REVISTA BIMESTRAL
OCTUBRE - NOVIEMBRE 2017 I NUMERO 152
ACEITES Y FIBRAS
» Comisiones
» Capacitaciones

 

Cultivo de colza en el país
Situacion actual y perspectivas

 
.
   
Ing. Agr. Liliana Beatriz Iriarte
M.N. 11700*11*01

Responsable módulo colza Programa nacional cereales y oleaginosas INTA. Chacra Experimental Integrada Barrow
 
   

El cultivo de colza se conoce en Argentina desde la década del 30. En la década del 70, el INTA junto con la Universidad de Buenos Aires comenzaron sus trabajos de investigación. Durante esta etapa se realizaron ensayos de evaluación de cultivares, épocas de siembra, fertilización, densidad y distancia entre surcos, profundidad de siembra y monitoreo de lotes comerciales en una amplia zona de producción. Debido a los recurrentes problemas de comercialización, el cultivo no obtuvo el desarrollo que había alcanzado en otros países y el programa fue suspendido. Desde el año 2006 el INTA trabaja en proyectos nacionales orientados al mejoramiento, manejo y desarrollo de este cultivo en diferentes áreas agroecológicas.
Importancia del cultivo en la producción Argentina

 
   

El cultivo de colza se presenta como una opción excelente para nuestro país tanto para los productores como para la industria. La producción de aceite en Argentina está centrada casi exclusivamente en cultivos estivales. La colza por su ciclo inverno – primaveral accede al mercado en otra época del año, por lo que abastece a la industria en momentos en que ésta permanece ociosa. Al tratarse de un cultivo de áreas templado frías, brinda al productor una opción importante como componente de su rotación agrícola que en estas zonas se limita principalmente a cereales de invierno.
La colza en planteos de siembra directa permite la realización de cultivos de segunda tales como soja o maíz. La calidad del grano y el rendimiento en aceite que se obtiene es de excelente calidad lo que permite la adquisición por parte de los mercados más exigentes.
Situación actual
Este cultivo es la segunda oleaginosa en importancia en el mundo luego de la soja. Según la proyección del USDA la producción mundial de colza en la campaña 2017/18 será de 72.58 millones de toneladas. Esto significa un incremento del 5.10 % con respecto a la campaña anterior en la producción de colza alrededor del mundo.
Los principales países productores son la Unión Europea, Canadá, China, India, Australia. Se observa en el mundo, un incremento en la producción y consumo de colza. Muchos de los países productores son también consumidores. Esto obedece especialmente al empleo del aceite de colza para consumo humano y como materia prima para la producción de biodiesel. Además del uso de las harinas para la alimentación animal.

La superficie sembrada en nuestro país siempre fue poca. Situaciones favorables tales como los rendimientos obtenidos, el precio del producto, la presencia de mercados confiables y la rentabilidad que pudo obtener el productor junto con una coyuntura desfavorable para los cereales permitieron un incremento en la superficie durante las campañas 2013, 2014 y 2015. Luego los problemas surgidos especialmente en la faz comercial hicieron que la superficie se retraiga nuevamente.

 
   

Los rendimientos obtenidos en las diversas regiones productoras son similares a los que se consiguen en los principales países productores con una cantidad y calidad de aceite acorde a lo requerido por los principales mercados. Los rendimientos alcanzados responden especialmente a la genética y tecnología empleada y se observa una tendencia al crecimiento a través de los años. En la actualidad son varias las acciones que se desarrollan desde el ámbito estatal para lograr el desarrollo sostenible del cultivo de colza. El productor dispone de publicaciones, manuales de producción y reuniones convocadas por los distintos interesados en el desarrollo del cultivo. Contamos con cultivares que han demostrado muy buena performance. Hoy podemos decir que las ventajas con las que contamos y el esfuerzo que se está realizando es insuficiente, muchos de los técnicos y productores no conocen el cultivo de colza.
Limitantes
Creemos que hay que trabajar mucho más en investigación, desarrollo y transferencia a profesionales y productores. Es necesario difundir más los conocimientos relativos a implantación y cosecha que hoy por hoy constituyen las mayores preocupaciones de productores y técnicos. Hay que reforzar la genética disponible incorporando más cultivares que presenten adaptación, estabilidad y sanidad ante las condiciones climáticas diversas de una zona productiva tan amplia. Se deben evaluar y registrar agroquímicos dado que prácticamente no existen en el país productos registrados para atender las necesidades sanitarias del cultivo en el país.
Se deben eficientizar los servicios de postcosecha (acondicionamiento, almacenaje y transporte). Y especialmente se necesita el compromiso en la faz comercial de los participantes de esta cadena de valor para poder conseguir mercados seguros y transparentes que permitan afianzar el cultivo.
Perspectivas
Nuestro país presenta ventajas competitivas tales como: condiciones climáticas y edáficas que permiten la producción de colza de muy buena calidad. El país cuenta con una industria aceitera desarrollada que puede procesar esta oleaginosa sin competir con las producciones de girasol y soja. Además, podemos participar del mercado internacional de colza aportando volúmenes de producción en contra estación con el hemisferio norte que necesita volúmenes importantes para cubrir el mercado cada vez más creciente de los biocombustibles. El cultivo debería crecer en superficie y en producción. Mejorando la etapa comercial que es la que actualmente se presenta como el mayor obstáculo, el productor tendría en la colza una excelente opción para diversificar su producción y mejorar la rentabilidad. Dado que Argentina es uno de los principales países exportadores de aceites vegetales y la colza el segundo oleaginoso en importancia, seria relevante que el país participe con continuidad de este mercado. Seguramente el país está quedando afuera de un negocio importante.