REVISTA BIMESTRAL
OCTUBRE - NOVIEMBRE 2019 I NUMERO 164
Agro Exportadores
» Premio CPIA Bioenergía 2019

 

Patagonia Norte
Las exportaciones impulsan la nogalicultura


 
.
   
Ing. Agr. Alfredo Faggionato
MN. 05937*01*01
Productor y responsable operativo de exportación
 
   

Considerado como un fruto saludable, la demanda de nuez ha crecido local e internacionalmente. En la Norpatagonia argentina su cultivo ha evolucionado, con Europa como principal destino exportador. Riesgos y perspectivas de la nogalicultura en el país.

 
 

La Norpatagonia se ha convertido en un importante polo de producción de nogales de la mano de una cultura de producción frutícola exportadora. Durante muchos años el principal destino de esta especie fue el mercado interno donde el volumen de producción del país no alcanzaba para el consumo local.
Esta diferencia era principalmente abastecida por Chile. En los últimos años, con un cambio varietal y tecnología de cultivo, estamos con volúmenes excedentes que se canalizan a la exportación. Este cambio de destino ha llevado a replantear el paquete tecnológico ya que el mercado internacional requiere estándares de calidad que el mercado interno no lo hacía en términos generales.

Esta situación ha llevado a inversiones adicionales al paquete tecnológico aplicado al cultivo de campo, como despelonadoras (eliminación del capote), lavadoras, secadoras, calibradoras y clasificadoras/embaladoras. Esto referido a la venta de la nuez con cáscara. Hay un mercado paralelo, derivado del proceso, que es la nuez pelada lo cual le da un valor adicional. Hay mercados para ambas, con cáscara y pelada.

“La tendencia
en la exportación es,
principalmente,
a la nuez con cáscara”.


El volumen se encuentra mayoritariamente en productores medianos, de 10 a 20 hectáreas. Varietalmente el cultivo se ha concentrado prácticamente en una sola variedad (Chandler) acompañada por algunas polenizadoras y poca presencia de nuevas variedades lo cual genera, potencialmente, una situación de riesgo futuro.

 
 

El inicio de la nogalicultura en el país fue sobre variedades criollas y una casi nula aplicación de tecnología. En este momento hay disponible un paquete tecnológico de primer nivel que da como resultado, altos rendimientos y excelente calidad habiendo acortado también los tiempos de entrada en producción. Cuando salimos a mercados externos nos encontramos con un actor muy importante que es Chile, tercer productor mundial después de China y EE.UU, además de ser el segundo exportador detrás de EE:UU. El país trasandino tiene una alta cultura de exportación con calidad, acuerdos de libre comercio con muchos países, bajos costos, estabilidad macroeconómica y un volumen creciente casi en forma exponencial ya que sigue plantando entre 2.500 y 3.000 hectáreas por año con una proyección de casi duplicar su producción en los próximos años.

Mercados

“Nuestro mercado
principal hoy es Europa”.


Esta situación nos obliga a acrecentar la mirada sobre la calidad y la productividad. Esta última apuntada a la necesaria baja de costos para ser competitivos.
En este punto hay, en la zona, pocos profesionales especializados en este cultivo y se realizan, con muy dispar continuidad, reuniones de capacitación con consultores extranjeros. En los últimos años la zona ha visto incrementar su volumen exportable gracias a un mejoramiento de la situación macroeconómica y, como se mencionó, a un mejoramiento de los parámetros de calidad junto al know-how de la ingeniería comercial de exportación existente. Esta situación de mayor exportación ha originado, por el momento, una menor oferta del producto para el consumo local con la consecuencia de mayor demanda a este destino y precios sostenidos.

El común denominador general es la falta de estadísticas ciertas y actualizadas de todos los parametros de esta industria. Una mención al consumo en general, local y mundial, en franco crecimiento por la concepción de fruto saludable y cultura de consumo sobre todo en los países del Mediterráneo.
La situación del precio a nivel mundial es a la baja, sin definir la intensidad de esta baja, por el aumento de la producción pero que se vería compensada por un mayor consumo. Esta situación es por ahora de muy difícil evaluación y proyección.