REVISTA BIMESTRAL
AGOSTO - SEPTIEMBRE 2019 I NUMERO 163
Agro y Profesionales 4.0
» Capacitaciones

 

Sorgos para silajes
Nuevos criterios para la elección de híbridos


 
.
   

Ing. Agr. (M Sc) Marcelo De León
Área Producción Animal INTA Manfredi y Profesor Nutrición Animal FCA, UNC.

 
   

Si queremos alcanzar los mejores beneficios económicos en la producción de carne o leche, la calidad de los silajes es uno de los principales aspectos a tener en cuenta. Esta aptitud es determinada en primer lugar por la elección del híbrido a sembrar.

Es conocida la amplia variabilidad de alternativas que existen en los cultivos de maíz y sorgo, con diferencias muy importantes en el resultado de los silajes obtenidos, tanto en rendimiento como en calidad y costos. Entonces cabe preguntarse de qué depende esa calidad y cuáles son los aspectos a tener en cuenta para seleccionar un híbrido silero. Lo primero a considerar, es que se está produciendo un alimento para rumiantes donde la calidad y el aporte de nutrientes estará relacionado con la utilización que hagan los microorganismos ruminales de ese alimento. Esto se denomina degradabilidad ruminal.

Degradabilidad ruminal

Es sabido que los componentes del grano son más degradables que los tallos y las hojas. Sin embargo, los componentes del tallo pueden ser en términos cuantitativos los más importantes (el tallo participa entre un 45% a un 75% de la materia seca total de la planta). Por lo tanto, la proporción de grano respecto al tallo, o la relación grano/tallo es un primer indicador de la calidad potencial. También es importante señalar, que la proporción de hojas en el momento de picado de la planta es relativamente baja (15 a 18%) y relativamente constante, ya que no hay casi diferencias entre maíz y sorgo, ni entre híbridos de las dos especies. Por lo tanto éste no es un factor determinante de la composición y calidad del silaje. No todos los granos ni todos los tallos se degradan en la misma proporción. El tipo de grano - ya sea alto o bajo tanino - y el estado de madurez al momento de picado afectarán los niveles de degradabilidad ruminal. Del mismo modo, los tipos de tallos también presentan una variabilidad muy importante en su digestibilidad a nivel del rumen, único sitio donde pueden ser degradados por la flora microbiana. En este sentido, los materiales BMR (nervadura central marrón) presentan valores más altos de degradabilidad de la fibra que los no BMR, ya que presentan un menor contenido de lignina (fracción no digerible de la fibra).
El principal componente del tallo, es la pared celular que se cuantifica mediante el valor de FDN (fibra detergente neutra) y que puede estar en proporciones que van entre el 50 y 80% del tallo, el resto es contenido celular que está en menor proporción.

El aporte de nutrientes para el animal, está limitado por el nivel de los componentes no digestibles (celulosa acoplado a la lignina) que son estimados por la fracción Fibra Detergente Ácido (FDA) y por el nivel de consumo del alimento, que también depende de los componentes lentamente degradables o no degradables en el rumen.

 
 

En los silajes de planta entera, la FDN puede representar del 45 a 65% de todo el material ensilado. Por lo tanto, la degradabilidad de la pared celular (FDN) es un buen indicador de la calidad de un silaje y una de las formas de cuantificar cuánto se degrada, es midiendo la fracción indigerible de esta pared celular o FDN indigerible (FDNi). Para confeccionar silos de alta calidad con alto rendimiento de Materia Seca – además de momento óptimo de picado y la correcta elaboración - hay que comenzar con la selección de híbridos buscando alta producción de granos y con la mayor calidad de fibra posible.

En INTA Manfredi

Los resultados de mediciones realizadas en el INTA Manfredi, mediante la determinación de la FDNi de distintos híbridos de sorgo y maíz en el momento de confección de silajes, demostraron la gran variabilidad existente entre híbridos y la mayor calidad de la fibra de algunos híbridos de sorgos respecto al maíz, con una clara ventaja para ser usados como sileros respecto a este carácter. En ese experimento se destacaron híbridos de sorgo tipo doble propósito BMR en los cuales coincidió un alto rendimiento en grano con una alta degradabilidad de la fibra (73.56% de Degradación Ruminal de la FDN).

Otras mediciones llevadas a cabo por el INTA Manfredi validan el uso de materiales BMR de sorgo para lograr altos valores de digestibilidad en silos de planta entera, mostrando que se puede llegar a valores superiores a los de maíz. Estas diferencias se corresponden luego con la respuesta animal durante la alimentación con silajes. Con distintos híbridos de sorgos se obtuvieron ganancias de peso entre 300 gr/día y cerca de 1 kg/día, según los datos obtenidos en INTA Manfredi que se presentan en la Tabla 1, como promedio de distintos grupos de híbridos. El momento de corte y picado de los cultivos tanto de maíz como de sorgo para la confección de silajes, también puede afectar la producción forrajera, la composición morfológica de la planta, la calidad del forraje cosechado, el proceso fermentativo y el nivel de pérdidas. Todo ésto será determinante de la respuesta animal lograda durante la posterior utilización del silaje en la alimentación y también del resultado económico del proceso productivo.

 
 

Por ello, otro factor a considerar para la elección de los cultivos e híbridos para la confección de silajes, es la ventana de picado, definida como el tiempo durante el cual el cultivo se mantiene dentro de las condiciones adecuadas para que el proceso de ensilado se produzca en forma óptima. El estado óptimo se refiere al contenido de humedad del cultivo que se debe encontrar entre 33 y 38 % de Materia Seca (promedio 35% MS) y el estado del grano que debe estar en estado pastoso.

Poder estimar el momento óptimo según la evolución de la humedad de los cultivos permitiría programar con suficiente anticipación el picado en el momento adecuado. Este criterio está instalado para maíz en otros países, con información que señala una tasa de desecación promedio de 0.5 puntos de MS/día como pauta general, pero no hay datos para sorgos.

Con el objetivo de estimar la tasa de desecación de los cultivos de maíz y sorgo mediante la evolución del %MS de planta entera y de sus fracciones, en la EEA Manfredi del INTA, se desarrollaron una serie de evaluaciones durante dos años en los que se definieron los siguientes tratamientos: maíz, sorgos típicamente graníferos, sorgo con características de doble propósito o silero y dos sorgos típicamente forrajeros.

Los resultados obtenidos de las tasas de desecación de las plantas enteras se presentan en la tabla 2, donde se observa que la tasa obtenida para maíz coincide con la bibliografía y con las recomendaciones generales.

Para los sorgos, los resultados obtenidos muestran claramente que se secan más lentamente que el maíz, lo que otorga en general, mayor ventana de picado. Por otra parte, las diferencias entre los distintos tipos de híbridos muestran que los de ciclo más largo (tipo forrajeros) se secan a muy bajas tasas lo que indica que hay que esperarlos mucho tiempo para que tengan el contenido adecuado de humedad para la confección de silajes.

 
 

Particularmente en el caso de estos híbridos tipo forrajeros y especialmente en los fotosensitivos que se pierden casi 1 punto de MS por semana, el tiempo para llegar al % de MS adecuado provoca un alto grado de lignificación de la pared celular del tallo que representa un 70% del total del forraje, lo que provoca una disminución muy importante de la calidad.

Se concluye que se puede estimar el tiempo en días al momento óptimo de picado según la tasa de desecación de los cultivos, a partir de una medición previa de MS de planta entera. Es necesario además, medir el % de MS en el momento de picado, para tomar decisiones adecuadas respecto al proceso de confección (altura y tamaño de picado; uso de cracker; inoculación; compactación; etc.) y así optimizar los resultados posteriores en producción ganadera.