REVISTA BIMESTRAL
OCTUBRE - NOVIEMBRE 2019 I NUMERO 164
Agro Exportadores
» Premio CPIA Bioenergía 2019

 


 
 
M.N. 17858*11*01
Vicepresidente Aapresid / Productor y asesor privado / Integrante de la Comision Directiva CPIA e IRAM.
Durante nuestro paso por el Congreso Aapresid, entrevistamos a su Vicepresidente, quien desarrolló los aspectos más destacados del encuentro.
El especialista analizó el rol que deberán asumir los profesionales y organismos del sector, para poder enfrentar con éxito los nuevos desafíos del mercado y el avance constante de tecnología.




¿Qué fue lo más destacado del último Congreso Aapresid 30:
10000 Conciencia Suelo? ¿En qué aspectos fue superador de ediciones anteriores?

Año a año el Congreso Aapresid intenta superar sus marcas, siempre busca explorar nuevos servicios y funcionalidades capitalizando los aspectos que valora el asistente. En el Congreso 30:10000 se habilitaron espacios participativos como "la matera", que superó todas las expectativas con asistencias de hasta el 160% de su capacidad estimada inicial. Es evidente que los asistentes buscan nuevos ámbitos de participación más allá de los clásicos talleres y plenarias.
Las nuevas modalidades de participación vía streaming también marcaron la diferencia en cuanto a calidad y velocidad de transmisión, lo que se percibe en la audiencia, que este año superó las 15000 personas.
Además del crecimiento vía streaming el número de asistentes presenciales superó las 5000 personas y ello marca también la necesidad de este ámbito de encuentro donde el cara a cara para la adquisición y actualización del conocimiento técnico y la innovación en cada inicio del mes de agosto, ya forma parte de la agenda anual agropecuaria.
Entre los temas destacados se encuentran los de integración de sistemas de siembra directa con ganadería y cultivos de servicios. Además, todo lo referente a AgTech y el trabajo en políticas públicas como la armonización y normalización interprovincial de legislaciones de fitosanitarios y, por supuesto, todo sobre Bioeconomía y Economía Regenerativa.

¿Cómo fueron cumpliendo los objetivos trazados por los socios fundadores hace 30 años?
Desde mi punto de vista, los objetivos claros y compartidos, plasmados en planes estratégicos, el profesionalismo, la búsqueda constante de innovación y el trabajo en red, fueron claves para cumplir con el sueño inicial de los pioneros.

 
 

Así como la SD fue un hito para la sustentabilidad de la agricultura, ¿qué nuevas tecnologías llamadas Agtech considerás que traerán un nuevo cambio de paradigmas?
No veo ninguna AgTech que por sí sola pueda promover algo tan grande como para inducir un cambio de paradigma. Más bien las percibo como soluciones a problemas que ya existen y de cuyo ecosistema, en conjunto con herramientas como el Blockchain, sí van a operar un cambio de paradigma en cuanto a la transparencia de los procesos productivos, tanto agropecuarios, agroindustriales como industriales. Es decir, no veo a una sola AgTech como disruptora sino a todo el ecosistema generando una gran cantidad de datos que van a alimentar al Blockchain y permitirán llegar al consumidor con información relevante que hoy comienza a demandar.

¿Qué tecnologías considerás que pueden ser disruptivas para el desarrollo futuro del agro y la agroindustria?
Las tecnologías asociadas a la trazabilidad, como el Blockchain van a acortar la distancia entre productores y consumidores, potenciadas por las redes sociales y el marketing. Las tecno-logías blandas, basadas en el desarrollo de las personas van a traer mayor desarrollo al agro y a la agroindustria. Entre estas tecnologías, surgen como fundamentales los planes estra-tégicos que permiten establecer pautas, misiones y objetivos claros. Asimismo, aparecen como requerimientos de forma-ción complementaria a los planes estratégicos, una mayor formación en habilidades como el liderazgo, la inteligencia emocional y la gestión en el actual contexto global, con foco en los mercados cuya demanda evoluciona y va hacia un cambio de paradigma, donde el consumidor intenta impactar en la manera de producir a través de sus decisiones y hábitos de consumo.

¿Qué opinión te merece lo presentado sobre Agricultura regenerativa?
Agricultura Regenerativa es algo que en Aapresid se viene desarrollando desde hace muchos años. Recuperar suelos degradados, inaugurar nuevas áreas productivas sustentables y formar suelo como ocurre en la Chacra NorPatagonia tienen correlato con la realidad en muchos ámbitos productivos donde se aplica la SD como Sistema Productivo Sustentable.
Con frecuencia aparecen nuevas denominaciones para lo que ya hacemos. Esta oportunidad puede aprovecharse, dado que algunos sectores de la sociedad local y global están abiertos y receptivos al concepto de Agricultura Regenerativa.

Contanos sobre la iniciativa Terraton para que los productores cobren por la captura de C.
La iniciativa Terratón es algo que celebramos. Esta iniciativa pone sobre la mesa la oportunidad de monetizar los servicios ambientales como externalidad positiva de las producciones agrícolas sustentables.

 
 

¿Cúal es el rol de los profesionales en los temas de intensificación sustentable y bioeconomía? ¿En qué radica la importancia de este rol?
La Bioeconomía es un ámbito interdisciplinario cuyo punto de inicio es el gerenciamiento de la fotosíntesis en el primer eslabón de los agroecosistemas para la generación de alimentos, fibras, otros materiales útiles al hombre y energía. La Bioeconomía lleva intrínseco el concepto de economía circular, donde los residuos de una industria son los insumos de la industrialización siguiente para obtener nuevos productos.
En este rol inicial de gerenciar fotosíntesis y agroecosistemas, se requiere la intervención del profesional de las ciencias agropecuarias. A posteriori, en los siguientes eslabones de la cadena de la economía circular, las Ingenierías Agrarias pueden cumplir roles de articulación y, dependiendo de la especialización, también es factible gerenciar otros eslabones de la cadena de la Economía Circular en el ámbito de la Bioeconomía.

¿Qué cambios deben incorporar hoy los sistemas de producción de alimentos para satisfacer a los nuevos consumidores globales? Me refiero a aquellos que no sólo valoran el precio de los productos sino también el cuidado ambiental, la calidad nutricional y la responsabilidad social.
Entiendo que en poco tiempo y a raíz del gran desarrollo del BlockChain y de las herramientas más accesibles y amigables para la trazabilidad, los Sistemas de Producción de Alimentos deberán atender las demandas de los consumidores con un enfoque más de nicho, implementando en sus productos los atributos que requiera la demanda. Muchos commodities van a migrar hacia la descommoditización; y la comunicación entre productor y consumidor mediante certificaciones, sellos de calidad y garantías alimentarias van a escalar. Si bien está claro que aún este tipo de consumidor no compone a la generalidad de la demanda mundial, como en todo proceso de cambio de hábito en los consumidores, existen mercados donde la demanda ya está propiciando estos canales y valorando un producto no sólo por sus características nutricionales, sino además por sus características sociales y ambientales. Hoy ya existen mercados donde el consumidor se plantea si el producto que está consumiendo hace un aporte sustancial a un mundo más equitativo o si el producto que consume coopera con la mitigación del cambio climático. En muchos mercados la demanda con estas características intrínsecas del producto pero intangibles ya existen y todo indica que este tipo de demanda se va a propagar a través de las sociedades de alto poder adquisitivo.

¿Cómo deberán adaptarse los profesionales del futuro para cubrir estas demandas y avances tecnológicos? ¿Qué aptitudes y talentos deberán desarrollar?
Yo reformularía la pregunta: ¿como debiéramos adaptarnos los profesionales de hoy para atender a este futuro que ya está llegando? La respuesta es muy difícil, especialmente en una sociedad como la argentina donde una abrumadora cantidad de personas cree que los mercados nos gobiernan, sin llegar a comprender que todos y cada uno de nosotros formamos parte del mercado global, tanto en el rol de oferentes como en el de demandantes.
Considero que algunas pistas para reformular nuestro rol profesional las podemos hallar en nuestros propios hábitos de consumo. Hasta hace pocos años, elegir una dieta saludable podía volverse una ardua tarea argumentativa ante la pregunta de nuestros vecinos comensales a la hora de compartir un almuerzo o una cena. Hoy las elecciones alimentarias adquieren en muchos casos, y de manera frecuente, el rango de tema de conversación e intercambio en una mesa entre amigos.
Por lo tanto, el mayor atributo que debe incorporar el profesional actual (y los profesionales en formación) para adaptarse a estos nuevos escenarios de consumo, es la plasticidad mental; la empatía por los nuevos perfiles de consumidores, la vocación de aprender lo que resulte necesario aprender para atender de la mejor manera posible a esa demanda y que ello induzca a que los consumidores nos prefieran y nos elijan por sobre nuestros competidores.
Los nuevos hábitos de consumo tienen además una dinámica de cambio más alta en comparación con la que conocimos antes; por lo tanto las habilidades blandas son cada vez más una necesidad entre las herramientas de desarrollo profesional. Además de ellas, se vuelve muy necesario robustecer y consolidar todo el conocimiento de base técnico científica, porque la sociedad del conocimiento va camino de consumir productos cuyos argumentos de ventas estén basados en hechos, en calidad comprobada. Finalmente, el profesional actual con vistas a meterse de lleno en este apasionante futuro que está irrumpiendo con fuerza, debe tener un nivel alto del conocimiento del funcionamiento de los mercados, más allá de las nociones básicas; requiere conocer las herramientas y mecanismos para interactuar y atender satisfactoriamente a las diversas demandas.

Desde tu lugar como Vicepresidente Aapresid y Consejero CPIA ¿cómo imaginás a futuro las instituciones y entidades del sector?
La sociedad argentina tiende a reclamar todo al Estado. Subyace una idea muy generalizada que todas las respuestas van a venir del mismo. En el futuro que está llegando, en la era del conocimiento en la que estamos inmersos; el rol del Estado se dirige más hacia una representación de los intereses de los habitantes de su territorio, con foco en el contexto global y a establecer ciertos lineamientos que permitan a sus representados acceder a factores productivos claves como el conocimiento y el capital productivo, que permitan el desarrollo humano y por ende, de la sociedad de la que formamos parte.
En este contexto donde el conocimiento crece logarítmicamente y la escala individual se vuelve cada vez más insignificante frente a él, las organizaciones, las instituciones y sus redes vinculantes se convierten en la escala competitiva.
El Estado como organización también viene perdiendo competencias, especialmente en temas técnicos. Por lo tanto el rol de las instituciones como CPIA, AAPRESID y tantas otras, consistirá cada vez más en co-construir nuevos contextos que ayuden a suplir los déficit técnicos del Estado y, al mismo tiempo, otorgar una escala competitiva a sus asociados frente a la abrumadora producción de contenidos y conocimientos. Respecto de las entidades del ámbito agro, debido a que en Argentina existen muchas y con ciertas diferencias; sería deseable que pudiera conformarse un espacio de concertación para la acción política. Es decir, un ámbito donde todas las entidades del agro puedan trabajar en conjunto manteniendo su identidad y con roles definidos, de acuerdo al perfil institucional de cada entidad.
Este ámbito de construcción política (no partidaria) debiera ser capaz de delinear políticas públicas para el sector agro y a partir de ello interactuar con el Estado para su implementación. Hoy esto existe y se realiza pero de manera muy atomizada. Me imagino un futuro además, donde el Ministro de Agricultura y su equipo sea propuesto por este espacio, que lleve adelante las políticas públicas propuestas en él y cuente con la capacitación necesaria para cumplir ese rol de manera óptima, con fuerte base en los conocimientos anteriormente expuestos.

¿Qué mensaje querrías transmitir a los profesionales del agro, alimentos y agroindustria?
Que los signos de la época nos instan a aprender continuamente, a explorar en nuestras vocaciones, entendidas como esas actividades que nos apasiona hacer.

”Desarrollar nuestra vocación nos transporta al sitio en el que nuestro trabajo deja de ser sólo un medio para sustentarse y se convierte en una forma de ser y de vivir la vida”.