REVISTA BIMESTRAL
ABRIL - MAYO 2019 I NUMERO 161
Capacitaciones y destacados 2018 Comenzando 2019
» Capacitaciones

 

El valor a futuro del profesional
en la producción de cultivos especiales


 
.
   
Ing. Prod. Agrop. Adrián Poletti
MN 00724 * 33 * 15

Incrementar Consultoría Agropecuaria
 
   

Tanto a nivel de cultivos especiales, economías regionales, como en la producción de commodities diferenciados, el Ingeniero Agrónomo debe cumplir un papel fundamental.

En el día 24 de febrero se entregaron los premios Oscars y surgió que Bohemian Rhapsody fue la producción que más premios recibió. Si viste la película, centrate en la primer escena del film, donde se observa a un Freddie Mercury concentrado esperando a entrar a un estadio de Wembley repleto, en el primer recital Live Aid organizado, esta vez para enviar dinero a los chicos de áfrica para que pudieran comer. Imágenes de chicos famélicos de Etiopía recorrían el mundo, mostrando como morían de hambre. Para la misma época, la Madre Teresa de Calcuta trabajaba para salvar de la muerte por inanición a habitantes de esa región de la India. El mundo estaba en modo "Produzcan A Como Dé". Poco importaba el cómo, sino que lo relevante era el cuánto produjiste. Y en esta realidad, el papel del agrónomo era poco relevante. De esa realidad pasamos a que se debía producir con la menor incidencia ambiental posible, donde los principios activos conocidos como Banda Verde pasaron a ser los de mayor valor, a la situación de hoy, donde estos mismos productos, si bien siguen siendo aceptados, son sometidos permanentemente a disminuciones en los Límites Máximos de Residuos (LMR) admitidos.

 
 
Hoy en día, Etiopia, pasó a exportar alimentos y la India es hoy la economía de mayor crecimiento mundial, proyectándose como la tercera en importancia hacia el año 2030. El lector se preguntará que tiene que ver todo lo antes dicho con el rol del agrónomo. Y la respuesta es muy simple. Pasamos de "produzcan a como dé" a un modo "quiero tener garantizada la inocuidad de lo que consumo", dado que ahora tengo recursos, tanto para pagarlo como para controlarlo. Y es en este punto donde nuestra profesión cobra especial relevancia. Hoy en día, con un código QR leído por un simple smartphone, un consumidor puede acceder a la trazabilidad completa de lo que va a consumir y saber si fue producido bajo que normas sanitarias, de usos de protectivos agrícolas y de cantidad de residuos de agroquímicos que fueron usados para lograr su producción.
 
 
Y en este sentido, la ahora Unión Europea es quien lleva la delantera (para bien o para mal) de las tendencias sobre que agroquímicos utilizar, la cantidad admisible de residuos que pueden tener, etc. Esto es tomado por otros destinos de exportación ajustando los mismos en igual forma y cuantía. Por lo tanto, hoy el profesional de agronomía no sólo está obligado a conocer aspectos de manejo relacionados al cultivo en si mismo, sino que también deberá conocer las consecuencias de su uso respecto al alimento producido. Y en este sentido, los productos de cultivos especiales como legumbres secas, maíz pisingallo, girasol confitero, maní, frutales cítricos y de pepita, huevos, leche y productos cárnicos muestran necesidades de control y trazabilidad más exigentes.

 
 
En su comunicación 757 del 22 de noviembre de 2018, la U.E. pone de manifiesto la necesidad de ese mercado de aumentar la cantidad de proteína vegetal producida intra continente y de realizarlo bajo las estrictas normas de control y uso de defensivos agrícolas autorizados a tal fin, y muestra el crecimiento del consumo en los últimos años de aquellos alimentos producidos en forma orgánica o controlada por el consumidor en cuanto a los niveles de residuos que puede llegar a tener.
Los siguientes gráficos extraídos de dicho informe muestran los niveles de proteína vegetal expresados como proteína cruda que son producidos o importados por la Unión Europea, su uso y sus proyecciones futuras.

 
 
El objetivo de la Unión Europea es disminuir la dependencia, como fuente de proteína, del complejo sojero, donde la producción de legumbres y los complejos colceros y girasoleros vienen tomando relevancia con crecimientos desde el año 2013 tan importantes como que lograron triplicar su producción.
Si nos enfocamos en la producción de legumbres, vemos que Europa está concentrada en aumentar la oferta de arvejas como fuente de proteína, pero con una característica fundamental: todo incremento de la producción de arvejas se usará para reemplazar la dependencia del complejo sojero, dejando por otra parte al resto de las legumbres en manos del sector importador. Pero éstas, deben ser producidas bajo las mismas formas que lo hacen los agricultores europeos. El siguiente gráfico muestra la producción por estado socio de la Unión de las diferentes fuentes de proteína vegetal.

Este gráfico muestra que Europa se está concentrando en producir proteínas vegetales a partir de las siguientes fuentes:
> Tortas de colza y girasol.
> Forrajes proteicos (alfalfa - trébol).
> Arvejas secas (amarillas).
> Faba Beans.

 
 
Dejando de esta manera los cultivos de lentejas, garbanzos y porotos a ser producidos en otros orígenes, pero con una gran salvedad. Estos deberán ser producidos y controlados con las normas impuestas de principios activos y Límites Máximos de Residuos de la Unión Europea. Y es en este punto, donde los agrónomos debemos trabajar y concientizar a nuestros clientes, los productores, que ya no es posible producir de cualquier manera, sino que tenemos que tener en cuenta como hacemos las cosas, ya que nos podemos encontrar, más temprano que tarde, con dificultades en colocar nuestras producciones por falta de control en la forma de cómo lo estamos haciendo. Hoy el problema lo tienen aquellos productos de consumo humano directo. Mañana lo tendrán también los commodities que se industrializan. Sólo cabe observar las tendencias de consumo que se están viendo en los últimos años y cual es su proyección hacia el año 2030.

Que tipo de alimentos se están utilizando para producirlos

Las tres imágenes precedentes nos muestran que:
> Las únicas fuentes de proteína animal cuyo consumo crece en el ámbito de la Unión son los relacionados con productos lácteos, huevos y parcialmente en aves de corral, donde la producción de cerdos crece marginalmente y la de carne vacuna cae en forma importante.
> Que dichas producciones son buscadas de llevarse a cabo mediante el uso de alimentos no modificados genéticamente y en lo posible, lo mas orgánico que se pueda, con un crecimiento del área destinada a este tipo de producción más que relevante.

La consecuencia sobre la proyección de negocios hacia el futuro es la siguiente:

El gran desafío futuro

Evidentemente los hábitos de consumo a nivel europeo y mundial están cambiando hacia alimentos mas sofisticados y mejor producidos. Las exigencias respecto a la inocuidad de los alimentos son cada vez mayores y no sólo en Europa, sino también en aquellos destinos que, hasta hace un tiempo, creíamos que consumían lo que le enviáramos mientras fuera de bajo costo. India comienza a revisar los niveles de glifosato presentes en los alimentos que importan y los mismos no deben superar el Codex alimentario aceptado a nivel internacional. Turquía, Medio Oriente y el Norte de áfrica Mediterránea también van en esa tendencia.

Estamos en un mundo donde la duda en cuanto a la capacidad de producción de alimentos está quedando saldada. La incorporación de áreas productivas como las provenientes de Rusia, Ucrania, Kazajistán, muestran que es posible por ahora abastecer el consumo. Lo mismo ocurre con la síntesis de proteínas artificiales. Por lo tanto, el desafío pasa por no reducir los niveles productivos actuales, pero llevarlos adelante con la mayor inocuidad y salubridad posible. En ésto siglas como LMR (límite máximo de residuos o tolerancia, MRL en inglés) de los alimentos, cantidad de principios activos utilizados por hectárea y por año, impacto ambiental del uso de éstos y la responsabilidad que todo esto trae como consecuencia no va a poder ser llevada adelante sin el aporte profesional de los agrónomos.
Será nuestra responsabilidad tenerlo en cuenta y capacitarnos al respecto.