REVISTA BIMESTRAL
OCTUBRE - NOVIEMBRE 2019 I NUMERO 164
Agro Exportadores
» Premio CPIA Bioenergía 2019

 

Almaoliva - Frutos del olivar
Aceite de calidad al mundo


 
.
   
Ing. Viviana Bertero
Vicepresidente de ALMAOLIVA - Frutos del Olivar
 
   

Desde Coquimbito, Mendoza, ALMAOLIVA elabora y comercializa aceite de oliva virgen extra. Sus productos premium ya conquistaron Brasil, España, Italia y Estados Unidos, entre otros mercados. El secreto de esta PyME familiar: una efectiva combinación entre recursos naturales óptimos, tecnología de punta y pasión por el trabajo.

La Mendoza posee condiciones agroecológicas privilegiadas, con baja incidencia de plagas y enfermedades, que favorecen la producción de aceitunas y aceite de oliva de alta calidad, lo que lamentablemente no se traduce en un posicionamiento firme y perdurable en los mercados mundiales.
Lograr este objetivo es posible indefectiblemente con políticas públicas adecuadas, y acciones privadas de los empresarios olivícolas, entendiendo al sector olivícola como estratégico, como lo es el sector vitivinícola para Mendoza en primer lugar, y por qué no para Argentina. Nos conocen el el mundo por el vino Malbec, cuando podríamos ser igualmente conocidos por el aceite Arauco.

 
 

Mercado interno

Estamos convencidos que resulta clave la integración de los actores en las diferentes etapas, también la diversificación de la oferta de los productos, conociendo cada vez más al público objetivo, y manteniendo los estándares de calidad, sobre todo “defendiéndolos”.
Si bien en términos de consumo, el aceite de oliva cada día se considera como la opción más sana entre los aceites comestibles, una de las dificultades más grandes es la existencia de categorías de producto poco claras para los consumidores. No es posible establecer relaciones precio-calidad con una agresiva competencia desleal” de aceites de oliva adulterados con aceites de semilla, comercializados como aceites de oliva virgen extra, que no lo son. Esta situación es fácilmente comprobable por el irrisorio precio a los que se los comercializa. La escasa o ausente acción de los organismos de control favorecen este comercio.

Captar a los no consumidores, es un trabajo arduo, perciben al aceite de oliva como un producto caro, desconocen la existencia de varietales y de blends y los preocupa la correcta conservación del producto. Esto es así porque existen discursos confusos en la comunicación, el potencial consumidor no distingue los atributos determinantes de calidad y en consecuencia su precio. Tenemos en definitiva, consumidores con baja frecuencia de consumo, y sin acceso a información básica para conocer el producto. Comparado con otros países, el nuestro es un mercado pequeño que va creciendo muy lentamente, incorporando al aceite de oliva de calidad en su recetario diario.
Los sistemas de distribución suponen un inconveniente para el productor. A los altos costos de distribución, se suma el escaso poder de negociación con los distribuidores, siendo muy difícil llegar a los grandes centros de consumo.

 
 

Mercado externo

El aceite de oliva es un commodity. Los precios internacionales se definen en Europa y especialmente en España, en euros. Nuestros aceites son considerados extra-comunitarios por lo tanto el importador – de cualquier país que sea – asume de base que el aceite argentino tiene que competir por precio con los aceites italianos y españoles que son conocidos mundialmente, dejando de lado la calidad, o no reconociéndola.
Nuestro principal comprador de aceite de oliva es Brasil. Es un mercado interesante por los volúmenes que maneja y por la cercanía, pero es un mercado al que claramente se accede por precio y no por calidad.
La combinación “costo – precio de venta” no es la mejor. En esta campaña, según datos elaborados por la Comisión Europea, el stock final de aceite de oliva, en los países productores del mediterráneo será el mayor de los últimos siete años. Sin embargo, los mismos países cuando tienen baja producción, también se arreglan para no perder mercados. Como sucedió unos años atrás, con motivo de la crisis española, y la falta de financiamiento de los bancos españoles a las empresas, los productores de aceite españoles vendieron sus aceites a precios muy bajos.
El espacio perdido por Argentina en Brasil y en otros mercados, está siendo cómodamente ocupado por producto de origen y fabricación chilena, con muy buena calidad y precio.
Lamentablemente entrar a un nuevo mercado cuesta mucho trabajo y tiempo, sin embargo, perderlo puede ser muy rápido.

La finca de Almaoliva está situada a 10 km. de la ciudad de Mendoza. Allí se puede caminar entre olivos, y conocer por ejemplo nuestro sistema de riego: conducción de agua de deshielo por surcos por gravedad, por turnos, y otras labores culturales. Durante Mayo-Junio se puede ver la “cosecha” (manual), en Julio-Agosto se puede observar la “poda” y en Setiembre-Octubre la “floración”.

Nuestra explotación agrícola de 10 hectáreas es pequeña, no deja de tener el tamaño de una plantación característica de la unidad productiva de la zona, completamente diferente a las plantaciones intensivas.

“Contamos con
nuestra propia almazara,
lo cual nos distingue
de otros productores
que contratan los servicios
de molienda”.


 
 

Aquel que nos visite podrá familiarizarse con el proceso de elaboración del aceite de oliva, con maquinaria moderna, de última generación, y conocer la sala de tanques de acero inoxidable para el almacenamiento del producto terminado.

Anteriormente el proceso era muy distinto : la molienda de la aceituna se realizaba con dos ruedas de piedra impulsadas por animales de tiro. Así se obtenía la pasta, que pasaba a los capachos, telas superpuestas que permitían prensarla. En los tanques de decantación, por rebalse, se obtenía el aceite. Aparte quedaban el agua vegetal y la materia sólida. Las vasijas o ánforas de barro permitían guardar el aceite sin que sufriera por la presencia de los agentes externos.
El proceso sufrió cambios tecnológicos importantes con el uso de sistemas continuos de elaboración –como el nuestro–, sin embargo algo sigue intacto: la elaboración del aceite sigue siendo muy natural y sin aditivos!

“Se necesitan
de 7 a 9 kilos de aceitunas
para hacer un litro de aceite”.


Nos gusta decir cuando nos visitan que el aceite de oliva es el “jugo” de la aceituna, tan simple como eso.
El aceite de oliva virgen extra "ALMAOLIVA" no es un producto que se comercialice en supermercados o tiendas retail, sino que se comercializa directamente en nichos que valoran la calidad. En la Guía Flos Olei, nuestros aceites, tienen 95 puntos sobre 100 en el varietal Coratina. En diciembre de 2018 participamos en la Degustación de Alimentos y Bebidas en el marco de la Reunión del G20 en Buenos Aires.

Elaboración a terceros

 
 

Nuestra almazara permite elaborar -además de nuestra propia producción- a terceros. Prestamos un servicio de molienda, asegurando la calidad del aceite obtenido.
La aceituna se recibe en nuestra planta y se procesa dentro de las 24 horas de recibida. El aceite obtenido se almacena en tanques de acero inoxidable, por varietal, y por productor. Una vez finalizada la molienda, el dueño opta por llevárselo o bien lo deja si es que ha contratado el servicio de filtración que también ofrecemos en nuestra planta, así como la preparación de cortes. Ofrecemos además el servicio de fraccionamiento. Contamos con una llenadora y etiquetadora semi-automática.

Sustentabilidad

Somos una empresa sustentable, utilizamos combustible de biomasa generado en el mismo proceso, así como la reutilización del agua para riego agrícola. Tampoco entregamos folletos en papel, para no generar residuos innecesarios. Toda la información acerca de Almaoliva es digital.

Turismo

En ALMAOLIVA estamos convencidos que una actividad turística debe entenderse como una vivencia que se aleja de lo cotidiano para transformarse en algo memorable. Creemos que el éxito no está basado solamente en acciones de los productores, sino también de los consumidores, protagonistas principales de un mercado muy competitivo.
Cada vez más empresas se suman a la iniciativa tendiente a difundir el conocimiento y por tanto el consumo de aceite de oliva de calidad. Ofrecemos venta directa al público en general. Organizamos visitas generales y otras con perfil más técnico que finalizan con una degustación de los aceites.

Nuevas formas de comercialización

A tono con el cambio que se aproxima, y aprovechando los beneficios de la tecnología, hemos incorporado el canal de comercialización online, en plataformas desarrolladas a tal efecto. No obstante ésto, hay casos de consumidores que ya sea por cercanía o relación comercial se realiza la venta en forma directa.

Conclusión

Es cierto que tenemos dificultades que vamos resolviendo de la mejor manera posible, apelando a definir constantemente un modelo de negocio que nos haga perdurables en el tiempo, ejecutando con mucho esfuerzo acciones internas, más que tratando de influir sobre la realidad externa, que por cierto es común a las PYMES agroindustriales, como la nuestra. Los contratiempos no nos detienen, nos empujan a seguir reinventándonos y encarar nuevos desafíos. Estamos desarrollando un proyecto oleoturístico con hotelería en una casona de campo, de principios del siglo pasado que perteneció a la familia, y que se encuentra en el mismo predio.