REVISTA BIMESTRAL
JUNIO - JULIO 2017 I NUMERO 150
PROTEINAS
» Comisiones
» Capacitaciones

 

Producción de proteína de pescado: Una mirada a la Acuicultura en Argentina

 
.
   
Ing. Zootecnista Miriam Plana
Prosecretaria de Extensión Facultad
de Ciencias Agrarias - UNLZ
 
   

Al referirnos a proteínas de alta calidad, indudablemente pensamos en carne de pescado, ya que numerosos trabajos científicos destacan su valioso aporte de aminoácidos esenciales, además de la presencia de vitaminas y minerales como fósforo, calcio y hierro. También incluye ácidos grasos poliinsaturados omega 3, importantes en la defensa del organismo frente a enfermedades cardiovasculares. Su bajo contenido de tejido conjuntivo la convierte en una carne de alta digestibilidad.

 
   

En nuestro país existe carne de pescado producto de acuicultura, pero para comprender su situación en el orden nacional, hay que observar el contexto internacional en la que la misma está inserta. Para la FAO y otras instituciones, se considera que la acuicultura es una “actividad que contribuye a la utilización eficaz de los recursos naturales, a la seguridad alimentaria y al desarrollo económico” y que “su expansión podría constituir la siguiente revolución en la alimentación humana”. El crecimiento de la demanda mundial de productos pesqueros, está encontrando su límite en los niveles de extracción permitidos para las capturas establecidas, por ende en un futuro cercano, la actividad acuícola deberá responder al abastecimiento mundial.

Actualmente, el 50% de la provisión de pescado proviene de la acuicultura, estimándose que para el 2030 superará a la de captura, que ya ha encontrado su techo.

 
   

Con respecto a los países de la región, es necesario destacar el crecimiento acelerado de países como Ecuador y Chile, que basan sus economías en estas producciones. Asimismo es de destacar que Chile se ha convertido en el primer exportador mundial de salmónidos y el segundo exportador mundial de salmón del Atlántico, superando a Noruega.

En nuestro país, esta actividad no se ha desarrollado en relación con sus potencialidades, a pesar de poseer una gran diversidad climática, abundante provisión de agua dulce y extenso litoral marítimo. La producción de trucha en Neuquén ha constituido por largos años la principal producción piscícola, sin embargo, a raíz del impulso otorgado por organismos como el MINAGRO junto al CENADAC y el Clúster Acuícola del NEA, la producción de pacú la ha superado ampliamente. En el caso de la primera, que es una especie de agua fría, la producción se realiza a cielo abierto, con la utilización de race-ways o redes instaladas en lagos. El pacú, en cambio, es una especie de aguas cálidas y se produce en forma semi-intensiva en estanques excavados. En el caso de la región central, la existencia de marcadas amplitudes térmicas, tanto diarias como estacionales dificultan la producción de especies de interés comercial, por lo cual se utilizan instalaciones súper-intensivas con Sistemas de Recirculación (RAS), con control total de los parámetros del agua. Por su parte la Estación Hidrobiológica de Chascomús produce pejerrey con fines de repoblamiento de nuestras lagunas pampeanas.

 
   

Otras especies son producidas en forma menos significativa, como surubí, tilapia, esturión, dorado, entre otras. Si bien el pescado es percibido por el consumidor como un producto relacionado a lo saludable, con valorados nutrientes como omega 3, el consumo en nuestro país es muy bajo: alrededor de 7-9 kg/h/a. En cambio, en países de origen asiático, principalmente China (35 kg/h/a), el consumo es muy elevado y se estima que a pesar de ser el principal productor mundial tendrá que aumentar en forma sostenida la importación de productos piscícolas, por lo cual se presenta una oportunidad para colocarnos entre los países exportadores. Por otro lado, la nueva Ley de Acuicultura, tendiente a promover y regular la producción acuícola en nuestro país, establece un marco regulatorio que dará nuevo impulso a la actividad y a las acciones que ya venían desarrollando instituciones como el Instituto de Pesca y Biología Marina Almirante Storni de la provincia de Río Negro (Univ. Nacional del Comahue), la Estación Hidrobiológica Chascomús y el INTECH apoyados por la Organización JICA de Japón, entre otras.

Por lo pronto, con una mirada prospectiva, podemos decir que las oportunidades de desarrollo de la acuicultura están, y son enormes, sólo falta tomar el timón y hacerlas realidad.