REVISTA BIMESTRAL
JUNIO - JULIO 2019 I NUMERO 162 
Economías Regionales
» Capacitaciones

 

Desafíos profesionales
en la actividad frutícola

 

 
.
   
Ing. Agr. M. Verónica Boltshauser
MN. 15285*01*01
Asesora técnica
 
   


Esta actividad de carácter intensivo requiere de ingenieros agrónomos capacitados en diferentes rubros, incorporando nuevas tecnologías, aguzando el ingenio para disminuir costos productivos incorporando tecnología a la actividad, como plataformas para poda o cosecha, que hagan más eficiente y amigable el trabajo en el campo o nuevas tecnologías para el control de plagas (confusión sexual, enemigos naturales entre otras), utilización de mallas protección, etc. También buscando alternativas productivas, desde incorporación de nuevos cultivos para diversificación, o incorporando otras estrategias de producción como son la agricultura orgánica y la agricultura biodinámica, en pos de acceder a nichos de mercado, además de producir de manera sustentable. En los empaques también hay modernización, con maquinarias con selectores de defectos electrónicos o nuevas tecnologías disponibles para la conservación de la fruta en frio.

Como vemos son varios los desafíos productivos a resolver, a ésto tenemos que sumarle las exigencias comerciales a cumplir, tanto del orden público (protocolos de exportación a diferentes países, Normas NIMF, etc.) y de orden privado para acceder a los mercados de destino.

 
 

Los consumidores de los países importadores exigen frutas inocuas, producidas de manera sustentable con el medio ambiente y cuidando la salud seguridad y bienestar del trabajador.
Esto lleva a los importadores/compradores (nuestros clientes) a exigir garantías de que lo que compran cumple con dichos objetivos. Para ésto no solo se debe trabajar de esta manera, sino que hay que poder demostrarlo y garantizarlo. Es aquí cuando surgen una serie de normas, que certificadas por terceras partes (certificadoras) o los mismos supermercados, garantizan el cumplimiento.

Además de Normas voluntarias o de carácter privado, existen exigencias legales como el cumplimiento de la Ley de Modernización de la Inocuidad de Alimentos de la FDA (USA - Ley FSMA) que se transforman en exigencias para los importadores, quienes son los responsables de que sus suplidores en el extranjero tengan implementados controles preventivos adecuados.

 
 

Para poder dar cumplimiento a estas normativas las empresas y productores, han contratado implementadores o lo han incorporado en su departamento de Calidad. Hoy en día existe un grupo importante de Ingenieros agrónomos trabajando en estos temas, y que se reúnen periódicamente para actualizarse sobre las modificaciones en las normativas y la posibilidad de que a alguno de los temas solicitados en dichas normas se les dé un cumplimiento regional. Un ejemplo es el análisis de riesgos de la contaminación del agua de riego y el muestreo de la misma llevado adelante por el grupo.

Estas exigencias existen desde hace más de 10 años. Por lo que hay temas que en la región ya están incorporados, como son el respeto a los límites máximos de residuos, el uso de muy pocos principios activos, el uso de productos permitidos, la eliminación de envases de agroquímicos (dos recolecciones de envases vacíos de plaguicidas al año – Agrolimpio). Esto nos ubica en una buena posición para el cumplimiento de las Buenas Prácticas Agrícolas incorporadas al Código Alimentario Argentino (CAA) y que tendrán carácter de obligatorias a partir de enero de 2020.