INDICE

Dic 2020 - Ene 2021  

Número 171


Ing. Agr. Aquiles Salinas
Director Estación Experimental Agropecuaria Manfredi
Grupo de Riego del INTA Manfredi*

Compartir en:

NUEVAS TECNOLOGÍAS ASOCIADAS AL RIEGO


Si bien el modo de proveer agua a los cultivos ha evolucionado a través de los años, hoy el riego parcelario en la agricultura aún resulta ineficiente. Con el fin de mejorar su performance, se han desarrollado tecnologías innovadoras que prometen mejoras significativas para la aplicación del agua.    

Desde épocas milenarias, la agricultura se inició domesticando especies silvestres, pero apoyando su producción en la provisión de agua de riego. Aunque con bastante ineficiencia en su uso, esas civilizaciones progresaron y con las tecnologías y conocimientos de la época, perfeccionaron los sistemas de conducción, muchos de los cuales aún se conservan.
Sin embargo, si hacemos una generalización, vemos que en la actualidad el riego parcelario (por surco o inundación) sigue manteniendo las mismas ineficiencias que hace miles de años.

Afortunadamente, gente innovadora y empresas con visión de futuro comenzaron a desarrollar tecnologías y herramientas con el objetivo de modificar la performance (eficiencia) de los históricos riegos por superficie.

La innovación se potencia cuando creadores individuales se aúnan para formar redes de empresas (ambas nacionales). Es así como surge una nueva opción para los usuarios de riego superficial: la posibilidad de utilizar la nueva válvula de caudal discontinuo. Vinculada a una sonda para medir la humedad de suelo, éstas permiten incrementar la eficiencia de riego, ya que la distribución de agua a los distintos surcos depende ahora de la información que provee la sonda cuando registra el contenido de humedad del suelo es el indicado por el usuario, favoreciendo así los tiempos de riego y los momentos de distribución de agua a lo largo y ancho del lote.



En los sistemas presurizados, de desarrollo más contemporáneo, surgen tecnologías para mejorar la eficiencia de aplicación de agua, y también se van modernizando y tecnificando.

Como gran avance se puede destacar el desarrollo de la tecnología de riego variable (VRI). Esta permite hacer un manejo de precisión, tanto en el agua aplicada, como de los insumos que se pueden aplicar a través de ella. El sistema está desarrollado para identificar y sectorizar áreas homogéneas del campo y, tal como un sistema de precisión, nos permite armar una prescripción de riego acorde a las diferencias entre sectores, o bien suspender el riego en lugares improductivos (canales, bajos improductivos, etc.).



Si hablamos de riego de precisión, el proyecto que está por ponerse en marcha en INTA Manfredi será lo más innovador a nivel mundial, ya que es un modelo de producción agrícola sustentable con riego, que incorpora sistemas de autogeneración de energía eléctrica y la herramienta multitarea “Hummingbird”, desarro-llada en Córdoba.

El sistema está llamado a tener proyección nacional y mundial por el conjunto de beneficios que aportará, tanto para las áreas en las que ya se utiliza el riego complementario, como para ponerlo al alcance de productores de cualquier tamaño y de nuevos cultivos, a los cuales se les hará accesible su incorporación, junto con la eficientización de procesos y recursos.



Empresas y entidades del sector privado se han comprometido proveyendo equipamientos, elemen-tos y dispositivos según cada especialidad.
Los sistemas energéticos que se emplearán adquieren particular importancia, puesto que le otorgarán al modelo la capacidad de autogeneración de energía eléctrica.
Entre los aportes empresarios, el módulo contará con uno de los primeros “Hummingbird” fabricados en el mundo.
Se trata de una tecnología de última generación desarrollada en Córdoba por el Ing. Santiago Prandi.

El sistema transforma a la máquina de regar en una herramienta multitarea, dotada de sensores y dispositivos que permiten de manera autónoma la aplicación de agroquímicos y fertilizantes, como también simultáneamente monitorear parámetros de suelos o cultivos.
Una herramienta fundamental para este nuevo modelo de producción es la incorporación de un equipo de riego Valley Fast Pass.

El mismo duplica la velocidad de rotación de los equipos tradicionales permitiendo, por ejemplo, que el monitoreo de los sensores que se instalen en la barra multitarea Hummingbird se haga en la mitad de tiempo que un equipo tradicional, ganando en tiempo y operativdad del sistema

La autogeneración de energía

La energía es uno de los costos de mayor gravitación en los sistemas de riego, para los que tienen la posibilidad de utilizarla, ya que gran parte del territorio productivo argentino carece de la infraestructura para la demanda que tienen estos sistemas.
Por ello, la autogeneración de energía permitirá regar en lugares adonde no llega o se torna altamente costosa la provisión de energía convencional.



Todas estas innovaciones nos llevan a tener otra mirada del futuro “horizonte productivo”, al hacerse factible y accesible la incorporación de nuevos cultivos en las áreas agrícolas extensivas y también en las intensivas, transformando el riego con tecnología de vanguardia aportando a la productividad, diversidad productiva, estabilidad económica y con un alto compromiso ambiental.

* Grupo de Riego del INTA Manfredi está compuesto por:
Aquiles Salinas. Matías Boccardo: Investigador
Severina Ignacio: Investigador
Giubergia, Juan Pablo: Investigador.
Federico Aimar: Investigador
Eduardo Martellotto: asesor exINTA