Agropost OnLine
REVISTA BIMESTRAL
AGOSTO - SEPTIEMBRE 2018 I NUMERO 157
HERRAMIENTAS PARA UN AGRO SUSTENTABLE
» Comisiones
» Capacitaciones

 

Diversificación de Cultivos
Cultivos de cobertura y rotaciones

 
.
   
Dra Fernanda Covacevich
Inbiotec (CONICET)-FIBA, y Laboratorio de Microbiología de Suelos EEA INTA Balcarce.
 
   


Argentina es uno de los principales países agroexportadores de cereales y oleaginosas. Sin embargo, en las últimas décadas, la competitividad en el mercado mundial ha ejercido presiones para incrementar los rendimientos, por lo que las prácticas agrícolas se han tornado más extractivas del sistema edáfico. En comparación con el resto de las áreas agroecológicas, los cultivos de granos se expandieron rápidamente en la región pampeana, siendo la soja el cultivo con mayor expansión en los últimos 20 años, ocupando aproximadamente el 60% de la superficie sembrada. Esto se ha logrado no sólo desplazando otros cultivos de áreas agrícolas sino también porque el cultivo ha aumentado su frontera desplazando sistemas prístinos y/o destinados a otras producciones agropecuarias.

Estrategias al monocultivo de soja que favorecen la salud del suelo a través de mejora en la actividad y diversidad de la biota edáfica

› La inclusión de cultivos de cobertura como alternativa al monocultivo de soja incrementa la abundancia de biota edáfica que cumple roles en la productividad y sanidad vegetal.
› Sistemas con monocultivo de soja prolongados disminuyen la actividad y diversidad de hongos y bacterias edáficas promotores de crecimiento.
› El monocultivo de soja disminuye la biodiversidad de representantes de la biota edáfica que cumplen roles en la calidad del suelo y productividad de los cultivos.

De manera generalizada en nuestro país, la implementación del cultivo de soja se ha dado como monocultivo, con una reposición de nutrientes por fertilización que en la mayoría de los casos no logra compensar la extracción ocasionada por el cultivo. En este sentido, si se considera que el cultivo de soja deja poco retorno de materia orgánica (MO) en el suelo en forma de residuos y exporta gran parte de su peso en granos, el balance nutricional y de materia orgánica del sistema se está tornando negativo. Además, la permanente aplicación de químicos (particularmente el herbicida glifosato), podría estar afectando actividades edáficas que son claves en la conservación de la MO y disponibilidad de nutrientes, tales como las actividades microbianas, aspecto que en general no es considerado en las prácticas. En este sentido, el monocultivo de soja está siendo cuestionado por posibles impactos ambientales negativos sobre suelos, aguas, organismos así como sobre la salud humana.

 
Ensayo de Rotaciones de cultivos e inclusión de Cultivos de
Cobertura al monocultivo de soja
EEA INTA Balcarce-Grupo Relación Suelo Cultivo, Responsable
Dr. Pablo A. Barbieri (INTA, Balcarce/ CONICET).


 

Sin embargo, el cuestionamiento no debería pasar por el cultivo en sí, sino por el manejo asociado. Resulta estratégico entonces dilucidar el impacto de cómo el monocultivo de soja afecta las poblaciones de diferentes organismos que conviven en el suelo y cumplen roles en el ciclado de nutrientes y MO, transporte de nutrientes a las plantas, sanidad vegetal, entre otros. Debido a la importancia de la MO y la biota del suelo en los ciclos biogeoquímicos, se han conducido estudios tendientes a conocer cómo este desarrollo agrícola está afectando componentes de la biota del suelo que pueden cumplir roles en la calidad del mismo y la productividad vegetal. Esto permitirá difundir e implementar estrategias que mantengan la productividad requerida por el mercado con menores impactos sobre la salud y el ambiente.

Diversificación de Cultivos: inclusión de cultivos de cobertura y/o rotaciones como estrategias al monocultivo de soja

En los últimos años, se ha comenzado a implementar, como una estrategia al monocultivo de soja, la incorporación de cultivos de cobertura (CC). Esto ha sido motivado por alertas de pérdidas de materia orgánica y nutrientes en los sistemas de monocultivo prolongado, lo que ha resultado en llamados de concientización por parte de investigadores y técnicos sobre la importancia de la conservación de la calidad y sostenibilidad de los suelos. El uso de CC en sistemas agrícolas intensificados durante la estación invernal como la avena, trigo, centeno, vicia, etc. aumenta la MO del suelo, favorece la agregación, aumenta la infiltración y la porosidad total, disminuye la compactación y en caso de cultivos que se asocian con fijadores de N favorece su captación por el suelo evitando perdidas invernales por lavado. Por otra parte, la rotación de cultivos como estrategia de diversificación al monocultivo de soja puede mejorar la incorporación de residuos tanto en cantidad como en calidad, facilitar la absorción de agua en eventos de excesos así como interrumpir los ciclos de potenciales patógenos de raíces de cultivos de interés. Biota del suelo indicador de manejo alternativo al monocultivo de soja: Hongos, bacterias y nematodos .

 
Raiz de trigo de sistema de Rotaciones de cultivos como estrategia al monocultivo de soja, colonizada por hongos micorrícicos arbusculares. Se evidencian hifas y vesículas
Foto: F. Covacevich (INBIOTEC/INTA, Balcarce).


 

La biota edáfica es más abundante de lo que realmente se conoce, y diversas líneas de investigación están contribuyendo al conocimiento de sus funciones, principalmente haciendo énfasis en los grupos que pueden ser considerados de interés como indicadores de la calidad del suelo, además de afectar (negativa o positivamente) la productividad (por nutrición y/o sanidad) de los cultivos.

El sistema edáfico funciona como un todo, con infinidad de interacciones entre los organismos y su entorno. Es por ello que es importante la mirada no sólo de los grupos potencialmente benéficos, sino de éstos con sus relaciones. Entre la vasta diversidad de la biota edáfica se pueden destacar, por una parte, los hongos micorrícicos arbusculares (HMA). Los HMA son simbiontes obligados que colonizan las raíces de las plantas, son reconocidos por incrementar el área explorada por las raíces y, consecuentemente, por beneficiar la nutrición y el crecimiento vegetal a través del transporte de nutrientes y agua.
Además, se los reconoce por cumplir roles de protección frente a estreses abióticos (sequia, sal, metales pesados) y bióticos (patógenos tales como hongos y nemátodes que atacan las raíces) así como por contribuir al ciclado particularmente de P y C, la estabilidad de los agregados del suelo y, consecuentemente a su sostenibilidad y calidad.

Se han demostrado mecanismos complementarios de sinergismo entre HMA y bacterias del suelo solubilizadoras de fósforo (P) asi como con hongos Trichoderma (quienes también presentan la capacidad, entre otras, de solubilización de P). En este sentido, se han detectado consorcios con HMA y aislamientos de solubilizadores de P y de Trichoderma, nativos de la Provincia de Buenos Aires, que incrementaron de manera sinérgica el crecimiento de cultivos de importancia agrícola.
Es de destacar que no toda la biota edáfica es benéfica. Entre los organismos que pueden ocasionar daños de importancia económica en los cultivos se destacan los nemátodes, quienes, después de los protozoos, constituyen el segundo grupo de mayor abundancia en los suelos.

La biodiversidad es la variedad de formas de vida. El mantenimiento de la biodiversidad es de suma importancia para garantizar las funciones ecológicas, el suministro de alimentos, agua y, en consecuencia, la vida y salud humana.
En este sentido, un sistema más diverso será capaz de soportar mejor una perturbación ambiental. Es por ello que resulta clave identificar grupos biológicos que sean sensibles a cambios o perturbaciones en el ecosistema pudiendo de esta manera detectar manejos desfavorables o estrategias que pueden minimizar los impactos ambientales negativos.

Biota EDAFICA: sensible indicador de manejo de los suelos con destino agrícola

En la EEA INTA Balcarce, y enmarcado en proyectos específicos del Programa Nacional de Suelos de INTA, se está llevando a cabo desde hace más de 10 años, la evaluación de la inclusión de CC y rotaciones en el cultivo de soja.
Además de evaluaciones a nivel cultivo y suelo, se ha puesto en evidencia que tanto la inclusión de CC como de rotaciones minimiza el impacto negativo del monocultivo de soja sobre hongos formadores de micorrizas, bacterias solubilizadoras de P, hongos Trichoderma así como sobre nemátodes.
Los sistemas con monocultivo de soja durante más de 10 años evidenciaron presentar menor abundancia de esporas así como de colonización de raíces por hongos micorrícicos arbusculares (HMA), mientras que en los de inclusión de CC así como en los sistemas de rotación maíz/trigo/avenaCC-soja, la abundancia de esporas de HMA así como la colonización de las raíces, prácticamente duplicó a la obtenida en el monocultivo.

Estudios de diversidad molecular determinaron que la menor diversidad de HMA así como de Trichoderma se encontró en el monocultivo de soja, mientras que la mayor en los sistemas de inclusión de CC así como en los de rotaciones, particularmente en los sistemas con maíz/trigo/avenaCC-soja.

La inclusión de rotaciones de cultivos asi como la incorporación de CC como una alternativa al monocultivo de soja en el sudeste bonaerense favorece la abundancia, actividad y diversidad de hongos micorrícicos arbusculares y Trichoderma (promotores de crecimiento vegetal) en suelos agrícolas.

Estudios en Balcarce (Pcia. Bs.As) detectaron que la menor abundancia de bacterias mesófilas aerobias totales y de bacterias solubilizadoras de P se registró en los sistemas con monocultivo de soja, en comparación con los sistemas con incorporación de CC o rotaciones. La importancia de las bacterias en el suelo radica en que por una parte constituyen la base de la cadena trófica del suelo siendo alimento de nematodos y protozoos, entre otros, y debido a que son los primeros degradadores de la materia orgánica, la cual es también la base de la cadena trófica y ciclado de nutrientes del suelo. Las bacterias solubilizadoras de fósforo asi como Trichiderma, favorecen la transformación de formas insolubles de P del suelo, a formas solubles pudiendo ser directamente absorbidas por la planta, por lo que cumplen roles de importancia en la nutrición y productividad vegetal.

La inclusión de rotaciones de cultivos así como la incorporación de CC como una alternativa al monocultivo de soja en el sudeste bonaerense, favorece la abundancia de bacterias, particularmente de solubilizadoras de fósforo (promotoras de crecimiento vegetal) en suelos agrícolas.

La importancia de los nemátodes se fundamenta en que los diferentes grupos tróficos (onmivoros, fungivoros, predadores, bacteriófagos, fitófagos) cumplen roles claves en el mantenimiento de las redes tróficas del suelo asegurando el ciclado de nutrientes. No deben dejar de considerarse, sin embargo, al grupo de los fitófagos que pueden en ocasiones ser mayoritarios y ocasionar graves pérdidas económicas en cultivos debido a enfermedades en las raíces de los cultivos. Nuestros estudios indicarían que los sistemas con monocultivo de soja prolongado presentan mayor abundancia de nemátodes, particularmente de bacteriófagos y fitófagos, y también presentan la menor diversidad. Contrariamente, en sistemas de rotaciones trigo/maíz/avenaCC-soja se registró la menor abundancia de nemátodes y en los de CC la abundancia de bacteriófagos duplicó a la de los fitófagos.

La inclusión de rotaciones de cultivos así como la incorporación de CC como una alternativa al monocultivo de soja en el sudeste bonaerense, favorece la abundancia de nematodes vinculados con el ciclado de la materia orgánica y nutrientes.

Conclusiones

La inclusión de rotaciones de cultivos así como la incorporación de CC pueden ser consideradas alternativas al monocultivo de soja que favorecen la diversidad y abundancia de la biota edáfica que contribuye al mantenimiento de la calidad del suelo y productividad de los cultivos. Es necesario entonces seguir avanzando en cuáles serían las mejores combinaciones de diversificación de cultivos que permitan el alcance de la productividad requerida con el mayor mantenimiento de la actividad y diversidad de la biota edáfica que cumple roles en el ciclado de materia orgánica y nutrientes, productividad y sanidad vegetal.