REVISTA BIMESTRAL
JUNIO - JULIO 2019 I NUMERO 162 
Economías Regionales
» Capacitaciones

 

Mesopotamia
Una importante región forestal


Comisión Forestal CPIA
 
   


Nuestro país es muy diverso en climas y suelos, lo que permite identificar cada región según los tipos de producciones que favorece. La Mesopotamia se destaca, entre otras, por las forestaciones. Desde el Delta del Paraná hasta Misiones, pasando por Entre Ríos y Corrientes, allí se concentran las mayores superficies de bosques implantados y, como consecuencia, muchas industrias del sector, especialmente de la primera transformación. Si revisamos los datos de la promoción forestal de la Ley Nº 25.080 y sus prórrogas (Ley Nº 26432 y Ley Nº 27487), notaremos que el 90% de las coníferas plantadas en todo el país corresponden a la región mesopotámica, asimismo, el 85% de los eucaliptus y el 65% de las Salicáceas.

 
 

Ante semejantes porcentajes, cualquier explicación sobra. Pero vale aclarar que no toda la región es igual: varían tanto las especies plantadas como la magnitud los forestadores, por lo cual a continuación recorreremos el territorio de sur a norte explicitando las particularidades. La región Delta del Paraná de las provincias de Buenos Aires y Entre Ríos es la que reúne la casi totalidad de las Salicáceas. Allí, las plantaciones de álamos (Populus sp.) prevalecen sobre las de sauces (Salix sp.).
Aunque existen medianos productores la media ronda las 25 ha/año. Llegando los más grandes hasta casi 400 ha/año. La industria del aserrado y la celulósico-papelera son los principales consumidores que se ubican en tierra firme y son abastecidas mediante el transporte fluvial. En Entre Ríos, sobresalen los eucaliptos, que representan casi el 44% del total nacional.

La media ronda las 25 ha/año similar al Delta, pero los grandes llegan a 650 ha/año y más en las grandes empresas. Corrientes, totaliza el 41% de los eucaliptos y concentra, además, el 49% de las coníferas (Pinos elliotti y taeda). Esta provincia se destaca por el mayor promedio de superficie de plantación por año y productor llegando la media a 85 ha/año y los grandes forestadores superan las 5000 ha/año.

 
 

La cantidad de plantaciones convierte a esta provincia en ideal para la instalación de industrias altamente consumidoras. Por su parte, Misiones reúne el 40% de las coníferas y el 10% de los eucaliptos. Todos los porcentajes citados se refieren al total nacional. Aquí prevalece el pequeño productor, donde los regímenes de promoción a la forestación constituyen incluso una importante ayuda social. El promedio por productor alcanza las 8 ha/año y los medianos grandes llegan a superar las 500 ha/año aunque también conviven empresas que superan las miles de hectáreas. Tradicionalmente Misiones es la provincia forestal por excelencia con industrias de aserrado, laminadoras, celulosa, etc. y el bosque y la selva son factores influyentes en su cultura y economía.
Como se puede apreciar, las Salicáceas se concentran en el Delta, mientras que la superficie de coníferas aumenta progresivamente a medida que se avanza de sur a norte, inversamente a lo que sucede con los eucaliptos.

El perfil de los productores también es distinto de acuerdo a la zona. En Misiones, prevalece el pequeño productor; en Corrientes, el mediano-grande, y en Entre Ríos y el Delta, el pequeño y mediano. Esto no quiere decir que en cada provincia no existan en absoluto forestadores de magnitudes tales como las que prevalecen en las otras.

 
 

En la actualidad, es característica la falta de industrias locales que aprovechen la materia prima, tanto como la falta de modernización de las ya existentes, especialmente en las provincias de Corrientes y Misiones. Sin embargo, la región presenta el mayor potencial de crecimiento en un futuro cercano. La mejora de los puertos y, en las rutas, habilitar la circulación para los bitrenes (camiones con semirremolque y acoplado) facilitan la logística y el transporte.

Un mercado mundial en crecimiento; un balance comercial negativo para los productos del sector; ventajas comparativas respecto al tiempo de crecimiento de las especies involucradas; la no competencia por tierras con otras producciones, la integración de mutuo beneficio con otras actividades (la ganadería por ejemplo); una ley de promoción que alienta económicamente nuevas plantaciones, (Ley Nº 25080) que se ha prorrogado por diez años más (Ley Nº 27487); son algunos aspectos que avalan el potencial del sector en la región.