REVISTA BIMESTRAL
AGOSTO - SEPTIEMBRE 2019 I NUMERO 163
Agro y Profesionales 4.0
» Capacitaciones

 

La revolución digital
llegó al Agro


 
.
   
Fernando Martinez de Hoz
CEO de Zoomagri
 
   

La determinación de calidad es un proceso clave para el comercio de cereales y oleaginosas, ya que impacta directamente sobre su precio final. En 2017, Zoom Agri se planteó un ambicioso proyecto: determinar la calidad de una muestra mediante inteligencia artificial. Así, le aportó objetividad y transparencia al proceso, redujo costos, y marcó un nuevo paso hacia la revolución digital del agro en el país.

Todos los años se producen a nivel global aproximadamente 3 billones de toneladas de los principales cereales y oleaginosas, las cuales luego de ser cosechadas se mueven a lo largo de las cadenas de valor agroindustriales, desde el campo hasta su destino final, donde se procesan o consumen. Si observamos los cambios tecnológicos acaecidos en los últimos 50 años en el agro, gran parte de la inversión e innovación se focalizó en cómo mejorar la productividad de los cultivos por metro cuadrado, y no en lo que pasa tranqueras afuera. En lo que refiere a post-cosecha, la mayor inversión a nivel global se ha concentrado en obras civiles. Puertos y fábricas cada vez más grandes, cuyos procesos no han cambiado mucho dado el bajo grado de innovación tecnológica. Este marco genera el timing ideal para repensar y generar disrupción en un sinnúmero de procesos y modelos de negocio en la Agroindustria.

La determinación de calidad ha sido históricamente un área sensible en el comercio de cereales y oleaginosas. Y es un proceso clave ya que la calidad de la mercadería impacta directamente en el precio final de la misma. Si bien existen sensores y equipos que miden cuestiones específicas de calidad, la mayor parte de los análisis es realizada por peritos especializados, quienes determinan la calidad luego de observar y analizar una muestra obtenida en el lugar donde se almacena la mercadería o en el punto donde se produce carga o descarga de un camión, vagón, barcaza o buque marítimo. Los avances tecnológicos en Inteligencia Artificial y Procesamiento de Imágenes, apuntalados por industrias como la de los autos autónomos, nos impulsó a pensar que podríamos lograr mejoras que antes parecían imposibles en lo que refiere a determinación de calidad de cereales y oleaginosas.

 
 

ZoomAgri nace oficialmente en Julio de 2017, con una idea simple; poder determinar la calidad de una muestra de cereales u oleaginosas por medio de una foto, en segundos, otorgando la posibilidad de que cualquiera pueda realizar el análisis sin necesidad de ser experto, y aportando objetividad, transparencia y reduciendo los costos del proceso. Detrás de esta idea simple, un proyecto muy ambicioso a nivel tecnológico y de negocios, en el cual se combina un excelente equipo técnico especializado Visión Computacional, Inteligencia, y mucha experiencia en Agronomía y Agronegocios.

Luego de más de un año de desarrollo tecnológico logramos lanzar nuestro primer producto, ZoomBarley. La cebada se transforma en malta mediante un proceso que puede ser brevemente resumido en “germinación y secado”. Dado que las distintas variedades de cebada tienen diferente comportamiento de germinación, es muy importante que las mismas no se mezclen en el proceso de malteo. Hasta hace poco, los análisis disponibles permitían una altísima precisión en la determinación varietal, pero con resultados disponibles en no menos de 5 días. Con ZoomBarley, logramos desarrollar una solución que permite reconocer la pureza varietal de una muestra de cebada con altísima precisión, en menos de 5 minutos y a una fracción del costo. En pocos meses, logramos una excelente penetración en el mercado, teniendo como clientes a malterías, exportadores, acopiadores, y a referentes históricos de la industria como las Cámaras Arbitrales de Buenos Aires y Bahía Blanca. Al momento hemos instalado los primeros equipos en España y Francia, como modelos de Inteligencia Artificial entrenados para clasificar variedades europeas, y estamos preparándonos para lanzar el producto en el mercado Australiano cuando llegue la cosecha el próximo verano.

 
 

Más allá de la disrupción tecnológica, hemos desarrollado un modelo de negocios que facilita enormemente la venta. Entregamos en comodato los equipos que permiten obtener las imágenes de las muestras, sin costo de instalación ni fee inicial, y luego cobramos por los análisis de calidad efectivamente analizados. Es un modelo muy parecido al de las empresas de Cable, Nespresso o Peloton. Modelos de la economía digital que ya funcionan en muchísimas empresas, incluyendo al agro.

Mientras estamos internacionalizando ZoomBarley, estamos desarrollando ZoomSpex, que permite determinar la calidad física-comercial (granos dañados, quebrados, amohosados, picados, materia extraña, etc) de los distintos commodities agrícolas, en un principio enfocados en soja, maíz y cebada, pero con la gran oportunidad de adaptarlo a una gran cantidad de cereales, oleaginosas y leguminosas. También estamos desarrollando nuestro primer app para el celular, para que nuestras soluciones puedan estar en la mano de cualquier persona que necesite realizar un análisis de calidad, pueda hacerlo rápidamente, sin necesidad de ser un especialista.

La digitalización llegó al agro, y hemos comprobado que si logramos desarrollar soluciones que agreguen valor, resolviendo problemas reales, los distintos actores de las cadenas agroindustriales están listos para adoptar (y pagar) por esas soluciones. Estamos ante una gran oportunidad de generar desde Argentina desarrollos de potencial global. Nuestro agro siempre ha sido líder en cuanto a adopción tecnológica, y tenemos una agroindustria que es una de las mayores del mundo en cuanto a tamaño y volúmenes de producción. También somos un gran hub de innovación de software y contamos con talentos de clase mundial. En los últimos meses, la Ley de Emprendedores y la de Economía Basada en el Conocimiento han establecido una gran cantidad de incentivos para emprender y desarrollar tecnología en Argentina para el mundo. La revolución digital llegó al agro, y de todos nosotros depende que Argentina sea líder!