REVISTA BIMESTRAL
AGOSTO - SEPTIEMBRE 2019 I NUMERO 163
Agro y Profesionales 4.0
» Capacitaciones

 

Big Data y Riego


 
.
   
Jairo Trad
CEO de Kilimo
 
   

La agricultura proporciona aproximadamente el 80% de los alimentos de la humanidad. Pero esta actividad resulta muy dependiente del medio físico, sobre todo de las temperaturas y precipitaciones. Por ello Kilimo creó una plataforma que utiliza Big Data para dar recomendaciones de riego a productores, favoreciendo un uso eficiente del recurso agua.

La agricultura es la actividad económica con mayor difusión geográfica y proporciona aproximadamente el 80% de los alimentos de la humanidad. Sin embargo, es la actividad que guarda más dependencia del medio físico, sobre todo respecto a temperaturas y precipitaciones. Es por eso que a una de las actividades económicas más tradicional le hace falta desarrollos técnicos, científicos y tecnológicos para seguir creciendo. Más aún si se considera que las fronteras agropecuarias han llegado al límite de tierras aptas.

Un aumento de la producción provendrá sólo de mejores rendimientos a través de métodos cada vez más avanzados de producción y planeamiento. Por eso desde Kilimo trabajamos desde hace 5 años en una aplicación que apunta a digitalizar, combinar y analizar grandes volúmenes de datos que favorezcan la toma de decisión para un riego eficaz.

BIG DATA Y RIEGO

Gracias a la aplicación de herramientas tecnológicas 4.0 aplicadas al agro, es posible simplificar esta actividad, en base al procesamiento Big Data y sin la necesidad de instalar equipos a campo, asistiendo así al productor agropecuario para que éste pueda tomar las mejores decisiones. Calcular el agua que necesitan los cultivos es esencial para minimizar el impacto ambiental y contribuir a maximizar los rendimientos.

 
 

Para lograr la mayor eficiencia de este recurso y conocer cuándo y cuánto regar existen diferentes alternativas, una de ellas -y la que utilizamos en Kilimo- es realizar un balance hídrico (BH). Combina información de múltiples fuentes, para saber cuánta agua dispone en suelo.

El resultado ofreces diferentes niveles de humedad, haciendo que la app entregue a cada productor la información necesaria para tomar las decisiones justas y evitar así el exceso o deficiencia del riego:

› Se recolecta información proveniente de más de 8000 estaciones meteorológicas existentes en la zona agrícola Argentina.
› Se utiliza las estaciones meteorológicas disponibles combinando sus fuentes para ajustar la información a cada lote.
› Se combinan las imágenes satelitales para determinar un coeficiente de cultivo específico para cada lote.
› Se mide cada constante hídrica con el lote al inicio del cultivo.
› Se utilizan datos satelitales integrados para detectar circunstancias inesperadas y reaccionar acorde a los cambios en el consumo del cultivo.

 
 

Conocer la humedad del suelo a través del uso del balance hídrico, permite optimizar la utilización del agua y suplir las necesidades hídricas de cada cultivo evitando el aumento del impacto ambiental y los costos.

De esta manera, se evita el consumo innecesario, tanto de recursos económicos como hídricos, beneficiando al productor y promoviendo la sustentabilidad del ambiente.

CONSUMO DEL AGUA EN EL MAÍZ

En Argentina, el maíz es uno de los principales cultivos bajo riego ya que el aporte obtenido por las precipitaciones no alcanza a cubrir las necesidades requeridas campaña tras campaña. El sistema de riego se transforma en un recurso estratégico para que los cultivos logren un incremento de hasta un 70% por ciento respecto a los lotes en secano. La eficiencia del uso del agua para el maíz es de entre 19 y 25 kg de grano por mm de agua consumido. El aporte del agua mediante el riego suplementario ha demostrado ser un recurso de alta eficiencia para lograr aumentos significativos en el rendimiento del cultivo y estabilidad económica en la empresa agropecuaria.

 
 

Sin embargo, muchos productores utilizan como único criterio de manejo del agua la acción de cubrir la evapotranspiración del cultivo durante la totalidad del ciclo.
Esta práctica encuentra sus desventajas en:
› el volumen de agua requerido,
› los efectos negativos que pueden tener los excesos hídricos,
› los costos energéticos elevados que implica este manejo.

El maíz se encuentra entre los cultivos más sensibles al estrés hídrico, especialmente en la etapa de floración, dado que la falta de agua afecta al principal componente del rendimiento: el Número de Granos (NG). Una adecuada programación del riego permitiría obtener rendimientos próximos al potencial, logrando así maximizar el rendimiento por mm de riego aplicado.

A FUTURO

¿Qué pasaría si todos los productores utilizaran tecnología para cuidar el agua y hacer un uso eficiente de ella? Este enfoque revolucionario anima a pensar en el futuro de una agricultura que viene de la mano del conocimiento, apoyado en datos para tomar las mejores decisiones.

Queremos productores aliados con la digitalización y la tecnología, que crean en la oportunidad que ésta nos ofrece para acelerar la transformación la agricultura pudiendo incrementar la productividad e ingresos, impulsando beneficios reales en la reducción del uso de agua.

No es sólo una recomendación de riego, es invitarlos a ser parte de esta revolución digital.

Para más información: www.kilimoagtech.com / info@kilimoagtech.com