REVISTA BIMESTRAL
FEBRERO - MARZO 2018 I NUMERO 154
BALANCE Y CAPACITACIONES 2017
SEMBRANDO PARA 2018
» Comisiones
» Capacitaciones

 

La Citricultura Argentina


 
.
   

Ing. Agr. Gloria C Pérez
M.P. 11763 *11* 01
Consultora en Cítricos

 
   


La fruta cítrica es la especie más importante en el total de frutas frescas que se producen en la Argentina. El 60 % del total de las frutas frescas que se consumen en nuestro país son cítricos. Dada su importancia productiva y comercial, constituyen una de las principales producciones dentro de las Economías Regionales. Argentina posee aproximadamente 136.000 has de cítricos distribuidos en dos zonas productivas bien diferenciadas por sus características agro climatológicas en general y separadas entre sí por otra zona donde no existen plantaciones comerciales. La Región del NEA que comprende las provincias de Misiones, Corrientes, Entre Ríos, con producción de naranjas y mandarinas principalmente y con plantaciones de limón en menores superficies. A esta región se suman las provincias de Chaco y Formosa, que en menor escala productiva y con destino mercado interno e industria hacen sus aportes productivos. Se anexa la zona de Buenos Aires Norte con producción de naranjas fundamentalmente y actividad comercial importante con frutas provenientes del norte de la misma Región. El NEA ocupa el 60 % del total de la superficie y aporta el 40 % de la producción.

 
   

La Región del NOA, que comprende las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán y Catamarca, con un clima diferente a la región anteriormente mencionada, fundamentalmente en la zona subtropical de Salta y Jujuy donde el clima tiene un régimen monzónico lo cual implica la necesidad de riego complementario, condición indispensable para lograr el cumplimiento del ciclo de las plantas alcanzando así producciones comercialmente aceptables. En las cuatro provincias mencionadas del NOA, que ocupan el 40 % de la superficie citrícola argentina, se produce el 60 % del total de cítricos de nuestro país.

Argentina, con aproximadamente una producción de cítricos de 3.000.000 de toneladas anuales, es el 8° productor del mundo. Se encuentra entre los primeros exportadores de limones del mundo y es líder mundial en la industrialización del limón. En este rubro aporta el 56 % a nivel mundial y el 90 % en el Hemisferio Sur. (Fuente Federcitrus).
El destino de la producción de cítricos , en función de la estacionalidad productiva y estado de los mercados es de aproximadamente 15 % para Exportación en fresco, 27 % para consumo de Mercado Interno y un 57 % destinado a la Industrialización, donde en este rubro el limón cobra un papel fundamental y la producción de los limones que se desarrolla fundamentalmente en la provincia de Tucumán, sitúa en el marco regional del NOA a una de las producciones citrícolas más importantes del mundo por sus características, no sólo productivas sino también de excelente calidad lo cual implica una gran demanda a nivel internacional tanto como fruta fresca como así también industrial en jugos concentrados, aceites esenciales y cascara deshidratada. El destino industrial fundamental es EE.UU. y en segundo lugar la Unión Europea.

 
   

Argentina exporta sus frutas a más de 60 países de todo el mundo, siendo el principal destino la Unión Europea y en segundo lugar la Federación Rusa. En los últimos años ha cobrado importancia el destino de los países del Sudeste Asiático básicamente para los cítricos dulces.

Oportunidades y Amenazas

Nuevas oportunidades para la colocación de nuestros cítricos se han logrado en el último año con la reapertura de Brasil para todas las especies cítricas, México para limón y Estados Unidos para el limón del NOA. Las negociaciones continúan con otros destinos no menos importantes como son Japón, China, India entre otros para los cuales se espera en un futuro cercano lograr la apertura que permitirá la expansión de toda la actividad.
Sin embargo, existen amenazas importantes para el normal desarrollo de la producción citrícola y su comercialización. Entre ellas se ubican las plagas y enfermedades que entorpecen el normal flujo de la actividad. Algunas de ellas, si bien existen, cobran un papel importante ya que son consideradas para arancelarias y entorpecen las negociaciones, implicando todo un desarrollo técnico científico para demostrar la inocuidad de las mismas en el movimiento comercial.

HLB

Un capítulo aparte es la amenaza del Huanglongbing o HLB que es la enfermedad más destructiva y devastadora que afecta a todas las especies cítricas y a más de 100 hospedantes alternativos entre ellos un hospedante preferencial: Murraya paniculata o Jazmin árabe. Esta enfermedad es producida por una bacteria Candidatus liberibacter, asociada a tres subespecies: Africanus, Americanus y Asiaticus, siendo las más agresiva y distribuida la Asiaticus y se la identifica comúnmente como Candidatus liberibacter asiaticus o Clas. El HLB, es una enfermedad de origen asiático descubierta hace más de un siglo en China y desde ahí se diseminó hacia la mayoría de los continentes. En América fue detectada por primera vez en Brasil en el año 2004 y hasta la fecha llevan erradicados más de 40 millones de árboles. En el año 2005 se detecta en Florida, EE.UU., y hasta la fecha se ha perdido el 74 % de la producción de cítricos en ese Estado. Posteriormente, en 2009 se detectó en México y hoy la mayoría de los Estados de ese país están infectados por HLB. En 2013 Paraguay anuncia la presencia en su país y con gran diseminación. Argentina en 2012 detecta la presencia de HLB en la localidad de Andresito, departamento de General Belgrano en Misiones, cercano a la frontera con Brasil. Desde entonces se han registrado varios casos positivos al HLB en plantaciones de traspatio y fincas comerciales, tanto en plantas cítricas como Murrayas y recientemente en psillidos vectores ( Diaphorina citri ) El HLB ex Greening se transmite por material de propagación (yemas, plantines) infectados y por insectos vectores entre ellos Diaphorina citri Kuwayama, (Hemíptero Liividae), presente en la mayoría de las provincias citrícolas de nuestro país a excepción de Tucumán, Catamarca y Buenos Aires.

Argentina posee el Programa Nacional de Prevención del HLB creado en el año 2009, el cual ha sido pionero a nivel mundial y establece los lineamientos generales para actuar frente a esta adversidad. Este programa fue ratificado por la Ley N° 26.888 y existen numerosas normativas que fueron creadas para la regulación de los movimientos de frutas y plantas, producción de plantas y traslados, Plan de contingencia tanto en lo general como especifico ante nuevas detecciones, etc. Este conjunto de normas ha servido para la detección precoz de nuevos casos en nuestro país como así también para poder tener el claro panorama de la dispersión de la enfermedad y el mantenimiento de las zonas aun libres de HLB. Existe una red de laboratorios oficiales dentro del Programa que han sido y continúan siendo un pilar fundamental para detectar a través de técnicas moleculares la presencia o ausencia de la bacteria tanto en material vegetal sospechoso como así en insectos o psillidos vectores como es el caso de Diaphorina citri . El programa Nacional de Prevención del HLB es coordinado por SENASA quien además de promulgar las normativas anteriormente mencionadas y hacerlas cumplir, realiza sus tareas de Monitoreo y Vigilancia, Capacitación y Difusión. Estas tareas además son llevadas a cabo en forma conjunta con otras instituciones como el INTA, INASE, EEAOC, Gobiernos Provinciales, MAGyP y el Sector Privado de ambas regiones desde la Comisión Técnica Interinstitucional (CTI).

El HLB NO tiene cura hasta el momento y todas las especies cítricas son sensibles a la acción de esta bacteria que obstruye el floema de las plantas, se acumula en raíces y se manifiesta inicialmente con alguna rama o brote de color amarillento, provocando en sus hojas un moteado asimétrico que lo diferencia de las deficiencias nutricionales. Posteriormente sus frutos se deforman, aumentan su acidez, disminuyen su jugo y se vuelven comercialmente inaceptables aún para la industria.
La solución frente a este flagelo vendrá de la mano de los Organismos genéticamente modificados, buscando tolerancia, resistencia tanto en copa como porta injertos. Hasta tanto se encuentre la solución, debemos actuar en forma preventiva para evitar que el HLB haga desaparecer Es por ello que debemos tener presente que:
› No debemos introducir a nuestro país, plantas, yemas o frutos de otros países, ni trasladarlos entre regiones
› No plantar plantas de Murraya paniculata o Mirto o Jazmín árabe, especie ornamental muy difundida y hospedante preferencial del psillido vector y de la enfermedad.
› Producir plantas en viveros certificados por SENASA e INASE y no plantar plantas no certificadas.
› Respetar y hacer respetar las reglamentaciones vigentes.
› Prevenir el HLB y evitar su diseminación es responsabilidad de todos. Cuidemos la Citricultura y sus fuentes de trabajo!.