REVISTA BIMESTRAL
DICIEMBRE 2018 - ENERO 2019 I NUMERO 159
SENASA Y LOS PROFESIONALES
» Comisiones

 

La simplificación
de trámites en el Senasa, beneficia a los usuarios del servicio


 
.
   
Ing. Prod. Agropecuaria Ricardo Negri
M.N. 00901*33*15
Presidente del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria
 
   

El Senasa es un eslabón clave en el proceso agroexportador argentino, por lo tanto resultaba imprescindible seguir trabajando en adaptar el Organismo para contribuir a que los productores se vuelvan más competitivos. Justamente, con esta visión se inició el proceso de desburocratización y simplificación. Pretendemos un Organismo profesional y eficiente para continuar la apertura hacia el mundo, cuidando la sanidad e inocuidad de los alimentos que consumimos. Tenemos muy claro que la sanidad e inocuidad es una distinción de nuestro país mirando a las cadenas productivas y atendiendo especialmente lo que consumen los 43 millones de argentinos y los 180 mercados que tenemos abiertos en todo el mundo.

Pensamos en el servicio y en hacerle la vida más fácil a la gente.
Iniciamos este camino con un relevamiento integral de la normativa regulatoria de la sanidad, calidad e inocuidad agroalimentaria, justamente con los aranceles y los trámites que se gestionan ante nosotros. Con el dictado del decreto 27/2018, comenzó una nueva instancia en la desburocratización y simplificación normativa y de trámites administrativos. Este decreto modificó distintos trámites y procedimientos en la órbita del Senasa y derogó quince normas, algunas que databan de 1936, que dificultaban el libre intercambio de mercadería y no hacían otra cosa que generar más trámites al administrado, burocratizando y ralentizando el servicio.

 
 
La derogación de estas normas no significó en manera alguna reducción o ausencia de regulación en las materias que involucran a cada una, sino lo contrario. Fueron superadas por normas posteriores y, por ende, adaptadas a las nuevas necesidades del mercado y las regulaciones nacionales y exigencias internacionales. Todo sin perjuicio del férreo mantenimiento del objetivo del bien público en la materia, como lo es la seguridad agroalimentaria como valor a seguir. En este contexto, resulta fundamental resaltar las disposiciones de la Ley 27.233, por la cual se declaró de interés nacional la sanidad de los animales y los vegetales, así como la prevención, el control y la erradicación de las enfermedades y de las plagas que afectan la producción silvoagropecuaria nacional, la flora y la fauna y la calidad de las materias primas producto de las actividades silvoagrícolas, ganaderas y de la pesca. La misma norma también declaró similar interés por la producción, inocuidad y calidad de los agroalimentos, los insumos agropecuarios específicos y el control de los residuos y contaminantes químicos y microbiológicos en los alimentos y el comercio nacional e internacional de dichos productos y subproductos.

En esa línea de razonamiento, el artículo 2 de la citada ley declaró de orden público las normas nacionales por las cuales se instrumenta o reglamenta el desarrollo de las acciones destinadas a preservar la sanidad animal y la protección de las especies de origen vegetal y la condición higiénico-sanitaria de los alimentos de origen agropecuario. Así, el Senasa dio inicio a un nuevo enfoque institucional que también lo refleja el dictado de la Resolución 61/2018 del Ministerio de Agroindustria, que simplificó todas sus operaciones, pasando de 1790 aranceles a 301, de 280 trámites a 126 y de 188 registros a 102. Con esta simplificación, el Senasa profundizó su objetivo de agilizar las prestaciones que brinda y eliminar las cargas innecesarias para los usuarios; lo que reduce costos, incentiva la productividad y fomenta la competitividad.

Todo lo comentado sobre desburocratización de aranceles, trámites, registros y normativa, se continúa con un proceso de mejora permanente donde se relevan los flujos de trabajo de cada área del Organismo sobre las distintas cadenas productivas, determinando las oportunidades de mejora. Estos diagramas obtenidos son discutidos con las áreas internas y presentados al Consejo Consultivo del Senasa -integrado por representantes de productores de todas las cadenas productivas y consumidores- para su evaluación y aportes. Como resultado de este trabajo se logran modificaciones normativas que pasan a consulta pública, mejoras y cambios en los sistemas de gestión y en los procesos del Senasa. A ésto se suma el trabajo junto con otros organismos y áreas de Gobierno, como la generación de Trámites a Distancia (TAD) con el Ministerio de Modernización, donde el Senasa ya tiene más 40 trámites operativos en esa plataforma que ahorra tiempo al usuario. También los logros que se alcanzaron trabajando con la Secretaría de Simplificación Productiva de la Nación, donde se unificaron varios registros del Senasa, el INASE, la AFIP y la Secretaría de Agroindustria, en el nuevo Sistema de Información Simplificado Agrícola (SISA) que simplificará lo vinculado a la actividad de producción y comercialización de granos y semillas en proceso de certificación -cereales y oleaginosas- y legumbres secas. Y algo similar con las integraciones de sistemas que se están desarrollando junto con la Aduana para simplificar los procesos a los usuarios y compartir información dentro de organismos clave en el comercio exterior del país.

Todas estas adecuaciones demuestran el constante trabajo en pos de la transparencia, agilidad y modernización que se manifiesten como mejoras en el servicio prestado a los administrados. Hemos cambiado la imagen de los puertos de la Argentina hacia el mundo porque hoy somos transparentes en las operatorias, a raíz de la aplicación de una resolución que establece la tarea junto a los privados.

El mundo cambió, el Senasa está cambiando. Hoy la Argentina cuenta con aproximadamente 180 mercados abiertos para los productos agroindustriales. Volvimos al mundo porque volvimos a ser un cliente confiable. Si después de 17 años de negociaciones logramos llegar a las góndolas de EE.UU. con los limones tucumanos o a China con carne bovina, es porque primero conseguimos garantizar la calidad acá y para todos nosotros. El Senasa tiene que brillar porque es una herramienta clave para convertir a la Argentina en el supermercado del mundo.