REVISTA BIMESTRAL
JUNIO - JULIO 2019 I NUMERO 162 
Economías Regionales
» Capacitaciones

 

Peras y manzanas de la Norpatagonia
Peras y manzanas de la Norpatagonia

 

 
.
   
Ing. Agr. Daniel Satragni
MN. 09400*15*01
Presidente CPIA Rio Negro
 
   


La mayor producción de peras y manzanas de Argentina, se desarrolla en los valles irrigados por los ríos Neuquén y Rio Negro de la Norpatagonia. Rodeados por millones de hectáreas de meseta desértica que le ofrece una protección para el desarrollo de plagas y enfermedades, un sofisticado complejo agroindustrial surge a lo largo de pueblos y ciudades luchando contra las adversidades climáticas y económicas.

 
 

Nuevas generaciones de productores, empresarios y profesionales, consolidan un complejo entramado productivo con un alto perfil exportador cuyo destino son los más exigentes mercados. Cumplimentar las crecientes demandas en inocuidad, en lo social y ambiental de los compradores representa un gran desafío técnico, productivo y logístico, sólo comparable con otras actividades frutícolas. La fruticultura regional tiene antecedentes que datan de casi 100 años de historia. Emplea aproximadamente 47 mil personas en 42.000 has, dentro de un potencial de crecimiento productivo de 155 mil hectáreas.

La actividad se encuentra inmersa en un contexto de cambios globales que han generado impactos diversos, tanto en el sistema en su conjunto como en cada uno de sus actores.
Por la alta complejidad de sus procesos, debe ser considerada una actividad Agroindustrial ya que presenta más de 15 procesos en etapas de producción, 19 procesos en empaque y una aceitada logística de transporte tanto terrestre como marítimo. Su agregado de valor supera el 65%.

 
 

Representa la primer economía para la provincia de Rio Negro, dentro de la cual, más de 500 profesionales altamente calificados, enfrentan diariamente la complejidad de una agroindustria exigiendo capacitación y fuerte compromiso productivo, social y ambiental. Las peras y manzanas se enfrentan a una fuerte competencia en la oferta mundial, participando junto a todo tipo de frutas y de distintos orígenes, situación que presiona en forma permanente a la mejora del desempeño comercial y enfrentando un escenario creciente de barreras arancelarias y no-arancelarias.
Es una fruticultura regional que se encuentra en pleno cambio tecnológico y de gestión comercial que le permitirá mejorar su competitividad y quienes no logren avanzar en estos aspectos no podrán continuar en esta exigente actividad y es por ello que, todos los actores del sistema, públicos y privados, deben buscar y acordar soluciones para los problemas existentes y proyectar la actividad hacia el futuro.

¿Cómo hacer accesible el cambio tecnológico?

Las Universidades y el INTA, trabajando en Investigación y Desarrollo (I+D), adaptando tecnología, haciendo transferencia hacia todos los eslabones de la cadena productiva y trabajar fuertemente en el Asociativismo como vía para obtener acceso a la tecnología de escala. Fomentar el desarrollo de prestadores de servicio, emprendedores que pueden brindar servicios con tecnología, haciéndola accesible a todos los estratos.

Por último, trabajar desde el Consejo Profesional, articulando con las instituciones del medio a fin de capacitar a todos los eslabones de la cadena productiva con el fin de mejorar la gestión, factor clave del éxito.

Conclusiones

Es un sector de alto valor agregado con procesos similares a una Agroindustria y que tiene que acceder a los mercados internacionales altamente complejos y competitivos. Condiciones estables a nivel macroeconómico son indispensables para lograr las inversiones en tecnología de alto valor y con recupero de las inversiones en el largo plazo

Fuente: CAFI - Plan frutícola