REVISTA BIMESTRAL
OCTUBRE - NOVIEMBRE 2018 I NUMERO 158
BIO ECONOMIA
» Comisiones
» Capacitaciones

 

Innovación
para una Competitividad Sostenible


 
.
   
Dr. Claudo Dunan
Director de Estrategia Bioceres S.A.
 
   


Desafíos y Oportunidades

En los últimos años se ha acelerado el consenso que el desarrollo de una bioeconomía competitiva representa una gran oportunidad para el crecimiento del país. El contexto es desafiante: en los próximos 30 años aumentará la demanda de calorías, proteínas, energía, y agua potable en más de 50%. La baja disponibilidad de tierra para aumentar la producción, sumada al impacto ambiental negativo de continuar deforestando, implica que la demanda deberá ser suplida incrementando rendimientos y reduciendo pérdidas. Actualmente, un tercio de los alimentos producidos se pierden en la cadena de abastecimiento de producción a consumo.
El cambio climático condiciona como enfrentamos estos desafíos y logramos cubrir las demandas ya que es necesario incorporar tecnologías que permitan reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en 80% para el 2050.
Estamos entrando en un nuevo paradigma económico: bajo en carbono, eficiente en el uso de recursos, socialmente inclusivo, y donde la sostenibilidad reemplazará business as usual.
Dentro de este paradigma, los bionegocios representan una oportunidad de crecimiento sostenible y nos permitirán:
> Reducir la dependencia de combustibles fósiles.
> Mitigar el impacto del cambio climático.
> Aprovechar recursos renovables en forma.
> Transformar recursos renovables la zona de producción, desarrollando economías de repetición (en contraste con una economía de escala), creando valor y empleo locales claves para nuestro país.
> Diversificar los ingresos de productores, reduciendo su dependencia en la volatilidad del mercado de granos y de las políticas agropecuarias de coyuntura
> Incrementar la rentabilidad de los productores a partir del uso de tecnologías que generan alto valor agregado para las materias primas de origen agropecuario, forestal, y pastoril.

Pero el aprovechar esta oportunidad depende de nuestra capacidad de innovar en forma disruptiva. Sólo a partir de generar conocimiento y transformarlo en tecnologías y productos seremos competitivos en la nueva economía global.
En todos estos temas las propuestas de Bioceres dan respuestas positivas y verificables, algunas de las cuales les presentamos en esta nota.

Bioceres: Innovación para Competir

Bioceres es una plataforma integrada de agrobiotecnología que utiliza distintas tecnologías para aumentar la productividad de los cultivos y expandir la matriz de aplicación de las materias primas. Fue creada en diciembre 2001, cuando un grupo de 23 innovadores pertenecientes en su mayoría a AAPRESID se permitieron soñar y fundaron una empresa de agro-biotecnología para las necesidades de los productores argentinos.
Hoy Bioceres es una empresa presente comercialmente en 25 países, con ingresos superiores a USD 140 millones, emplea a mas 500 empleados, y tiene 217 patentes otorgadas o pendientes.

Me referiré a tres áreas de innovación:
> Organizacional
> Productos y Servicios
> Modelos de Negocio

Innovación Organizacional
Bioceres es un ejemplo de éxito de articulación público- privada donde el sector público aportó recursos humanos, equipamiento, financiamiento y el sector privado financiamiento, gerenciamiento y estrategias de captura de valor.
Desde su fundación, Bioceres ha creado numerosas empresas de base biológica, con socios estratégicos locales e internacionales, con estructuras organizacionales acordes a las tecnologías a desarrollar y a los mercados a los cuales llegar. Mas detalle sobre estas empresas se puede encontrar en www.bioceres.com.ar.

Innovación en Productos y tecnologías
En Bioceres desarrollamos tecnologías y productos en dos áreas principales:
> Productividad de cultivos.
> Soluciones Emergentes.


Productividad de Cultivos


Soluciones orientadas a aumentar el rendimiento y calidad de un cultivo, que permitan reducir la huella ambiental de la agricultura, principalmente mediante tecnología en semillas, protección y nutrición de cultivos.
En esta nota sólo me referiré a HB4®, una tecnología disruptiva para los cultivos de soja y trigo. Información sobre nuestro pipeline puede obtenerse en www.bioceres.com.ar

HB4®, tolerancia a estrés hídrico
La tecnología HB4® confiere tolerancia a estrés hídrico en cultivos como soja, trigo, y alfalfa. Esta tecnología se desarrolló a partir de un descubrimiento realizado por el equipo de la Dra. Raquel Chan (CONICET, UNL). Bioceres, obtuvo la licencia para desarrollar la tecnología en especies de interés agronómico, iniciar estudios a campo y realizar todos los procesos necesarios para que los distintos cultivos modificados alcancen el mercado. La soja HB4® cuenta hoy con la aprobación condicionada en Argentina (CONABIA, SENASA y Dirección Nacional de Mercados) y en Estados Unidos (Food and Drug Administration -FDA) al quedar demostrado su inocuidad alimentaria y que carece de impacto ambiental negativo en el agro ecosistema. Actualmente, el evento está siendo considerado para su aprobación por el gobierno de la República Popular de China y por las autoridades de Uruguay. En Paraguay y Brasil, se están llevando adelante estudios a campo desde 2016.
En trigo, el evento ha sido aprobado por CONABIA y SENASA, faltando la aprobación de la Subsecretaria de Mercados Agropecuarios. La soja con tecnología HB4 puede rendir hasta un 20% mas que variedades sin el evento mientras que en trigo la diferencia puede llegar a 25%. Ante la falta de estrés hídrico, no hay penalidad en el rinde de las variedades HB4®, una característica única de nuestra tecnología.

HB4® es un ejemplo de las oportunidades que genera la articulación público-privado para transformar conocimiento en innovación productiva de alcance global.

Soluciones Emergentes

Soluciones enfocadas al agregado de valor mediante la diversificación de la matriz de aplicaciones de materia prima agroindustrial.

Quimosina
En nuestra plataforma de Molecuar Farming, hemos desarrollado variedades de cártamo (Figura 1) que en la semilla producen quimosina, enzima usada en la producción de quesos. A partir de esta tecnología y en sociedad con Porta Hnos., hemos creado AGBM empresa que produce quimosina a escala industrial en una biorefinería ubicada en la planta de Porta Hnos. en la provincia de Córdoba. Esta tecnología es sustentable y rentable. Utiliza luz solar como energía, fija carbono y cambia el valor del cultivo: de cada tonelada de cártamo se extrae 1 kg de quimosina cuyo valor de mercado es de 4-5.000 USD/kg, mientras que la tonelada del cártamo tradicional es de 200 USD/ton.

 
Figura 1. Cultivo de cártamo. Vistas de la Planta AGBM.
 

El mercado de quimosina es de USD 200 millones y la planta de AGBM puede producir el 20% del mercado global. Actualmente estamos trabajando en la producción de otras enzimas industriales con el uso de nuestra plataforma de Molecular Farming.

Bioplásticos a partir de glicerina
Bioceres, a través de INMET, tiene una gran experiencia en el uso de glicerina para la producción de moléculas de mayor valor agregado. Esta nueva tecnología tiene el potencial de aumentar significativamente el valor de la glicerina cruda mediante su transformación en PHA/PHB. INMET utiliza glicerina cruda y refinada para alimentar Bacillus Subtilis, durante la fermentación, la bacteria crece y acumula PHB en su interior. Luego por hidrólisis y separaciones centrífugas se recupera y purifica el producto.
La combinación de PHB con algunos aditivos resulta en cambios en las propiedades físicas y químicas para dar una aplicación específica al producto final.
Nuestra tecnología permite transformar glicerina cruda, una materia prima de 100 USD/ton en bioplásticos cuyo valor en el mercado supera los 4.000 USD/ton.

Energía Eléctrica a partir de Pastos
A partir de un convenio con la Provincia de Santa Fe se está trabajando en los Bajos Submeridionales en este nuevo paradigma, transformar biomasa de baja calidad y productividad en energía y desarrollo. Actualmente, el espartillar de muy baja productividad bajo sistemas de cría bovina, se somete a quemas periódicas para generar un rebote apto para su pastoreo, con el consiguiente impacto ambiental negativo. La propuesta es recolectar esa biomasa, gasificarla y generar energía eléctrica. Esta conversión hace que los ingresos por tonelada de espartillo pasen de 15 a 180 dólares. Además de la disponibilidad de energía en zonas marginales, acceso a bonos de carbono o a bioinsumos de alto valor.

Con la provincia de Buenos Aires, en el marco de la Agricultura post Granaria se ha firmado un convenio que permitirá con esta misma lógica aprovechar la biomasa del rastrojo de trigo, residuos forestales del delta o pastizales de la Depresión del Salado. De ellos se obtendrán biomoléculas de alto valor, energía y aditivos para la construcción.

Innovación en Modelos de Negocio
Bioceres Ventures conecta a los actores clave para crear bioempresas de alto impacto (Figura 2). Los grupos emprendedores son generalmente productores/agro-empresarios que buscan diversificar ingresos y aumentar rentabilidad a su producción. Incorporamos tecnologías de nuestro pipeline y provenientes de otras empresas locales e internacionales. Seleccionamos las tecnologías de acuerdo al tipo de biomasa y a los mercados potenciales para los bioproductos obtenidos.

 
Figura 2. Esquema de Bioceres Ventures.
 

Trabajamos con gobiernos nacionales y subnacionales interesados en crear regulaciones y leyes que promuevan el desarrollo de bioempresas. Bioceres Ventures tiene proyectos de desarrollo de bioempresas a base de maíz, trigo, forestales, pastos, glicerina, y caña de azúcar.
Desde su creación la historia de Bioceres es una historia de innovación y de compromiso con la economía del conocimiento.
Nuestra meta es continuar creando bioempresas que generen una competitividad sostenible, medio de desarrollo económico social y ambiental.