INDICE

Oct - Nov 2020  

Número 170


Ing. Agr. Matías Gabriel Koruñak
MN. 17120*17*01

Sabia Chacra. Oberá, Misiones.
 

Compartir en:

La evolución de los cultivos hidropónicos

Desde Oberá, Misiones, el emprendimiento familiar “Sabia Chacra” demuestra el potencial de la hidroponia. En esta nota, se desarrolla la evolución del proyecto y los beneficios de este sistema de cultivos que tiene cada vez más aceptación entre productores y consumidores. 

Como sistema de cultivo muy antiguo, la hidroponía muestra un potencial para el futuro de la agricultura intensiva que es absoluta realidad en el presente.

Producir sin la utilización del suelo, concepto ya conocido, y a diferentes escalas conforme la complejidad de las estructuras utilizadas, incorpora una herramienta muy valiosa como es el control más preciso de las necesidades básicas de la planta como temperatura, luminosidad, nutrientes, etc.

Se ha difundido bastante este innovador sistema de cultivos, tanto que hoy se aplica a nivel familiar, como también lo adoptan productores convencionales, quienes encuentran en él grandes mejoras en rindes, calidad, continuidad, número de cosechas por año, etc.

Dada la disponibilidad de información existente, cada vez es mayor el número de emprendedores que se atreven al desafío, especialmente en áreas periurbanas donde poco a poco este sistema se va convirtiendo en una alternativa para la oferta de alimentos.
El proyecto familiar “Sabia Chacra” nació a partir del interés por producir alimentos desde la absoluta realidad del incremento de la demanda con el crecimiento demográfico. Así, sus integrantes se fueron capacitando en una técnica más bien incipiente en la región, con muy pocos productores de envergadura.
Cabe mencionar además la resistencia del consumidor a incorporar productos agrícolas que no hubieran sido cultivados en el suelo. Pero, paulatinamente, se fueron desmitificando conceptos hasta lograr que hoy se los encuentre en la mesa familiar.

El período dedicado a formación y capacitación les permitió conocer distintos niveles tecnológicos y estructurales como cuantificar las diferencias comparativas en cuanto a rindes por unidad de superficie, productividad, calidad, continuidad, control de plagas, adecuado balance de aire, luz y nutrientes, programa de cosechas, etc.

La experiencia adquirida incorpora conceptos tales como la necesidad de la mayor precisión en el manejo económico, ajustando costos y rindes mediante registros minuciosos que permitan visibilizar las debilidades del proceso, como la utilización de instalaciones por debajo de su capacidad, fallas en la continuidad y estricta observancia en la calidad de semilla y plantines. La energía eléctrica y el agua son recursos estratégicos y esenciales, la provisión de estos debe estar garantizada. La elevada inversión que el sistema requiere, hace que lo anterior resulte fundamental para lograr buenos resultados.

Sabia Chacra, cultivos hidropónicos, es un emprendimiento familiar, donde el trabajo en equipo y la división de funciones se plasma en el trabajo diario y en los resultados. Ubicado en la ciudad de Oberá, Misiones, a escasos 10 kilómetros del centro de la ciudad, se cultivan hortalizas de hojas durante todo el año, maximizando recursos e instalaciones con resultados de calidad que redundan en una creciente demanda.

Se ha observado un incremento en producción de hasta un 15- 20%, frente a un mismo cultivo en suelo. Esto es así ya que las plantas se encuentran en condiciones de nutrición ideales, de forma que apenas hay gastos de energía por parte de la planta en la absorción radicular. No existen problemas de bloqueos y antagonismos entre los elementos nutritivos, optimizando todo el potencial productivo de los cultivos. Para que ésto suceda, el resto de factores productivos, temperatura, humedad relativa del aire, luz, frecuencia de aporte de agua y estado sanitario deben estar en valores adecuados.

Otro factor importante a tener en cuenta es la calidad del agua, que constituye el punto de partida. Se realizan análisis periódicos de la misma, verificando que las condiciones sean óptimas, midiendo niveles de Ph y conductividad habitualmente para garantizar la calidad de la producción.

Se aplican tecnologías y se planifican los procesos para obtener la mayor cantidad de cosechas en el año, mayor cantidad de plantas con calidad y características óptimas en el menor tiempo posible.

Se realiza un trabajo diario durante los 365 días, lo que permite acercarse a la eficiencia buscada. La hidroponía sin dudas es un cultivo intensivo, con actividades intensivas 24hs/7días.