REVISTA BIMESTRAL
OCTUBRE - NOVIEMBRE 2018 I NUMERO 158
BIO ECONOMIA
» Comisiones
» Capacitaciones

 

Cómo hacer negocios sustentables
El caso ACA


 
.
   
Cdor. Víctor Acastello
Director de Insumos Agropecuarios e Industrias ACA
 
   


Emprender actividades económicas con flujos de fondos positivos sostenibles a largo plazo, con impactos positivos en lo social y lo ambiental, y haciéndolo dentro de los valores de la ética empresarial, es una premisa fundamental dentro de la Asociación de Cooperativas Argentinas.

Cómo agregar más valor al grano de maíz

Fue el desafío inspirador que constituyó la gestación de ACA Bio, la planta industrial ubicada en las cercanías de Villa María, provincia de Córdoba. Con la elección de la mejor tecnología disponible a nivel global en cuanto a performance industrial, desde abril de 2014 se industrializa el maíz procedente del centro, norte y oeste de Córdoba, para la producción de bioetanol combustible con destino al corte de las naftas; obteniéndose como co-productos los granos destilados - DDGS y burlanda - con destino a la nutrición de bovinos (de carne y leche), cerdos y aves; aceite para destino industrial; y dióxido de carbono con destino a las bebidas gasificadas.

 
 

En el último año se procesaron 421.000 toneladas de maíz, y el bioetanol de almidón de maíz de ACA Bio, fue suficiente para alimentar durante los 365 días del año, uno de cada 60 vehículos nafteros de Argentina, siendo la planta industrial de bioetanol de mayor capacidad del país. Hoy el bioetanol de maíz se vende a las petroleras de Argentina a un precio de paridad de importación con respecto al etanol de Brasil. Cada año, ACA Bio realiza la medición de las emisiones de los gases efecto invernadero (GEI) desde el momento de la implantación del maíz por parte del productor hasta las emisiones de los rastrojos de la cosecha del cereal, las emisiones derivadas del transporte del maíz, las emisiones ocurridas durante todo el proceso de industrialización en el predio de Villa María, y las derivadas del transporte del etanol hasta los centros de corte de las petroleras. La conclusión es que el bioetanol de maíz genera un 68% menos de emisiones GEI respecto a las naftas derivadas del petróleo. Por ello decimos que el bioetanol de maíz, además de ser renovable, y de tener más octanaje que las naftas, es un combustible limpio, y por tal, mejor para la salud de las personas.

ACA Bio es un modelo asociativo formado por ACA y 60 cooperativas ubicadas en las 5 provincias pampeanas (Entre Ríos, Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe y La Pampa), que reúne a 40 mil productores agropecuarios. Esta industria tiene la particularidad de que no consume energía de red sino que genera su propia energía eléctrica a través de los excesos de vapor que se originan en el proceso industrial. A través de una caldera de alta presión se pone en funcionamiento una turbina que produce la energía eléctrica que necesita todo el predio, hasta una capacidad de 6 MWh.
El balance ambiental de ACA Bio es inmejorable, ya que no genera efluentes de su proceso industrial, y los efluentes líquidos provenientes de las áreas de servicios, son conducidos por tuberías para alimentar un equipo de riego para 60 hectáreas, instalado en un campo contiguo propiedad de la Cooperativa. Con ello se cierra la huella hídrica, ya que el agua extraída de pozos para alimentar todo el proceso industrial, regresa al suelo como riego complementario.

 
 

La mayor demanda de maíz en origen hace que el productor agropecuario reciba un mejor precio por su cereal; quienes producen carne y leche tienen acceso a fuentes de alto contenido proteico que abarata las dietas de sus raciones para la nutrición animal; y el recupero del dióxido de carbono del maíz ha sustituido gas de origen fósil que antes se utilizaba para tal fin. El trabajo de calidad para operarios, técnicos y profesionales que trabajan en la planta industrial, sumado al hecho que el estado nacional sustituye la importación de naftas con el bioetanol producido en Argentina, y que el conjunto de la sociedad accede a un ambiente más limpio, nos lleva a la conclusión que ACA Bio es una empresa "win-win" que genera beneficios para todos.

Como dato adicional, ACA Bio almacena el 20% del maíz en los silo bolsas que la Asociación de Cooperativas Argentinas elabora en su planta industrial ubicada en Gral. Pico, provincia de La Pampa. Cuando el maíz almacenado en los Pentasilos marca ACA es enviado al proceso industrial, estos silobolsas son barridos y doblados, y se envían a la planta industrial de recupero de residuos plásticos del campo que ACA construyó en Cañada de Gómez, provincia de Santa Fe. Junto a los bidones plásticos de fitosanitarios que produce en su planta industrial de Campana, provincia de Buenos Aires, la Asociación de Cooperativas Argentinas está enviando al mercado unas 6.000 toneladas anuales de plástico, entre bidones y silo bolsas. Con el propósito de reutilizar el 100% del plástico que ACA envía al mercado, desde mediados de 2017, se ha comenzado a recuperar el plástico usado del campo, convirtiéndose así en la única empresa de Argentina productora de fitosanitarios y silobolsas que generará un balance ambiental neutro, extendiendo la vida útil del polietileno usado, sin necesidad de utilizar nuevo gas para la producción del polietileno virgen equivalente.

ACA además construyó el criadero de cerdos Yanquetruz ubicado en las cercanías de Villa Mercedes, provincia de San Luis.
A los fines de solucionar el problema ambiental derivado de los efluentes líquidos de este emprendimiento industrial, se instalaron cuatro biodigestores que generan electricidad a partir de las heces de los cerdos y biomasa de maíz. ACA licitó a través de los planes Renovar, 2 MWh de energía eléctrica de biogás que se venden al sistema eléctrico nacional.

Además, en dicho predio, se genera la propia energía para la calefacción de las instalaciones donde habitan unos 40.000 porcinos. Los cerdos provenientes de 2.900 madres (San Luis), de otras 1.000 madres de la Cooperativa IPA Marcos Juárez y de otras 1.000 madres de la Cooperativa Cotagro de Gral. Cabrera, se faenan en un frigorífico que ACA tiene en Justiniano Posse, provincia de Córdoba, donde se elaboran los productos alimenticios Magret. En esta locación, a partir de la mucanga (desechos de la faena sin valor económico) se alimentan dos biodigestores, que generan energía eléctrica a través de biogás, para propio consumo del frigorífico, energía térmica para procesos de cocción y energía para las cámaras de frío del establecimiento.

Las aguas derivadas de los biodigestores de Yanquetruz, que reciben unos 400 m3 / día de efluentes líquidos, son ricas en nutrientes, y son utilizadas para ferti-riego en campos cercanos al criadero de cerdos, donde ACA produce las semillas híbridas de maíz y sorgos, que luego se procesan en su planta de clasificación de semillas de Pergamino, provincia de Buenos Aires. ACA Bio y Yanquetruz, dos empresas que utilizan el maíz como materia prima, son industrias que producen energía y alimentos en cada caso, dan trabajo de calidad en el interior del país, y pueden exhibir un balance ambiental favorable.