INDICE

Dic 2020 - Ene 2021  

Número 171


Ing. Mec. Fernando Ocampo
Investigador INTA IPAF Región Pampeana
 

Compartir en:

Cordón Hortícola de La Plata. Cómo mejorar la autonomía de sus productores.


El INTA, junto a extensionistas y universidades, realizó un relevamiento a campo a productores del Cordón Hortícola Platense, el mayor del país, para caracterizar dos ejes: energía y acceso al agua. Se exponen aquí los resultados de las entrevistas, que evidencian las problemáticas que existen en torno a estos dos recursos. 

El Cordón Hortícola de La Plata es el más grande del país. Tiene una gran diversidad de producciones primarias como la horticultura y floricultura, entre otras, y posee una superficie de 5400 hectáreas de invernaderos (datos 2016/2017).
Es el principal proveedor de hortalizas frescas del AMBA, produciendo más del 72 % de las hortalizas que se comercializan en el Mercado Central de Buenos Aires. Según el Censo Hortiflorícola (2005) de la provincia de Buenos Aires, se registraron 1.452 unidades productivas, con un 78 % dedicada a la horticultura.

La mayor parte de los productores son arrendatarios, con producciones mayoritariamente bajo cubierta. Desde el INTA, junto a colegas, extensionistas y universidades, se realizó un relevamiento a campo (mediante entrevistas) a productores del Cordón Hortícola Platense para caracterizar fundamentalmente dos ejes: energía y acceso al agua.

En lo que respecta a la energía, los principales consumos energéticos registrados se asocian con el uso del gasoil, y se utiliza energía eléctrica para el bombeo de agua. No se registra presencia de fuentes de energías renovables. La calidad de la energía eléctrica y su costo se presenta como un problema para las prácticas productivas. En cuanto al acceso al agua, básicamente se proveen de perforaciones subterráneas. La utilización del agua extraída es para riego, y uso doméstico en general, en base a dos recursos hidrogeológicos: Pampeano y Puelche. Este último es el acuífero más importante de la región, abasteciendo al 60% de la población de La Plata. Una de las principales problemáticas asociada a su contaminación es debido a que las perforaciones no son encamisadas.

Se observan también, degradaciones de suelo vinculadas con la salinización (alcalinización debido al riego con aguas bicarbonatadas sódicas), alto grado en el uso de fertilizantes, impermeabilización de suelos por cubiertas de invernáculos, inundaciones de predios, pérdidas productivas, etc.

En función de todas estas prácticas y entrevistas a los productores y, para hacerle frente a la variabilidad climática y social, elaboramos un calculador de riego; básicamente en función de las prácticas que usan ellos en cuanto a los tiempos de riego, cantidad de agua que se utiliza, disposición de cintas y tipo de cultivo.

Se creó una planilla de datos con la idea de elaborar a futuro un calculador que pueda estar a disposición online, y que cualquier productor, con apoyo y acompañamiento de un extensionista y previa capacitación, pueda tener acceso a esta herramienta.

Hay muchas herramientas de calculador de riego, pero esta tiene la particularidad de que se puede adicionar una acumulación de agua en superficie, combinándose con los sistemas Scall. Estos sistemas son los de cosecha de agua de lluvia, y cosechamos el agua justamente de todas las superficies de invernadero. A modo esquemático, en la Figura 1 se puede observar la situación actual a la izquierda, con una fuerte dependencia de la red eléctrica trifásica y, a la derecha, se propone el uso de una bomba de menor potencia monofásica con un 20% de disminución del consumo eléctrico y con cosecha de agua de lluvia generamos solo un 60% de uso de bombeo sumergible.

Con un análisis para un cuarto de hectárea de superficie cubierta y con el calculador, con una superficie colectora de 2500 m², en función de las precipitaciones y de las demandas de agua, se estima que el 43% del riego anual lo podría cubrir el reservorio, 60% restante se regaría por pozo, combinado con una bomba con potencia monofásica máxima necesaria de 1HP y potencia restante necesaria de pozo 2,6 HP.

Por otro lado, y dado que la mayor parte de los productores son arrendatarios, se propone la construcción de reservorios de autoconstrucción trasladables para no tener que generar un reservorio tipo tanque australiano. Esto se enmarca dentro de un Proyecto de Investigación Orientada (PIO) de UNLP – CONICET, “Deterioro ambiental en producciones hortícolas del Gran La Plata: prevención y mitigación”. Su construcción es sencilla y el volumen es de 17 m3. Los costos de construcción son del orden del 10% respecto al mercado de reservorios “llave en mano” para volúmenes equivalentes y tiene resultados favorables del Sistema de Cosecha de Agua de Lluvia (SCALL).








Conclusiones

> Los porcentajes de cobertura del agua de lluvia para el riego superan el 35-40% para todos los meses para 1/4 hectárea cubierta.
> Se tiene un menor gasto de potencia trifásica.
> Combina el bombeo monofásico cuando existen desperfectos en la red (caída de fases, tormentas, etc.).
> Se genera un manejo más eficiente del recurso hídrico.
> Bajos costos de instalación del sistema.
> Reservorio trasladable para productores arrendatarios.
> Se cuenta con una herramienta que aporta datos concretos y brinda estrategias para una producción sostenible en periurbanos.
> Puede hacerse extensible a los diferentes cordones hortícolas del país con precipitaciones equivalentes anuales.
> Respecto de los ensayos previos, el uso del reservorio demostró buen comportamiento mecánico y fácil construcción
> En cuanto al uso del agua de lluvia, se puede inferir que los datos agronómicos del cultivo plantado, tienen un aumento del rendimiento, y una mejora en la calidad del suelo por el lavado de sales.
> Se prevé instalar un sistema de paneles fotovoltaicos para alimentar la bomba monofásica y un kit de bombeo solar en paralelo con caudalímetros en cada tramo de cañería para la generación de datos cuantificables.