de ganado vacuno en Argentina pasó de ser un sistema extensivo (basada en pastizales) a un sistema intensivo donde los animales son alimentados en corrales, con dietas de alta energía y digestibilidad. En estos corrales se produce la acumulación de estiércol sobre la superficie, generando grandes volúmenes de efluentes en una lluvia efectiva. Las escorrentías producidas (efluentes) transportan: materia orgánica, nutrientes, sales, bacterias y otras sustancias, que si no son bien manejadas pueden ejercer un efecto contaminante en cuerpos de agua y suelos.

 
 

La problemática se agrava en la medida que los establecimientos productivos se encuentren ubicados en zonas periurbanas, caracterizadas por presentar elevadas precipitaciones (cercanas a los 1000 mm anuales), y una red hidrográfica bien definida.
Este sistema de producción, a pesar de su expansión no ha tenido un marco jurídico que comprenda todas las variantes de esta actividad y, regule su habilitación y funcionamiento. Asimismo son pocos los manuales que ayudan a mejorar la implementación de un plan de nutrientes y la efectividad del manejo en general. Ante estas ausencias, hay escasos criterios en relación al manejo de los residuos, dando lugar a operaciones muy básicas con un desconocido resultado ambiental en el mediano y largo plazo. Así lo demuestran datos locales recabados a partir de una encuesta presencial realizada a 15 EEC ubicados en la Región Metropolitana de la provincia de Buenos Aires (RMBA), estudio recientemente llevado a cabo por la Cátedra de Química Inorgánica y Analítica de la FAUBA.

Los establecimientos encuestados, se clasifican como grandes producciones (CAFOs - Concentrated Animal Feeding Operation), sistemas que confinan más de 1000 unidades de animales en forma instantánea. Los mismos, por el tamaño de la producción, constituyen fuentes puntuales de contaminación de cursos de agua (EPA, 2008), dada la gran cantidad de residuos sólidos y líquidos que generan estos establecimientos. Presentan escasas instalaciones, y siguen un plan de manejo de los residuos poco definido, orientado fundamentalmente a cumplir con las reglamentaciones (poco precisas en el manejo en sí, y con límites de vuelco muy estrictos que casi nunca llegan a implementarse completamente).

 
 

Se observó, una falta de ajuste en el diseño y manejo de los corrales a las condiciones ambientales. La elevada carga de animales en el corral, produce un espesor de barro que trae problemas a nivel sanitario, complica la recolección del estiércol y lleva a pérdidas económicas en la producción. Este último aspecto está relacionado con el estrés que sufre el animal al caminar en el barro, generando un menor consumo y una disminución en la eficiencia de conversión de alimento en carne. Asimismo, se evidenció la falta de instalaciones adecuadas para conducir, almacenar (cavas o lagunas) y tratar los efluentes, y falta de acciones para la mantención de las existentes.

Las lagunas dentro de los establecimientos no están diseñadas bajo un criterio operativo, cumplen con múltiples funciones (sedimentación, acumulación y evaporación). Presentan un tamaño inadecuado para acumular la lluvia, de 24hs de duración, de mayor intensidad producida en los últimos 25 años en la región (130mm) (criterio de diseño establecido por la EPA). Posiblemente sean facultativas, dadas las dimensiones (extensión y profundidad) informadas. En ningún caso se observó la existencia de un sistema de tratamiento antes de la descarga, ni una planificación detallada de la reutilización del efluente o del estiércol sólido. Los productores reutilizan el estiércol sólido en campos agrícolas y con frecuencia ignoran los resultados del plan de nutrientes que ejecutan lo que puede generar aumento en la salinidad de los campos.

Posiblemente los costos de mantenimiento, tanto del manejo de estiércol sólido como del manejo de las escorrentías o efluentes, y los costos de un sistema de tratamiento sean factores determinantes en la ecuación económica de estos establecimientos. Resulta importante destacar que la generación de un pasivo (el estiércol) que se acumula (al no darle un manejo adecuado), estará en detrimento de la propia producción, de la salud humana y del ambiente en general; y a mediano o largo plazo esta empresa perderá competitividad. Por consiguiente, para la mantención de la producción es necesario considerar los costos ambientales de un manejo incompleto o mal manejo. Ahora bien, para hacerlo son necesarias reglamentaciones con normas claras, con anexos donde los criterios ambientales (técnicos, conceptuales o de procedimientos) estén bien definidos, de manera tal de poder elaborar una planificación de estas actividades lo más detallada posible, que permita evaluar costos.

 
 

Para poder definir los criterios ambientales, es importante tener en claro cuáles son los componentes que más van a influir en los efectos ambientales ejercidos por estas producciones. De la recopilación, clasificación y análisis de reglamentaciones y manuales de manejo de residuos en EEC (tanto nacionales como internacionales), surgen 5 componentes a tener en cuenta para la prevención de los efectos ambientales de estas producciones. Los mismos fueron definidos y jerarquizados de la siguiente manera:
Componente 1- Elección del sitio: es el primer componente, se refiere a la localización del EEC en la cuenca hidrográfica, ¿cuál es la mejor posición topográfica en una cuenca? ¿a qué distancia del patrón de escurrimiento debería ubicar los corrales?. Es un factor decisivo en la cantidad de efluentes que se genera y en la complejidad del manejo. Si la ubicación es favorable podrían evitarse obras para desviar el agua limpia que tendería a atravesar el establecimiento y en particular los corrales de engorde. Además, existen zonas vulnerables a la contaminación donde no se debería permitir ningún tipo de actividad intensiva, y existen distancias mínimas que cumplir, que muy pocas veces están reglamentadas según las normas nacionales y si lo están no tienen en cuenta aspectos como por ejemplo la planicie de inundación del río.

Componente 2- Destino final: este componente se refiere a la disposición final de los residuos, ¿dónde vamos a poner los residuos?, ¿cuál va a ser el destino?, ¿qué vamos a hacer con el residuo? Al residuo se lo podrá transformar en un producto (abono, biogás), o venderlo transportar fuera del establecimiento a otra empresa que se encargue del tratamiento, o realizarle un tratamiento en el suelo (landfarming) o tratarlo y descargarlo en suelos o cursos de agua. Definir y planificar este componente es sumamente importante, de no hacerlo, se acumularán los residuos tanto sólido como líquido, y esto irá en detrimento de la producción, de la salud y del medio ambiente. Para cada una de las opciones presentadas de destino final es necesario la formulación y el desarrollo de criterios ambientales.

Componente 3- Sistema de tratamiento posible: es el tercer eslabón de influencia en los efectos ambientales, se refiere a la posibilidad o alternativa de tratamiento, ¿qué posibilidades hay de hacer un tratamiento, ¿qué tecnologías están desarrolladas?, ¿hasta cuánto podemos gastar?, ¿cuál es la necesidad?. Si hay riesgos ambientales, zonas vulnerables de contaminación, entonces será necesario realizar un tratamiento. Asimismo, en aquellos establecimientos donde el área destinada a la reutilización en un campo agrícola es escasa o nula para reciclar todo el efluente o estiércol producido, es necesario un tratamiento antes de descargarlo. También lo es, en áreas muy húmedas, con períodos de lluvia crónicos, donde es imposible acumular todo el efluente producido. El sistema de tratamiento, cambiará las propiedades pudiendo darle un valor agregado al residuo, y disminuyendo los efectos ambientales. Algunos de los métodos que mejores resultados ofrecen son: digestores anaeróbicos, separación sólido-liquido con agregados (laguna de maduración, lecho percolador, radiación UV, humedal), compostaje de sólidos. Al igual que para los demás componentes, para cada tratamiento será necesario elaborar los criterios técnicos y procedimentales.

A estos tres componentes le siguen el Componente 4 - Diseño de las instalaciones y Componente 5 - Las operaciones de manejo. Estos componentes hacen referencia a las instalaciones propias del establecimiento (corrales, sistema de canales, laguna de sedimentación, laguna de acumulación, playa de apilamiento, playa de compostaje) y a las operaciones que se realizan (limpieza de los corrales, limpieza y mantenimiento de los comederos y bebederos, apilamiento del estiércol, limpieza y mantención de los canales y lagunas, esparcimiento del efluente después del tratamiento, esparcimiento del estiércol sólido después del tratamiento y otras). Aquí también es necesario definir los criterios técnicos bajo los cuales se construirán los corrales y los criterios conceptuales y procedimentales de las distintas actividades que se realizan en la mantención de las mismas.

En la prevención de los efectos ambientales, los componentes 4 y 5 habría que definirlos después de haber planificado la ubicación, el destino final y el tratamiento, ya que estos últimos definen el tamaño de la producción y por ende el tamaño de las instalaciones. Una planificación integral, teniendo en cuenta qué se quiere hacer, con normas y criterios claros que permitan establecer cómo hacerlo y con un plan a varios años, mejoraría la eficiencia en la producción y el manejo ambiental de los recursos.

Por consiguiente es urgente la necesidad de definir criterios ambientales mínimos para ajustar la normativa existente y establecer criterios económicos y sociales.

Bibliografía:
Environmental Protection Agency (EPA) 2008. Code of Federal Regulations 40 CFR 122.23. Concentrated animal feeding operations (applicable to State NPDES programs, see § 123.25).
https://www.gpo.gov/fdsys/pkg/CFR-2011-title40-vol22/pdf/CFR-2011-title40-vol22-sec122-23.pdf