REVISTA BIMESTRAL
FEBRERO - MARZO 2019 I NUMERO 160
AG TECH EN SILICON VALLEY FORUM
» Capacitaciones

 

La carne en Argentina



 
.
   
Juan Jose Grigera Naon
Especialista internacional en Carne Bovina. IPCVA. SRA. Foro Mercosur de la Carne.
 
   

Considera que desde su punto de vista, la carne artificial debería llamarse músculo artificial o incluso proteínas artificiales musculares. La carne proviene del músculo animal con todos sus componentes y pasa por importan-tes transformaciones bioquímicas que no se consideran en la producción artificial.

Para el caso de nuestro país, si un mercado como la Unión Europea pone como condición sine qua non que la carne que nos compren sea libre de hormonas, el producto artificial quedaría fuera de mercado e incluso habría que cambiar el marco regulatorio de nuestro país. También se aduce que se puede mejorar el perfil de ácidos grasos pero se puede lograr también con sistemas de producción pastoriles. En cuanto a la carne sin grasa intramuscular que es preferida por algunos mercados, se logra con los sistemas de producción.

Es cierto que la percepción del consumidor y sobretodo los más jóvenes son los que están dispuestos a probar pero ello no quiere decir que adoptarían este producto. Al tratarse de un producto sintético no puede considerarse bajo ningún marco regular regulatorio como carne, la batalla normativa está en marcha y seguro se va a intensificar.

Hay algunas compañías que basan su estrategia comercial en el producto tradicional reconociendo el trabajo de los productores y otras muy poderosas también que realizan inversiones en estos productos no tradicionales. Considera que la instauración de sistemas biotecnológicos de producción masiva representaría en primera instancia un fuerte impacto económico y social en aquellas personas o sectores que dependen de la ganadería tradicional e industrias afines como los productores y profesionales agropecuarios y una amenaza para la supervivencia de las pequeñas y medianas ciudades del interior con un alto nivel de vida basada en la industria frigorífica y la cadena de comercialización.

El 86% del consumo de la materia seca del ganado de todo el mundo consiste en alimentos que no constituyen ninguna competencia para los seres humanos. En el peor de los casos de los rumiantes, un kilo de carne requiere de 2.8 kilogramos de alimentos consumibles por los seres humanos.
Desde el IPCVA, hay una inversión importante en la investigación asociada a la producción de carne pero en temas como Buenas Prácticas de Manejo, e impacto ambiental y Bienestar animal entre otros.

Como conclusión, el desafío para este producto es imitar a la carne en términos de calidad, percepción sensorial, a un precio razonable para que sea aceptado por los consumidores.
Más allá de aspectos tecnológicos y económicos el consumo de este producto -que no es carne- debe convencer al público que conlleva beneficios personales, sabor, seguridad ,ser saludable y beneficios en la sociedad como seguridad alimentaria y preservación del medio ambiente y ésto es incierto.