INDICE

Abr - May 2021  

Número 173


Prof. Fernanda Wagner 

Responsable de Cuarentena Post- entrada de Material de Propagación. 
Dirección de Comercio Exterior Vegetal del Senasa.

Compartir en:

¿SABÍAS QUE CUANDO MOVÉS UNA PLANTA PODÉS ESTAR TRASLADANDO UNA PLAGA?

Desde niños aprendemos que las plantas son la fuente de oxígeno del aire que respiramos, el primer eslabón de la cadena alimentaria de todos los seres vivos y el más importante. 
Pero... ¿cuáles son los riesgos económicos y sociales de las plagas asociadas a ellas? ¿Cómo pueden prevenirse? Este artículo desarrolla la problemática planteada. 

Es necesario tomar conciencia del riesgo al cual se expone a toda la producción agrícola de un país cuando se trasladan productos vegetales y cuando nos trasladamos las personas, ya sea por turismo o por cualquier otro motivo. Al ser trasladadas, las plantas, frutos, semillas y otros productos de origen vegetal también llevan consigo plagas que pueden causar graves daños económicos a la producción agropecuaria de un país. Sin embargo, cuando esos productos están sujetos a medidas de prevención y control en materia fitosanitaria, ese riesgo se minimiza, garantizando un movimiento mucho más seguro que permite proteger la producción y con ello la seguridad alimentaria, el medio ambiente y nuestra flora nativa. 



FUENTE: SENASA


Tal como dijo la FAO, al declarar 2020 como el Año Internacional de la Sanidad Vegetal: “Todos podemos inspirar el cambio y crear conciencia sobre la sanidad vegetal”. “La salud de las plantas está cada vez más amenazada. El cambio climático y las actividades humanas han degradado los ecosistemas, reducido la biodiversidad y creado nuevos nichos donde las plagas pueden prosperar”, dice Marieta Sakalian, experta del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Según estimaciones de la FAO podría perderse hasta un 40% de los cultivos de agroalimentos por causa de las plagas y enfermedades de las plantas. Las consecuencias de estas pérdidas impactan de manera directa en la alimentación de la población humana, especialmente de los sectores más empobrecidos y ocasiona graves daños a la producción agrícola y forestal. Además de los daños directos, como pérdidas o disminución de cosechas, pérdidas de mercados de exportación y mayores costos para el control de las plagas, éstas causan daños indirectos y no menos importantes como los daños al medioambiente y la flora autóctona, pérdidas de puestos de trabajo y reducción de la biodiversidad. 

El comercio internacional, tanto de productos vegetales como de otras mercancías, aumenta significativamente la dispersión de plagas por todo el globo. Lo mismo ocurre con el traslado de personas. Tanto los viajes como el comercio internacional han triplicado su volumen en los últimos 10 años. Junto con esto, aumenta de igual manera el riesgo de dispersión de plagas alrededor del mundo.



FUENTE: SENASA


Se ha demostrado que es mucho más beneficioso actuar en la prevención de ingreso y dispersión de plagas de las plantas, que aplicar medidas para su control o erradicación, una vez que las plagas se establecen. La detección de plagas en sitios nuevos, obliga a implementar programas de emergencia fitosanitaria que suelen ser muy costosos y de larga duración. 
La prevención resulta primordial para evitar las consecuencias devastadoras de las plagas tanto en la agricultura como en el ecosistema. También la seguridad alimentaria se ve afectada de manera significativa pudiendo generar, como ya ha ocurrido en siglos anteriores, grandes crisis alimentarias o pérdidas totales en sectores agroindustriales de gran importancia económica como pasó con la Phyloxera en la viticultura. 

Medidas fitosanitarias

Para salvaguardar la sanidad vegetal de los países involucrados en el comercio internacional de productos vegetales o de origen vegetal, se aplican Medidas Fitosanitarias (MF). Esto se hace de manera tal que tengan el menor impacto posible, sin generar trabas al comercio. 
En el marco de la OMC, en el área fitosanitaria se generó el Acuerdo sobre Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias de la Organización Mundial de Comercio, AMSF – OMC y la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF - FAO). Los países que adhieren a esta Convención, entre ellos Argentina, acuerdan Normas Internacionales de Medidas Fitosanitarias (NIMF), cuyo objetivo es evitar la dispersión y el ingreso de plagas de las plantas causando el mínimo impacto  en el comercio. 
Estas NIMF garantizan la eficacia en la gestión del riesgo de plagas y la transparencia en su aplicación, procurando no interferir en el comercio internacional, permitiendo el acceso a mercados de manera segura. Las MF para la gestión del riesgo y prevención de ingreso de plagas se aplican a productos vegetales o de origen vegetal así como a vehículos, buques, aeronaves, contenedores, lugares de almacenamiento, el suelo, embalajes de madera y otros objetos que puedan albergar plagas de las plantas.

La Dirección Nacional de Protección Vegetal del Senasa es la Organización Nacional de Protección Vegetal (ONPF) ante la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF), ante las Organizaciones Regionales de Protección Vegetal y las ONPF de los países. Es la responsable de la prevención de ingreso de plagas de los vegetales a nuestro país. Para ello establece Procedimientos y Requisitos Fitosanitarios para el manejo adecuado del riego, cumpliendo con los principios de Cuarentena en el Comercio Internacional: soberanía, necesidad, riesgo manejado, impacto mínimo, transparencia, armonización, no discriminación, justificación técnica, cooperación, equivalencia de las medidas fitosanitarias y modificación. 
Estos principios garantizan que las MF que se adoptan  generen un impacto mínimo. En este aspecto, la CIPF estipula que solamente se adopten las MF menos restrictivas disponibles, dando lugar a un impedimento mínimo de los desplazamientos internacionales de personas, productos básicos y medios de transporte.



FUENTE: SENASA


Para establecer los requisitos fitosanitarios de importación y procedimientos de control basados en estos principios, la Dirección de Protección Vegetal del Senasa desarrolla Análisis de Riesgo de Plagas, mediante los cuales se evalúan los riesgos particulares de cada una de las plagas asociadas a los productos y se establecen medidas adecuadas para cada uno de los riesgos identificados, con la debida justificación técnica. 

En las fronteras terrestres, aéreas o marítimas, inspectores del Senasa realizan el control del cumplimiento de Medidas Fitosanitarias a través de muestreos, inspecciones y control de la documentación fitosanitaria de los países de origen de los productos que se importan. En los puntos de ingreso al país se verifica el cumplimiento de las MF y la ausencia de plagas en los envíos de mercancías, en vehículos, buques, embalajes de madera y equipajes de pasajeros. En el año 2020, se controló en los puntos de ingreso al país, la importación de 6.885.107 de toneladas de productos de origen vegetal, correspondientes a 1.007 productos procedentes de más de 90 países. 

En el Año Internacional de Sanidad Vegetal la FAO ha recomendado inspirar el cambio y crear conciencia promoviendo la sanidad vegetal. Todos debemos respetar las normas de sanidad vegetal para ayudar a la protección de la agricultura y el medio ambiente. Si lleva consigo plantas y productos fitosanitarios cumpla  con los requisitos del Senasa y asegúrese de no estar inflingiendo las normas de sanidad vegetal que ayudan a proteger nuestra producción, medio ambiente y flora nativa. 

Sugerimos al lector de este artículo que colabore en esta tarea de crear conciencia y promover la prevención. Puede hacerlo de diversas formas, concurriendo a las reuniones y charlas de INTA, Senasa, INASE y organismos provinciales de sanidad vegetal o del sector de la agroindustria o mencionando la temática de la Sanidad Vegetal cuando participe en medios de comunicación y en reuniones de organizaciones de productores. 
También siendo activo en las redes sociales, difundiendo estos conceptos y advirtiendo del riesgo que provoca el movimiento de plantas y productos vegetales. Estas son sólo algunas ideas, acérquense al Senasa y conozcan más sobre los riesgos de plaga y los trabajos que hacemos para su adecuado manejo y prevención. 



FUENTE: SENASA


Contáctennos de manera previa a importar, a realizar compras on line o al salir o regresar de viaje con productos de origen vegetal, para conocer cuáles son los requisitos fitosanitarios que deben cumplir y asegúrese de no estar infringiendo las normas de sanidad vegetal que ayudan a proteger nuestra producción, medio ambiente y flora nativa. 
Tomando las recomendaciones de la FAO en el año Internacional de la Sanidad Vegetal, le transmitimos que si es usted productor o trabaja en agronegocios, puede tener una influencia directa sobre las plantas y la gestión de los recursos naturales. Las personas que trabajan en agricultura y en actividades ligadas a ella, son actores estratégicos en la protección de la sanidad vegetal.

Recomendamos:

> Evitar la propagación de plagas utilizando solo semillas y plantas libres de plagas, que cuenten con las certificaciones de Senasa e INASE.
> Realizar el seguimiento y denuncia de la presencia de plagas en sus cultivos y áreas de producción.
> Adoptar prácticas de manejo de plagas amigables con el medio ambiente, especialmente el Manejo Integrado de Plagas (MIP) que no afectan a insectos benéficos y a los polinizadores.