INDICE

Oct - Nov 2020  

Número 170


Dr. Patricio Mac Donagh

Facultad de Ciencias Forestales- Universidad Nacional de Misiones
 

Compartir en:

El sector forestal mesopotámico

NOTA OPINION

En esta nota, un análisis de situación del sector forestal en la región Mesopotámica y el estado de la industria, en el marco del Seminario del Sur al Mundo 2030. También, los horizontes postpandemia y los incentivos que podrían generar inversiones y desarrollo local.

El sector de plantaciones forestales se caracteriza por ser de largo plazo. En el Manejo Forestal Sustentable (MFS) se planta todos los años lo que se corta. En la Mesopotamia se encuentra el 80% de la superficie plantada de todo el país, y se produce el 80% de la madera en rollos de todo el país.
La principal característica que presenta el sector hoy es la sobreoferta de madera en pie. Esto conlleva a una baja generalizada de los precios de los rollos. La otra gran característica es la falta de mayor cantidad de grandes empresas, que puedan consumir el material fino, y sobre todo, ser tractoras del sector donde actúan.
En la tabla 1, se presenta un detalle de las plantaciones forestales de la Mesopotamia, con relación al total del país.


Tabla 1. Superficie de Plantaciones Forestales (has)Fuente: Inventario Forestal Nacional (2018). No incluye el Delta ER.


La producción industrial

La industria forestal es una industria de commodities, que se basa en la producción de madera proveniente de plantaciones forestales. Con lo cual, la industria es la que traslada demandas y precios a los propietarios de las plantaciones.
Un concepto muy importante a aclarar es que las plantaciones forestales se mueven en cuanto a la oferta en el largo plazo, es decir tienen una elasticidad de oferta muy baja. Esto se debe fundamentalmente a los plazos de corta de las plantaciones.

Por otro lado, el mercado de rollos se comporta como un oligopolio monopsónico, en donde las grandes empresas, en este caso las celulósico papeleras, fijan un precio, y este se traslada a los sectores del aserrío y otros productos. Con lo cual es de esperar que las plantaciones forestales, y el mercado de rollos se comporte como un mercado de economías de escala, en donde los grandes productores tendrán más beneficios, al poder diluir parte de sus costos en la escala de producción, mientras que los pequeños productores tendrán que buscar sus beneficios en otro tipo de argumento que no sea el precio de la madera.

Existen en la Mesopotamia 766 aserraderos, (57% Misiones). Consumen el 46% de los rollos de la región y producen el 46% de la madera industrializada.
En la Tabla 2 se presenta una caracterización de los aserraderos, con informaciones sobre personal ocupado, consumo de rollos, producción y eficiencia.


Tabla 2. Producción industrial de los aserraderos en la Mesopotamia.Fuente: Censo de Aserraderos, Dirección Nacional de Desarrollo Foresto Industrial, 2018. No incluye el Delta ER..

Oferta y demanda de rollos en las tres provincias

En la Tabla 3 se presentan resultados en base a los datos de consumo de rollos de los aserraderos, y a estimaciones del autor en base a la superficie de las plantaciones mencionadas en la Tabla 1.
Esta metodología de estimación de la oferta en base a la superficie y el IMA es bastante inexacta, aunque ampliamente utilizada en estudios preliminares. En función de la oferta de rollos y del consumo de los aserraderos se obtuvo el Balance 1.
El consumo de madera de No Aserraderos son estimaciones del autor, en función del conocimiento sobre las demandas de madera de las grandes industrias no contempladas en el Censo de Aserraderos. El Balance 2, representa la diferencia entre estas dos últimas columnas, y reflejaría en estas circunstancias, la oferta y demanda de madera para abastecimiento industrial. Con lo cual se comprueba la sobreoferta de madera antes mencionada.
Entre las limitantes de la infraestructura productiva, se señala en este contexto a la red de caminos rurales como un problema, sobre todo en un escenario de crecimiento de la demanda. La logística para exportar es uno de los mayores problemas, en mayor grado en Misiones.


Tabla 3. Oferta y demanda de madera en la Mesopotamia (metros cúbicos).Fuente: Censo de Aserraderos, Dirección Nacional de Desarrollo Foresto Industrial, 2018. No incluye el Delta ER.

 

Al comparar con los sectores forestales de Brasil, Uruguay y Chile, una de las principales diferencias que se observa es que en estos países ha crecido mucho más que el de la Mesopotamia en los últimos 10 o 20 años. El motor fundamental de ese crecimiento de los países vecinos han sido las inversiones. Sobre todo las grandes inversiones en empresas de escala.
Pensando en 2021

La actividad forestal fue una de las primeras en ser exceptuadas. Primero celulosa, luego los aserraderos. Sin embargo, el principal destino de la producción de madera sólida es la construcción, que está frenada. Aquellas industrias que venían exportando y continúan, siguen trabajando. Aquellas concentradas en el mercado interno, tienen una situación muy variada, con casos de cierres y suspensiones de personal.

Entonces, si bien la producción forestal es de largo plazo, y la capacidad industrial está instalada, como sector se depende en gran medida de la reactivación de la demanda interna.

Incentivos para generar desarrollo local

En los últimos 10 años hubo pocas grandes inversiones en industrias del sector forestal. Algunas han estado ligadas a la generación de energía en base a biomasa forestal, otras han sido en aserraderos, y también en fábricas de tableros. La mayoría han sido con capitales nacionales.

Cabe señalar que en períodos recientes de auge de las exportaciones forestales (2005-2008) la inversión directa también superó la inversión externa. Muchas empresas han seguido invirtiendo en equipamiento, a pesar de las dificultades de acceso al crédito bancario, principalmente por las altas tasas. En este contexto se puede argumentar que el crédito fiscal para pymes es una herramienta poderosa.
Las tres provincias tienen distinta incidencia de los impuestos provinciales en la producción. Las herramientas fiscales para promover inversión podrían ser exploradas en la región y más desarrolladas a nivel nacional.
El gran desafío del sector es mejorar la productividad y, a partir de esta mejora, ser más competitivos a nivel global.
Para ello se sugieren dos pilares. El primero es desarrollar más capacitación para operadores, vía herramientas fiscales.
En segundo término, y tal vez más importante, el desarrollo de actividades con gerentes y propietarios, con foco en la gestión y productividad, que permitan lograr cambios en las pymes que las hagan más competitivas.

Mercados

La demanda mundial de productos forestales ha crecido sistemáticamente en los últimos 30 años. China y los países asiáticos se convirtieron en los principales consumidores. La pandemia ha retraído un poco estos mercados y la demanda está mucho más concentrada. En consecuencia, se resintieron los precios de los productos como celulosa y madera aserrada a nivel internacional.

La demanda de pellets tuvo un aumento sostenido en los últimos años, principalmente por una estrategia de sustentabilidad de la Unión Europea, que apunta a cambiar su matriz energética.
En Estados Unidos ha reactivado la construcción de casas de madera, lo que constituye un aumento sostenido que permite reactivar la demanda interna de madera del SE de Estados Unidos, y también las importaciones.

La generación de energía térmica/eléctrica en base a biomasa forestal es el nuevo paradigma del sector a nivel mundial.
En este contexto de la Bioeconomía, las biorefinerías son las nuevas inversiones de gran escala que pueden transformar al sector.