REVISTA BIMESTRAL
FEBRERO - MARZO 2019 I NUMERO 160
AG TECH EN SILICON VALLEY FORUM
» Capacitaciones

 

Reflexiones
sobre el Agro 4.0 en Argentina y la región



 
.
   
Gustavo Béliz
Director del Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe, Intal del BID.
 
   

Planteó referirse al impacto de las tecnologías en el mundo productivo y en el mundo del trabajo en nuestra región, las oportunidades y los riesgos.
Las tecnologías incorporadas a los procesos productivos y la automatización no funcionan con piloto automático.

Requieren instituciones y requieren personas por eso antes que hablar de tecnologías tenemos que hablar de seres humanos. El gobierno 4.0 para que acompañe a una economía 4.0 tiene el problema en América Latina que está navegando con un instrumental propio de la economía 2.0, de la economía industrial clásica y no de la economía post industrial con fuerte asiento en las tecnologías digitales.
Vinculado a la Inteligencia artificial, tenemos un desafío en convertir trillones de datos en análisis predictivos y en valor.

 
 

El desafío para América Latina de la inteligencia artificial bien empleada puede permitir un crecimiento del 25 % de nuestro PBI al 2035. Pero eso no va a ocurrir con gobiernos que actúen con piloto automático, requiere adecuado instrumental y una serie de políticas públicas también muy precisas.
Hay una innovación intangible asociada al cambio tecnológico que no está siendo registrado por las cuentas nacionales de toda América Latina.

Otro mensaje que trasmitió fue que debemos perder el miedo a la robótica, comparando estadísticas y pronósticos de reemplazo de robots por personas, considera que hay enormes oportunidades de creación de empleo con los robots pero se requieren gobiernos con políticas públicas que no actúen pensando que la automatización es compatible con el piloto automático de las instituciones.

Desde el INTAL desarrollaron un índice propio de los riesgos de automatización de los empleos en Argentina y nuestro país se encuentra aproximadamente con un riesgo medio de automatización. Un elemento importante es que cuanto más desigual es una sociedad, mayor riesgo de que los robots reemplacen a los seres humanos, o sea que el peligro es la falta de equidad. El fenómeno que comienza a surgir en los últimos años es que los robots empiezan a reemplazar empleos de servicios y no sólo empleos clásicamente industriales o tareas rutinarias sino tareas de pensamiento.

La economía basada en el conocimiento es un área donde los robots o los programas de inteligencia artificial comienzan a tener un altísimo nivel de incidencia. El tiempo de aplicación de estas tecnologías requiere una economía política, decisiones regulatorias, reentrenamiento del personal y alianzas 4.0.
La automatización requiere adecuadas alianzas en primer lugar entre países. Los países que discuten cláusulas tecnológicas en sus acuerdos internacionales aumentan en un tercio sus exportaciones con contenido tecnológico y empleos de calidad. Hoy el mundo discute aranceles pero también datos: propiedad, flujo y apertura de los datos.

Hay una diagonal que une al agro, a la industria y a los servicios, que atraviesa transversalmente esas realidades y que no siempre es adecuadamente percibida; se requieren alianzas con la Academia. Citó el ejemplo del Consejo de sabios que creó España para desarrollar un plan estratégico en inteligencia artificial. Señaló que la inteligencia artificial es algo muy importante para dejarlo solamente en la mano de los tecnólogos. A nivel mundial se han reunido un conjunto multidisciplinario de expertos para ver las consecuencias de las máquinas que piensan y que predicen el futuro sobre nuestra vida como comunidad y nuestro mundo productivo. No sólo cuentan las matemáticas y las ingenierías informáticas sino también las ciencias del comportamiento, la empatía, las emociones, la capacidad de ponerse en el lugar del otro y otras cosas que por ahora los robots no han sido capaces de desarrollar.

También se requiere marco regulatorio y un set de incentivos para generar puestos de trabajo y mejorar y achicar la brecha digital en nuestros países y regiones. La región requiere “justicia social tecnológica”, la tecnología debe ser un puente y no un nuevo muro para dividir a la sociedad.

Se requieren nuevas habilidades y los institutos de formación gremiales asociados con los institutos del sector educativo tienen que dar este salto de calidad. Hay oportunidad de incorporar la alfabetización tecnológica en los programas sociales. La OIT acaba de emitir un documento que dice que los empleos verdes son una enorme oportunidad de conjugar a nivel mundial el cuidado del medio ambiente y el desarrollo tecnológico, se habla de más de 20 millones de empleos verdes que se podrían crear asociados a la inteligencia artificial en infraestructura sostenible, en agricultura sostenible y en nuevos modelos de aplicar tecnologías asociadas al ambiente.

Las ventajas productivas del futuro son ventajas innovativas, el mundo va a un sistema innovador donde cuenta la capacidad de conocimiento y de innovación de su fuerza productiva que no son sólo los trabajadores sino también los gerentes, empresarios y líderes corporativos. Hay numerosos países que han lanzado planes y estrategias nacionales de inteligencia artificial, las oportunidades tecnológicas pueden ayudarnos a cerrar la brecha de empobrecimiento.

Por último habló de los valores 4.0 y la ética de los datos, cómo los usamos y con qué nivel de ética, de solidaridad y de transparencia. Macrón en Francia está proponiendo que se constituya un panel intergubernamental para medir los impactos de la inteligencia artificial. También hay que discutir el nuevo derecho de propiedad sobre los datos, si se van a abrir o no los algoritmos, algo que se está discutiendo en todos los acuerdos comerciales internacionales.

Como mensaje final concluyó con una frase de Antoine de Saint-Exupéry“no se trata sólo de prever el futuro sino de hacerlo posible”. Concluyó diciendo que “el futuro no es ni impredecible ni inumanitario. Si somos capaces de soñarlo, puede ser maravilloso”.