REVISTA BIMESTRAL
DICIEMBRE 2018 - ENERO 2019 I NUMERO 159
SENASA Y LOS PROFESIONALES
» Comisiones

 

Laboratorio Vegetal del Senasa
Referente clave en el Diagnóstico de Plagas Agrícolas


 
.
   
Ing. Agr. María Elena Manna
M-N. 09765*46*01
Coordinadora de Plagas Y Enfermedades de las Plantas del Senasa
 
   


Argentina es uno de los 169 países que adhieren a la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF) que responde a las políticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). En dicha Convención, se acuerdan protocolos para ejecutar medidas fitosanitarias aplicadas en el comercio a fin de resguardar a los países del ingreso de plagas a través del comercio internacional.

En este sentido, los laboratorios del Senasa implementan y mantienen el sistema de gestión de la calidad según la norma ISO 17.025/IRAM 301 que establece los requisitos que deben cumplir los laboratorios de ensayo y calibración. El cumplimiento de esta norma es acreditado por el Organismo Argentino de Acreditación (OAA).
La Coordinación de Plagas y Enfermedades de las Plantas del Laboratorio Vegetal del Senasa cuenta con dos ensayos de diagnóstico acreditados por la OAA: Cancrosis y Mancha Negra de los Cítricos. Además de normativas nacionales, regionales e internacionales el área sigue los lineamientos de la Norma Internacional para Medidas Fitosanitarias (NIMF) Nº27 para la elaboración de protocolos de diagnóstico de plagas. Criterios que son armonizados con el Comité de Sanidad Vegetal (COSAVE), del Cono Sur de Latinoamérica.

 
 

En general, se analizan muestras oficiales, tomadas por los inspectores del Senasa en los diferentes puntos de ingreso y egreso del país. Pueden ser muestras de distinto tipo: productos de importación, de predios cuarentenarios, de exportación, de monitoreos, y también de particulares. Los análisis solicitados comprenden el diagnóstico de una plaga (insectos, ácaros, hongos, bacterias, nematodos, virus) como comprobar la viabilidad y/o efectividad de bioinsumos. Las técnicas a utilizar dependen del tipo de análisis solicitado. Anualmente, se realizan aproximadamente veinte mil determinaciones analíticas. Los resultados respaldan las medidas a tomar por parte del Senasa.

Por su parte, la Dirección Nacional de Protección Vegetal (DNVP) del Senasa diseña y ejecuta los distintos programas de control, prevención y erradicación de plagas. El Laboratorio Vegetal complementa estas tareas, con el análisis y diagnóstico sobre la presencia, ausencia y/o distribución de una plaga. Además participa en la elaboración de los protocolos de los monitoreos y capacita a los inspectores del Organismo, entre otras acciones. Se responde al compromiso de ampliación de la Red de Laboratorios del Senasa promoviendo talleres donde se difunden las normativas relacionadas a los requisitos de inscripción de los laboratorios regionales así como capacitaciones sobre determinaciones de plagas según la necesidad expresada por dichos laboratorios.

Durante el último tiempo, hubo avances muy importantes en la variedad y complejidad de las tareas del Laboratorio Vegetal del Senasa, debido a las crecientes exigencias de los mercados a los que exporta la Argentina. Se debe responder a demandas de mayor transparencia entre los organismos fitosanitarios, y demostrar que los protocolos que se utilizan o los tratamientos aplicados, no afecten negativamente al ambiente ni a la biodiversidad.

 
 

Se observa una mejora continua en los métodos aplicados, trabajando en determinados programas articuladamente con otras instituciones, por ejemplo: los institutos nacionales de Semillas (INASE) y de Tecnología Agropecuaria (INTA); institutos sanitarios provinciales y universidades públicas y privadas.
Asimismo se ha avanzado considerablemente en la incorporación de nuevas tecnologías en distintas áreas, como por ejemplo en el Departamento de Virología y Técnicas Moleculares, donde se aplican distintas técnicas de identificación y utilizan diversas variantes de la técnica de PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa), que sirven para la identificación directa de plagas, como en el caso de la bacteria causante del HLB, el hongo involucrado en la enfermedad de la mancha negra, etc. También como técnica de confirmación, brindando apoyo a otras áreas que necesitan complementar sus resultados mediante PCR con o sin secuenciación posterior.

El expertise en el diagnóstico se logra con la capacitación y la permanente actualización del personal involucrado, y con el equipamiento e insumos necesarios.
Un aspecto clave dentro de las competencias de esta Coordinación es el recurso humano. La capacitación y actualización continua con reconocidos especialistas en las áreas de incumbencia, resulta un insumo de trabajo fundamental. Asimismo, los profesionales del área con experiencia aplican sus conocimientos en el día a día y para la formación del personal incorporado.

 
 

En los últimos tiempos, se ha brindado capacitación específica a nivel nacional e internacional sobre: criterios de toma, acondicionamiento y envío de muestras al laboratorio; reconocimiento de enfermedades en cítricos; identificación de especies de ácaros de interés agrícola y cuarentenario; diagnóstico de cancro bacteriano; enfermedades en viveros de frutilla; reconocimiento de patógenos; identificación de insectos e inspección entomológica de muestras, identificación de especies de Moscas de los Frutos y otros dípteros cuarentenarios e identificación de Polilla de la Vid; entre otras. Todas estas actividades tienen como objetivo responder a la formación constante de profesionales y técnicos, favorecer el intercambio profesional, consolidar grupos de trabajo armonizados y crear una red de contactos, que resultan fundamentales para el desarrollo de un sistema estandarizado de análisis tanto a nivel local como regional.

La Argentina, y el Senasa en particular, realizan todo este esfuerzo para mantener el estatus fitosanitario resguardando la salud ambiental y pública, en aras de un crecimiento continuo en materia de sanidad vegetal, ciencia y tecnología.