INDICE

Abr - May 2021  

Número 173


Ing. Agr.  Caio Tibério da Rocha 
M.N. 00032*00*01 

Representante en Argentina y Coordinador Regional para la Región Sur (Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y Paraguay) del Instituto Interamericano 
de Cooperación para la Agricultura, IICA.
 

Compartir en:

NO EXISTE SEGURIDAD ALIMENTARIA SIN SANIDAD VEGETAL

La protección de la salud de las plantas no debe ser un tema de interés solo para especialistas, ya que está vinculada a temas centrales de la agenda pública global como la reducción de la pobreza, la erradicación del hambre, la preservación del ambiente y el desarrollo económico. Hoy no se puede hablar de seguridad alimentaria sin hablar de sanidad vegetal, y este es el mensaje que queremos transmitirle al mundo.

Uno de los impactos que ha tenido la pandemia es que el mundo ha tomado consciencia, tal vez con más claridad que nunca, de la importancia de garantizar el derecho a la alimentación. La crisis sanitaria ha dejado al desnudo la fragilidad de los sistemas agroalimentarios. Y la disminución de la actividad económica ha tenido un efecto devastador sobre los medios de vida de millones de personas, lo que pone en riesgo la seguridad alimentaria global.

Sin embargo, gran parte de la población mundial no está al tanto de algo que los ingenieros agrónomos conocemos muy bien: que no se puede hablar de seguridad alimentaria sin hablar de sanidad vegetal. Y es nuestro deber transmitir ese mensaje a las grandes audiencias. 
Los profesionales debemos tener un rol más activo, no solamente en el trabajo a favor de la sanidad vegetal, sino también en la comunicación de la cuestión, para que la opinión pública sepa que las plantas constituyen un 80% de nuestra alimentación, además de ser la fuente de prácticamente todo el oxígeno que respiramos cada día.

Resulta imprescindible, en ese sentido, concientizar a la gente sobre la necesidad de destinar recursos a esta materia y trabajar en la investigación y el desarrollo. El foco debe ser la prevención de las enfermedades, lo que nos va a permitir asegurar el acceso a los alimentos y también enormes ahorros económicos. La realidad nos demuestra una y otra vez que no podemos dar por garantizada la salud de las plantas que sostienen la nutrición humana.



En consecuencia, la protección de la salud de las plantas no puede ser un tema limitado al debate entre especialistas en ámbitos académicos o técnicos, porque está directamente vinculado con las cuestiones que hoy la comunidad internacional considera las más importantes y urgentes de la agenda pública: la reducción de la pobreza, la erradicación del hambre, la preservación del ambiente y el desarrollo económico.

El mensaje debe ser claro y directo: la importancia de la sanidad vegetal es tal que su impacto es decisivo incluso sobre la alimentación de aquellas personas que no tienen a los productos de origen vegetal directo como el componente primordial de su dieta. Es que la carne o los productos lácteos son producidos a través de la cría de animales, que simplemente no podrían crecer si no tienen a disposición plantas saludables para desarrollarse.

Las plagas y las enfermedades que afectan a las plantas provocan que hasta un 40% de los cultivos alimentarios se pierda, lo que ha sido cuantificado en unos 220.000 millones de dólares anuales por las Naciones Unidas. Acertadamente, la Organización declaró al 2020 como el Año Internacional de la Sanidad Vegetal y, dada la situación global de la pandemia, decidió extenderlo durante el primer semestre de 2021.

Más allá de los números, siempre fríos, las principales víctimas de las plagas y enfermedades de las plantas son los más vulnerables: tanto quienes pasan hambre en las ciudades como los pobladores rurales pobres, que tienen en la agricultura su principal o su única fuente de alimentos y de ingresos.



Así como el Covid-19 puso en primer plano la necesidad de mantener la higiene para evitar la propagación de enfermedades infecciosas que afectan a las personas, esta también debe ser una oportunidad para concientizar a la población mundial sobre la importancia de la higiene para preservar la sanidad vegetal.

El ejemplo que tenemos a mano es otra pandemia, con mucho menos espacio en los medios de comunicación que la del Covid-19, pero que también tiene un fuerte impacto social y económico en todo el mundo. Se trata de la que está afectando a la banana, un cultivo clave para la seguridad alimentaria global y para la subsistencia de millones de pequeños productores agrícolas. Hoy la banana enfrenta su amenaza más grave en décadas: la cepa raza 4 tropical (R4T) del hongo fusarium está devastando las plantaciones de muchos de los 135 países donde se cultiva.
Esta enfermedad ataca a las plantaciones de banana Cavendish, que abarca el 50 por ciento de la producción mundial y es la única que se comercializa en América Latina y el Caribe. La R4T se originó en el sudeste asiático y ya fue detectada en América Latina, en plantaciones del norte de Colombia. Se transmite a través del suelo y hoy no tiene cura, por lo cual la higiene de quienes visitan las plantaciones de banana es la única solución conocida para evitar su propagación.

El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) es uno de los integrantes de una alianza a nivel global con actores públicos y privados, que ya está trabajando en el desarrollo de conocimiento, tecnologías y mecanismos que permitan encontrar una solución científica definitiva, que posibilite la erradicación del hongo. Y es justamente la comunicación y la educación para pequeños productores y consumidores una de las herramientas fundamentales que se propone utilizar la alianza.

Las implicancias de la sanidad vegetal son múltiples

Mantener sanas las plantas que sostienen la seguridad alimentaria resulta un requisito ineludible para abrir las puertas del comercio y garantizar el acceso a los mercados, muy especialmente de productores chicos y medianos de países en desarrollo. El papel de los ingenieros agrónomos, entonces, resulta clave no sólo en las áreas rurales, donde los alimentos se cultivan, sino también para verificar las condiciones de transporte de los mismos.

Por otro lado, la pandemia hizo crecer en las áreas urbanas la conciencia sobre la importancia de mantener una relación armónica con la naturaleza y hoy existe una demanda cada vez mayor de alimentos que lleguen al consumidor con garantías respecto a la forma en que fueron producidos. 

Se deben compartir buenas prácticas agrícolas para mantener las plantas sanas al tiempo que se asegure la preservación del ambiente. No puede haber un dilema en ese sentido. Debemos invertir más en investigación científica, de manera que los productos fitosanitarios sean un aliado en el combate a las plagas, aseguren la sostenibilidad de los sistemas agrícolas y garanticen la supervivencia de la biodiversidad a la que tanto daño le ha hecho el hombre.

Los ingenieros agrónomos, entonces, tenemos un rol cada vez más trascedente para el planeta y para las personas. Debemos estar a la altura.