INDICE

Agosto - Septiembre 2020  

NUMERO 169

 

Comisión Alimentos CPIA

Compartir en:

CPIA Alimentos

Propuesta a la AGC para la adecuación de protocolos en tiempos de COVID-19
 

Son muchas las funciones que puede desarrollar el profesional de alimentos, desde el desarrollo e investigación para la formulación de productos alimenticios hasta planificar y dirigir lo referido a la seguridad e higiene y control del impacto ambiental en lo concerniente a su intervención profesional. Es por ello que muchas de sus actividades están enfocadas en la prevención y desde la Comisión de Alimentos entendemos que el análisis del peligro y la estimación del riesgo, para la confección de protocolos de las distintas actividades comerciales, a partir de la adaptación metodológica de experiencias desarrolladas y basadas en el peligro/riesgo podrán promover una reducción de probabilidades de contagio en el ámbito laboral en lo referente a la relación entre clientes/prestadores del servicio.

Cuando un suceso desemboca en una situación de riesgo para una comunidad o un gran número de personas, ya sea por una emergencia social, sanitaria o catástrofe que por su dimension desbordaría los servicios públicos, es necesaria la implicación de profesionales especializados. Los Licenciados en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y los Ingenieros en Alimentos, ambos en la nómina de carreras de interés público comprendidas en el artículo 43 de la Ley de Educación Superior (Ley 24.521) tienen dentro de sus alcances la capacidad de planificar, dirigir, diseñar y certificar desde procesos operativos estandarizados de saneamiento (POES), hasta diagramar flujo de personas, instructivos y registros.

A partir de ésto, CPIA presentó a la Agencia Gubernamental de Control (AGC) de CABA una propuesta para colaborar en la planificación y gestión sanitaria que la Autoridad de Aplicación lleva adelante no sólo en establecimientos vinculados al comercio de alimentos como restaurantes y bares, sino también en peluquerías, galerías, gimnasios, etc. La propuesta se basa en poner a disposición de la AGC el registro de profesionales matriculados ante este Consejo, que se encuentran habilitados para poder elaborar la adecuación de protocolos para la apertura de las distintas actividades comercial mencionadas, acompañada de la capacitación específica del personal de cada uno de los establecimientos.

Todo en vista de poder alcanzar y sostener un nivel adecuado de protección de la salud de la población para adaptarnos a una “nueva normalidad”.