REVISTA BIMESTRAL
AGOSTO - SEPTIEMBRE 2019 I NUMERO 163
Agro y Profesionales 4.0
» Capacitaciones

 

Sorgo para energía


 
.
   

Mg. Ing. Mariela Beljansky
Ing. Electricista. Magister en Energía Experta en Renovables, Eficiencia y Cambio Climático.

 
   

Ya no quedan dudas sobre la importancia de desarrollar bioenergía: es la fuente renovable que mayor empleo genera y constituye una alternativa con impacto ambiental positivo. En este escenario, analizamos las oportunidades del sorgo para la generación de energía térmica y/o eléctrica, así como sus debilidades y amenazas.

Es importante considerar el contexto de Argentina a la hora de analizar las posibilidades del sorgo para energía. Tres cuestiones condicionantes son:
Contexto Energético: Matriz primaria con una fuerte dependencia fósil. Ley 27.191 de promoción de las energías eléctricas renovables con metas crecientes y obligatorias para todos los usuarios. Energía térmica renovable sin normativa que prevea promoción ni metas obligatorias.

Compromisos frente al Cambio Climático: La problemática climática requiere de acciones rápidas y de gran envergadura por parte de todos los países. La temperatura promedio ya aumentó 1,05°C respecto de la temperatura de la era pre industrial. El Acuerdo de París establece que no se deben superar los 2°C de aumento y que hay que esforzarse para no superar los 1,5°C. Argentina ratificó el Acuerdo de París a partir de la ley 27.270. Somos el tercer país emisor de Gases de Efecto Invernadero –GEI- de América Latina y el primero en emisiones per cápita aunque emitimos menos del 1% de las emisiones globales.

Necesidades de desarrollo en base a la realidad territorial y los recursos disponibles: Hay gran cantidad de hectáreas aún sin desarrollo agropecuario por no tener posibilidad de competir por distancia a puertos o falta de infraestructura; tiene recursos solares y eólicos de excelente nivel que necesitan de expansiones de la red de transmisión; y además el yacimiento no convencional “Vaca Muerta” con niveles crecientes de producción de shale y expectativas de exportación.

La Bioenergía como fuente renovable y la importancia de su desarrollo

El abanico de diferentes biomasas es muy amplio, desde residuos agropecuarios o de la foresto-industria, hasta estiércol o efluentes con carga orgánica. Las forestaciones y las plantaciones agrícolas dedicadas también son fuentes de biomasa que pueden valorizarse energéticamente. La Bioenergía es aquella energía eléctrica y/o térmica obtenida a partir de la conversión de las distintas Biomasas.

La Biomasa -con o sin acondicionamiento previo- es capaz de producir combustibles sólidos, líquidos y gaseosos a través de un proceso de conversión (combustión/ gasificación/ descomposición anaeróbica) para ser aplicados para la producción de calor, electricidad o en motores. Es la única fuente renovable que, además de reemplazar a los combustibles fósiles y evitar por consiguiente sus emisiones de CO2, es capaz de reducir las emisiones de metano con un poder de calentamiento global 21 veces superior al del CO2 liberado como consecuencia de la descomposición anaeróbica de residuos orgánicos derivados de la actividad humana.

La Biomasa es una posible fuente de generación distribuida. Además de generar energía térmica, mecánica y eléctrica para la industria y los servicios locales, los excedentes eléctricos podrían exportarse a la red, resultando en un sistema sinérgico de gran valor agregado.

Tanto en áreas rurales como urbanas, la Bioenergía puede convertirse en un complemento ideal para la utilización de los numerosos subproductos de diferentes cadenas productivas (cáscara de maní, desmote de algodón, aserrín, cortezas, efluentes de productores de jugos, etc.) y actividades humanas (fracción orgánica de los RSU, restos de poda urbana, etc.). De este modo pueden evitarse fuertes impactos ambientales locales como riesgos de incendio, quema a cielo abierto, contaminación de napas de agua, etc. ya que el aprovechamiento de los subproductos biomásicos se convierte en una alternativa viable para eliminar los residuos sin causar daños al entorno y haciendo más eficientes las cadenas productivas.

A nivel global, los impactos ambientales positivos de la Bioenergía la posicionan como una herramienta costo efectiva para mitigar el cambio climático ya que es la única fuente renovable capaz de reducir emisiones de GEI en el sector transporte con los biocombustibles líquidos y a partir de proyectos que valorizan biomasa seca (con humedad de hasta 60%) y biogás en el sector eléctrico y de generación de calor para procesos industriales o para calefacción y agua caliente en el sector residencial y comercial. La electricidad a partir de biomasa brinda potencia firme y por sus escalas habituales no requiere de expansión de la red de transporte. La bioenergía es la fuente renovable que mayor empleo genera y que permite un desarrollo más distribuido. La tecnología necesaria es la que tiene mayor posibilidad de ser fabricada localmente y los recursos humanos que se necesitan son semejantes a los de otras actividades que se desarrollan en el país. La Bioenergía entonces, resulta una forma simple y concreta de promover el desarrollo sostenible, con miras a reducir las desigualdades sociales, mejorar la distribución de los ingresos, otorgar mayor confiabilidad al sistema energético, preservar el ambiente y cumplir con las metas de reducción de GEI comprometidas por Argentina en el ámbito internacional.

Alternativas de valorización de la biomasa a través de la combustión, gasificación o descomposición anaeróbica:

 
 


Sorgo forrajero para Energía: Fortalezas y Oportunidades

Argentina cuenta con gran cantidad de variedades de sorgo que se pueden adaptar muy bien a distintos tipos de suelo, permitiendo valorizar hectáreas que actualmente son marginales o usar en cultivos que permiten la rotación. Lo que se busca es utilizar una variedad de sorgo que permita optimizar volumen de biomasa seca triturable por hectárea. Dependiendo de las condiciones es posible cosechar 2 o 3 veces por año versus a la alternativa de forestaciones dedicadas que requieren al menos 3 a 5 años para disponer de la biomasa, por lo tanto el sorgo permite que se tome una decisión de más corto plazo, que está más en línea con las decisiones de un productor agropecuario. No es un cultivo muy costoso y actualmente se cuenta con genética local.

Otra fortaleza del sorgo es que se puede disponer de biomasa con un horizonte de pocos meses lo que acota el riesgo de pérdida y ésto permite cubrir baches de disponibilidad de otras fuentes de biomasa residuales, lo que viabiliza que un proyecto que valoriza subproductos con variación interanual sea “bancarizable” es decir que pueda acceder al financiamiento, para el cual es clave asegurar que hay suficiente biomasa disponible a lo largo de 15 o 20 años.

Un ejemplo del buen rendimiento del sorgo, es un ensayo de sorgo “Padrillo” realizado en la provincia de Córdoba en la zona de General Cabrera, sin riego que arrojó rendimientos de entre 27 y 32 toneladas de materia seca por hectárea. Otra ventaja es que el sorgo permite una ventana amplia de tiempo en la que se puede cosechar, es decir que en la medida que se necesita ,se va incurriendo en el costo de cosecharlo. Al sorgo obtenido se lo trituró antes de ser quemado en la caldera con un 42% de humedad.

Hay que tener en consideración que el sistema de alimentación y de retiro de cenizas debe ser diseñado para este tipo específico de biomasa y también se puede usar mezclando con otras biomasas. En general la combustión de sorgo produce mayor volumen de cenizas que la biomasa forestal.

Algunas de las oportunidades que puede tener el sorgo para energía están relacionadas con:
> Impuestos a la emisión de CO2 crecientes en el tiempo.
> Consumidores más concientizados que generan mayor presión internacional y traccionan para que la producción de bienes exportables disminuya su huella de carbono. Esto promoverá proyectos de energía térmica renovable donde la biomasa juega un papel central porque permite obtener temperaturas muy superiores a las alcanzables con energía solar térmica.
> Dificultad de Vaca Muerta para lograr precios bajos de producción del shale gas.
> Hogares e industrias sin acceso a la red de gas natural. La biomasa es un combustible sustituto muy competitivo para usuarios que emplean gasoil, GLP o GNL.
> Normativa/ley que establezca metas obligatorias y crecientes de consumo de energía térmica renovable.
> Contribución Nacional de Argentina a la CMNUCC que incluya acciones concretas de bioenergía.

Sorgo forrajero para Energía Debilidades y Amenazas

 
 

Reflexiones

En la medida que se desarrollen algunos proyectos exitosos que puedan servir de piloto, los proveedores de biomasa como combustible irán madurando y la normativa de estandarización acompañará el mayor volumen de biomasa comercializada. Además la sociedad avanzará en la visión de la biomasa como un combustible renovable moderno. Esto permitirá que aumenten los proyectos de bioenergía y en especial aquellos de energía térmica en los que se sustituya Gasoil, Fueloil o GLP ya que la biomasa resulta muy competitiva en términos económicos. La sustitución de gas natural dependerá de la percepción del precio futuro de gas y del precio del sorgo acondicionado. El nivel de aumento dependerá de si hay o no incentivos y/o metas obligatorias para la bioenergía.

Puede haber proyectos puntuales de cogeneración para mejorar la eficiencia en la industria y valorizar subproductos donde el sorgo puede tener un nicho interesante porque permite mitigar riesgo de indisponibilidad de biomasa, punto central para acceder al financiamiento.