INDICE

Feb - Mar 2020  

Número 166

Mg. UBA Daniela Ferrante 
Prof. Adjunta cátedra Manejo de Pastizales. Universidad Nacional de la Patagonia Austral.

Dr. Gabriel, Oliva
Prof. Titular catedra Biología General. Universidad Nacional de la Patagonia Austral.

Ing. en Recursos Naturales Renovables  Vanesa Torres 
MN 00012 * 10 * 58  
EEA INTA Santa Cruz. 


 

Compartir en:

Santa Cruz, el uso de la radiación solar en los pastizales naturales

En el marco de un proyecto de investigación de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral (UNPA-UARG) y, en convenio con la Estación Experimental Agropecuaria Santa Cruz del INTA (EEA SC-INTA), se trabaja para determinar la relación entre la energía solar y el crecimiento de los pastizales naturales en el sur de Santa Cruz. 

Por definición, la “eficiencia en el uso de la radiación (EUR)”, es un estimador de la productividad primaria neta aérea (PPNA) a partir del modelo que postula Monteith (1972). Esta nueva forma de estimar la productividad del pastizal constituye una gran herramienta para determinar la capacidad de carga de los ecosistemas en los sistemas ovinos extensivos de la Patagonia. En la Patagonia, la producción forrajera a partir del pastizal natural es la base de la ganadería. Muy pocas veces los animales reciben aportes de alimento extra. En la actualidad, las estimaciones de disponibilidad de pastos se realizan a partir de imágenes satelitales o chequeos a campo, lo que implica contar con técnicos especializados, tiempo y dinero.

 
   

Para poder evaluar el uso de la energía por parte de diversos tipos funcionales de plantas, se adquirió instrumental de última generación, como un radiómetro portátil hiperespectral Jazz de Ocean Optics y un ceptómetro o barra PAR (Quantum Flux MQ301 Apogee) con 10 sensores que registran la longitud de onda de la energía en forma de luz. A partir de estos datos se cuantifica la energía solar incidente (energía que ingresa al sistema) y la reflejada por la vegetación (energía que sale del sistema). El resto de la energía es transmitida, perdida en forma de calor y absorbida por las plantas para generar biomasa. Además de los flujos de energía solar, se están midiendo: la temperatura del suelo, el potencial hídrico, y variables climáticas obtenidas de una estación meteorológica instalada en el sitio de estudio. Este trabajo se realiza en el marco de una tesis de maestría, y la responsable de las actividades es la Ingeniera en Recursos Naturales Renovables Vanesa Torres.

 
   

Para cumplir con el objetivo, se instaló durante el mes de noviembre de 2018 un ensayo en el Campo Experimental Potrok Aike, ubicado a 107 km al SO de Río Gallegos. Se definieron nueve sitios en los que se miden las variables anteriormente nombradas.
El experimento consta de 9 clausuras al pastoreo de 4m2 con 3 tratamientos y 3 repeticiones. Los tratamientos que se evalúan son: sequia, riego y testigo. El tratamiento sequía consiste en clausuras con canaletas también llamadas techos de intercepción de lluvias, que cubren un 50% de la superficie. El tratamiento riego resulta de agregar 60 mm de agua durante la estación seca (verano).

El equipo de investigación busca generar un modelo que permita predecir la producción de forraje para el gradiente de precipitación generado, y que sea un insumo para la toma de decisiones del sector ganadero. Además, este modelo facilitaría la generación de información que actualmente se produce a partir de imágenes satelitales o datos de evaluaciones forrajeras a campo, lo que implica contar con un técnico especializado, gran demanda de tiempo y altos costos económicos.
Los modelos generados tienen validez a nivel local, siendo útiles para los pastizales del sur de la provincia de Santa Cruz.

 
   

Existen antecedentes de este tipo de estudios para zonas de cultivos específicos en provincia de Buenos Aires o en valles irrigados, en donde la luz y la cantidad de agua disponible son menos variables. La estimación de la producción forrajera es un tema de estudio a nivel nacional, en donde innumerables proyectos tienen foco. Para nuestra Patagonia resulta aún un tema inédito.

Se espera que este estudio permita desarrollar nuevos índices, en donde a partir de valores de energía y disponibilidad hídrica se pueda predecir y estimar la cantidad de producción primaria, y así ajustar la carga.

Esto resulta primordial para el sector, ya que mejoraría la eficiencia de los predios, dando como resultado animales con mejores índices productivos y, en términos ecológicos, propenderá al uso sustentable de los pastizales naturales de la región.